Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 08 nov 2020 / 13:33 h.
  • Renault ha hecho cambios someros en la carrocería del Scénic para mantenerlo al día, aunque hay que fijarse para detectarlos
    Renault ha hecho cambios someros en la carrocería del Scénic para mantenerlo al día, aunque hay que fijarse para detectarlos

La cuarta generación del Renault Scénic fue lanzada a finales de 2016. Fue entonces cuando el planteamiento práctico que había caracterizado a las tres generaciones anteriores desapareció en gran medida, dando paso a un híbrido entre monovolumen y SUV que, no obstante, ha atraído a compradores capaces de sacrificar algo de funcionalidad a cambio de conducir un vehículo cuya estética esté más acorde con la moda dominante. Con este modelo, la altura interior disponible se vio mermada, la modularidad de las plazas disminuyó y la distancia al suelo y el tamaño de las ruedas, creció. La carrocería mide 4,41 metros, sólo puede tener cinco plazas y su maletero, con 506 litros, sigue siendo voluminoso y capaz. En la variante Grand Scénic, la carrocería mide 4,63 metros, hay siete asientos y un maletero de 533 litros.

Esta semana, Renault ha presentado la gama actualizada del Scénic, que estará disponible en los concesionarios a finales de año. Renault ha modificado ligeramente por fuera el Scénic con un frontal algo distinto, pequeños cambios en la parte de atrás y detalles como una antena de tipo 'aleta de tiburón' para los acabados altos de gama. Son nuevas la parrilla y los antinieblas, pero la forma del paragolpes se mantiene inalterada. Alguna moldura decorativa también cambia y, aunque los faros no cambian de aspecto, según Renault ahora son más potentes y eficaces.

El Scénic se podrá adquirir con cinco niveles de acabado (Business, Zen, SL Limited, Intens y Black Edition), en todos los casos con llantas de 20 pulgadas de diámetro aunque con nuevos diseños.La oferta de motores queda compuesta por tres versiones de gasolina, TCe de 115, 140 y 160 caballos, más dos diésel, dCi de 120 y 150 caballos. Todas, salvo la menos potente de gasolina, se pueden combinar con la caja de cambios manual de seis marchas o la automática de siete.

Una de las principales alternativas al Scénic proviene también de Francia y es el Citroën C4 SpaceTourer (antes conocido como Citroën C4 Picasso). La ventaja que ofrece este monovolumen es que, a diferencia del Renault, no ha perdido un ápice de su carácter práctico con el avance de cada generación, y sigue siendo la 'compra inteligente' para quien ante todo necesita capacidad de transportar hasta a siete pasajeros (en la versión de carrocería larga) y mucho equipaje. La variante de carrocería larga se llama Grand C4 SpaceTourer y mide 4,60 metros, 16 centímetros más que la corta, y tiene siete plazas en vez de cinco. La oferta actual de motores es muy reducida y sólo está compuesta por dos versiones, una diésel y otra de gasolina, ambas con 131 caballos de potencia y combinables con la transmisión manual o con una automática de ocho relaciones. Los precios van desde los 19.250 a los 22.292 euros en el C4 SpaceTourer y de los 21.200 hasta los 32.250 euros del Grand C4 SpaceTourer.

El Toyota Prius+ es ese gran desconocido que apenas tiene repercusión en nuestro mercado, quizás porque las familias que buscan un coche amplio y de bajo consumo no tienen en mente un modelo híbrido de gasolina, que suele resultar eficiente sólo en uso urbano y no es especialmente brillante en carretera o autovía. El Toyota Prius+ ofrece una carrocería de 4,65 metros de longitud (más largo que el Scénic y que el Grand C4 SpaceTourer), un maletero de 505 litros y siete plazas. Está basado en la generación previa del Toyota Prius, lanzada en 2012, por lo que su sistema de impulsión no es tampoco de los más modernos y está formado por un motor de gasolina de 99 caballos apoyado por un motor eléctrico de 82 caballos, para una potencia total de 136 CV. Si una familia numerosa está pensando en un coche para la ciudad en la que llevar a todos sus miembros, el Prius+ es una opción muy a tener en cuenta.

Entre los modelos con carrocería de tipo monovolumen no quedan muchos donde elegir, aunque siguen existiendo opciones por debajo de los 20.000 euros de presupuesto altamente recomendables para quien necesite mucho espacio a 'bajo coste'. Una de estas alternativas es el Ford Tourneo Courier, que está basado en una furgoneta de tamaño pequeño pero que cuenta ya con un refinamiento de marcha y un equipamiento tan abundante como el de muchos turismos.