• 1
Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 06 dic 2021 / 16:40 h.
  • España: constituida por 100 rincones inéditos

Contra esa creencia de que para descubrir rincones inéditos habrá que dar la vuelta al mundo, dado que todo parece descubierto ya, el último libro del escritor sevillano Antonio Puente Mayor supone un verdadero reto para el lector no solo de letras sino de paisajes al ofrecerle hasta un centenar de maravillosos lugares españoles sin salir de aquí. Hoy, Día de la Constitución española, es una buena jornada para subrayar el hallazgo que supone este trabajo publicado hace solo una semana por la colección GeoPlaneta: la constitución de España no solo depende de sus lugares comunes, sino también de los más exóticos, curiosos y a pesar de ello desconocidos. La dedicatoria del autor revela hasta qué punto él mismo ha mamado esa manera de amar España: “Para mis abuelos maternos, que me demostraron que para viajar con éxito basta con lucir una sonrisa”.

El libro, repleto de imágenes y datos curiosísimos, está perfectamente organizado en diez partes: una dedicada a la naturaleza deslumbrante que muy pocos españoles conocen de su propio país; otro a joyas del arte con mayúsculas igualmente desconocidas; una tercera sección dedicada a cuevas y tesoros subterráneos; otra a edificios históricos; una más a paisajes de ensueño; una sexta parte centrada en lugares de culto religioso; otra más a lo insólito en nuestra geografía; otra a viejos pobladores anteriores incluso a los romanos; otra más a museos tan deslumbrantes como desconocidos y una última parte titulada “Por tierra, mar y aire” en el que se incluyen misterios como el de un Titanic frente a las costas murcianas.

Paradojas naturales

En cada sección de la obra no solo se ofrecen las curiosidades por las que estos cien lugares españoles reciben las visitas de turistas apasionados por lo inédito, sino un didáctico recorrido histórico que contextualiza todo lo que se explica con afán divulgador, ya sean las características del mejor bosque de España, que se encuentra junto a pueblecito leonés, o la cala más secreta de Ibiza pasando, por supuesto, por esa paradoja de que una playa coruñesa inundada de desechos se haya convertido en un admirado y hasta protegido paisaje de cristales multicolores. La primera parte del libro focaliza también el Lago Ness español, en Gerona, o ese complejo kárstico mundial que es Ojo Guareña, en Burgos.

Joyas del arte mayúsculo

También en un pueblo burgalés, Briviesca, y en su renacentista conjunto monumental de Santa Clara, se encuentra un retablo absolutamente único en su género cuyos 24 metros de altura de madera de nogal sin policromar incluye escenas poco representadas en el arte cristiano como santa Isabel pariendo en su propia cama mientras la Virgen, su prima, calienta pañales en un brasero. En Segovia, por otro lado, el libro se detiene en el Castillo de Pedraza, que fue propiedad del pintor Zuloaga y en cuyas paredes cuelgan famosísimos retratos como el que le hizo a Juan Belmonte o el de Manuel de Falla que sirvió para ilustrar el billete de cien pesetas. Más cercana es la también desconocida ermita de Nuestra Señora de Escardiel, en el municipio sevillano de Castilblanco de los Arroyos, o ese museo del reciclaje que se encuentra en La Pueblanueva (Toledo) y que es, hoy por hoy, el único parque de España de esculturas con material absolutamente reciclado. También se le dedican unas páginas al pueblo más pequeño con catedral, que es Roda de Isábena, en Huesca.

Cuevas y coitos

El libro resulta tan entretenido que es imposible dejar de curiosear por sus páginas, otra forma de curiosear incluso subterráneamente por este país que ya creíamos tan trillado. Así, resulta sorprendente que esté en Castellón el río subterráneo y navegable más largo de toda Europa, con casi tres kilómetros de longitud y en cuyo paseo entre estalactitas se pase por lagos con hasta cinco metros de profundidad. Y hablando de estalactitas, la mayor concentración del mundo de estos caprichos del agua subterránea se encuentra en la cueva de Pozalagua, en el Valle de Karrantza (Vizcaya). Asimismo, en Triacastela (Lugo), el libro se detiene en la llamada “Atapuerca gallega”, en cuyo yacimiento paleolítico siguen apareciendo grabados y pinturas con una antigüedad de 10.000 años como mínimo. Y si es por pinturas rupestres, la cueva de Maltravieso, en Cáceres, ofrece visitas guiadas para enseñar las manos que pintaron los neardentales hace como 66.000 años.

