Menú
Los medios y los días

Sevilla, qué linda eres, pero qué fatiguitas

Image
07 ago 2022 / 05:34 h - Actualizado: 06 ago 2022 / 10:37 h.
"Los medios y los días"
  • Sevilla, qué linda eres, pero qué fatiguitas

Se me amontonan los temas para escribir textos a tenor de las noticias de cada jornada, así que tomo nota mental y voy escribiendo sobre los que me acuerdo. Y no se me olvida lo defraudado que me he sentido con dos temas de los últimos días: la subida del paro y las personas necesitadas de electricidad a las que espero que les hayan dado soluciones o esperanzas sólidas ya.

No me extraña que el alcalde ande mendigando el dinero de la capitalidad para Sevilla, otras ciudades que la tienen reconocida no lo precisan tanto a pesar de que lo tienen pero Sevilla sí, el mayor aumento del paro de Andalucía lo ha experimentado la capital de la región, se me cae la cara de vergüenza y además me he sentido y me siento triste por eso ya que no se queda ahí el asunto sino que siguen las protestas y la miseria debido a las desatenciones con determinados barrios de la ciudad.

Alfredo Valenzuela, en este diario, se refería el otro día a que los vecinos que están hartos de Endesa y de otras marginaciones podrían ser el inicio de una movida vecinal más amplia. Venga, ánimo, al toro, ya he dicho que a Sevilla o la defendemos nosotros o no lo hará nadie. ¿Cómo se puede tolerar esto? La capital de la comunidad más poblada de España no es la primera en atraer empleo, en verano y en invierno, ¿qué está pasando?

La mayor parte de los alcaldes de Sevilla han sido socialistas o progresistas: Uruñuela, Rojas-Marcos, Manuel del Valle, Monteseirín, Espadas, Muñoz. El PP sólo ha tenido a Soledad Becerril y a Zoido. La Junta ha sido socialista o social-andalucista o social-izquierdista. ¿Pero qué ocurre en Sevilla? ¿Dónde están sus próceres? ¿Por qué no convoca el alcalde y la Junta a todos esos empresarios jóvenes con talento que trabajan dispersados, en silencio y con éxito, en Sevilla y fuera de ella, y están en contacto con el mundo para que ellos tomen las riendas de una ciudad anquilosada? ¿Por qué esos jóvenes no se dejan de tanto yoísmo propio de su generación y asaltan los puestos clave de la ciudad para colocarla a su servicio? ¿Por qué no hay relevo generacional efectivo en el mundo empresarial oficial sevillano en coherencia con la realidad del siglo XXI? ¿Por qué la Junta y el gobierno de Madrid tienen que subvencionar también asociaciones empresariales? ¿Por qué llevo viendo desde siempre a la CEA tan pegadita a las ubres de la Junta? ¿Qué tomadura de pelo ha sido siempre ese llamado pacto por el empleo con la fotito en la prensa donde Junta, sindicatos y empresarios posan con las manitas unidas? El empresario emprende, exige, invierte y busca inversión por el mundo, el empresario es el que manda en los políticos, sucede desde los lobbies del siglo XVIII, por lo menos, ¿qué acontece en Sevilla?

¿Cuándo vamos a tener una clase política a la altura de los tiempos? Sevilla ya no se llama Sevilla, España ya no se llama España, ambas se llaman planeta Tierra, lo que está ocurriendo con la guerra de Ucrania demuestra lo que acabo de decir. El avión A400M se fabrica en tres ciudades distintas de Europa, una de ellas es Sevilla. Desde que los Reyes Católicos propiciaron el salto enorme a la búsqueda de las especias y Colón se tropezó con América y desde que Magallanes y Elcano le echaron dos pares y rodearon el mundo esto ya no es lo que era. Sevilla nunca ha tenido un sector bancario propio, Sevilla no encabeza ninguna estructura mediática exclusivamente andaluza, solamente se puede considerar una empresa importante de comunicación nativa de Andalucía a la gaditana Grupo Joly. Sevilla será muy ombliguista pero no ha triunfado ni una emisora local auténticamente sevillana. Aquella Radio Voz heredada de Galicia se fue al cuerno cuando se volvió sevillana las 24 horas; a Jesús Quintero no le salió bien su Radio América a pesar de la calidad de la emisora...

Qué linda es Sevilla, pero qué fatiguitas da pensar en todo lo anterior y en mucho más que por ahora me callo.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos