Image
Actualizado: 13 jun 2021 / 23:28 h.
  • Fotografía: EFE
    Fotografía: EFE

La Monarquía española no pasa por sus mejores momentos. Esto es un dato objetivo que viene motivado por un ataque constante por parte de líderes políticos que han decidido que un ataque a Felipe VI justifica que estén presentes en la vida política, por medios de comunicación parciales en exceso que deben su existencia a algún partido político y motivado, además, por una situación de casi secuestro del Jefe del Estado, Felipe VI, por un presidente del Gobierno que parece soñar con ser el propio rey.

Sin embargo, la monarquía española no algo nuevo o recién llegado; ni es una institución enclenque o inservible. Por el contrario, esa monarquía forma parte de la vida de los españoles y es un pilar fundamental de la democracia en la que está instalado el Estado español. Desde el año 1978, la Casa Real ha sido garante de la unidad nacional, de los derechos fundamentales dictados en la Carta Magna y de la concordia entre todos los españoles.

Hoy, el Rey Felipe VI recibirá la primera Medalla de Honor de Andalucía en el Salón de Espejos del Palacio de San Telmo. El presidente andaluz Juanma Moreno Bonilla ha sido la persona que ha tenido la iniciativa que busca reconocer la labor del monarca «por consolidar su figura los lazos afectivos y de respeto que unen a los andaluces con la Corona y ser el representante de la concordia y la unidad de España».

La relación entre la Casa Real y Andalucía ha sido, siempre, intensa, fructífera y necesaria; y la continuidad que le ha dado el actual monarca es, según la Junta de Andalucía, «un testimonio fehaciente de afecto, de simpatía y de aliento en consonancia con el histórico vínculo de cariño entre la Familia Real y Andalucía, que tuvo en su abuela, Doña María de las Mercedes, el mejor de los ejemplos y que el Gobierno andaluz desea que tenga continuidad en sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía».

Si es cierto que algunas acciones erróneas del rey emérito han empañado una labor que, por otra parte, fue impecable en aspectos de relaciones institucionales exteriores y de cohesión interna en los momentos más trágicos de esta democracia, también lo es que Felipe VI está demostrando ser ejemplar en todos los aspectos. En el Rey Felipe VI encontramos todos los valores necesarios para que una jefatura del Estado esté plenamente justificada y de la que los españoles pueden sentirse orgullosos.

Hoy es un día importante porque se rubrica la relación entre andaluces y monarquía, un tándem que ha dado tantas alegrías y ha reportado inmensos beneficios desde el mismo día en el que los españoles confiaron en la Corona, una unión que ha servido para que los andaluces pudieran progresar en una dirección tantas veces soñada como negada por otros.

Hoy es un día importante que se debe celebrar sin condiciones.