España: constituida por 100 rincones inéditos

Entre otras curiosidades subterráneas, el libro explica que el parque minero de Almadén, en Ciudad Real, es el mayor yacimiento de mercurio del mundo. La profundidad de las explicaciones merecen la pena: “El mercurio no es solo el más tóxico de los metales, sino también el más intrigante”, señala Puente Mayor. “Sin embargo, la contaminación por su empleo se extendía incluso a la industria del sombrero, pues el fieltro utilizado en la industria del siglo XIX se sumergía en una solución de nitrato mercúrico para trabajarlo mejor; esto explica que muchos trabajadores presentasen alteraciones nerviosas, temblores musculares, parálisis o depresiones. Sirva como ejemplo la expresión británica mad as a hatter (“más loco que un sombrerero”), que en España equivaldría a “más loco que una cabra”, y que inspiró a Lewis Carroll el personaje del Sombrerero Loco de Alicia en el país de las maravillas”.

Incluso divertido resulta descubrir que en la cueva de los Casares, en Riba de Saelices (Guadalajara) se haya encontrado la escena de cópula más antigua del arte rupestre. Y hablando de coitos, también el libro señala la colegiata de san Pedro de Cervatos, en Cantabria, como “el templo románico de la lujuria” porque sus capiteles y canecillos estén poblados de damas provocativas, fornicadores impúdicos, onanistas tenaces y hasta saltimbanquis y borrachos, por esa intención aleccionadora tan medieval de mostrar lo que debe ser rechazado.

Drácula, Versalles y la Capilla Sixtina

El libro, en fin, está repleto de lugares españoles directamente emparentados con personajes, monumentos u obras de arte universales. En este sentido, se radiografía el castillo de Llers, en Gerona, por donde planea la misteriosa sombra de un Drácula español mucho más viejo que el de Bram Stoker y aun que el de su personaje rumano real, pues Guifred Estruch vivió en el siglo XII en al Alto Ampurdán y Pedro II el Católico le concedió el título de conde mucho antes de reencarnarse y dedicarse a asaltar a vecinos para beber su sangre...

De Cudillero (Asturias) se focaliza la asombrosa Quinta de Selgas, un palacio comparable con el de Versalles que construyeron dos ricos hermanos asturianos: Fortunato y Ezequiel, el uno dedicado a ganar dinero con las finanzas y el otro a estudiar el arte, la historia, la arqueología y la restauración monumental. Con tales ingredientes no es de extrañar que exista ese Versalles español, pero sí que sea tan desconocido, al igual que esa estación ferroviaria de Canfranc (Huesca) que llegó a ser la segunda más grande toda Europa a principios del siglo XX y que lleva décadas absolutamente abandonada, o esa otra Capilla Sixtina que es la iglesia de San Nicolás de Bari en pleno centro valenciano...

Curiosidades para regalar

El libro resulta realmente infinito porque no es solo el centenar de lugares curiosísimos que señala para que el lector se trace sus propias rutas viajeras, sino que dentro de cada lugar se suceden las curiosidades históricas, algunas casi surrealistas. Así, se muestra la iglesia más antigua de España, por ejemplo, del año 675, en un pueblo de Orense; o el supuesto mantel que utilizaron Cristo y los apóstoles en su Última Cena, en la catedral de Coria (Cáceres), el convento más pequeño del mundo, en otro pueblo cacereño, o la iglesia salmantina que acoge las reliquias de los tres pastores que adoraron, antes incluso que los Magos, que al mismísimo Niño Jesús.

En el apartado de museos, se detiene en el primer museo de momias de nuestro país, en el museo del plátano de Santa Cruz de Tenerife o en ese museo de la Pasión cofrade que acoge Cabra (Córdoba). El etcétera que podríamos añadir sería mucho más largo que este reportaje. Si quieren descubrir lugares fascinantes que deberían visitar en esta vida, empiecen por descubrirlos en este libro.