Menú

Los «sin luz», germen de un nuevo movimiento ciudadano

Miles de vecinos de barrios de la periferia sevillana que padecen cortes de luz sistemáticos se están agrupando como un nuevo movimiento vecinal

04 ago 2022 / 04:23 h - Actualizado: 04 ago 2022 / 08:38 h.
"Barrios","El Cerro","La Candelaria","Narcotráfico","Política","Distribución","Polígono Sur","Ola de calor","Verano","Invierno","Marihuana","Humor","Seguridad"
  • Vecinos de la barriada de La Plata de Sevilla continúan hoy miércoles el encierro que mantienen desde hace una semana en el Centro Cívico en protesta por los cortes de luz que sufren durante todo el verano. EFE/ José Manuel Vidal
    Vecinos de la barriada de La Plata de Sevilla continúan hoy miércoles el encierro que mantienen desde hace una semana en el Centro Cívico en protesta por los cortes de luz que sufren durante todo el verano. EFE/ José Manuel Vidal

Bebés que no concilian el sueño, dependientes que no pueden mover sus camas articuladas, enfermos que se quedan sin respirador, ancianas bloqueadas en sus elevadores eléctricos... Miles de vecinos de barrios de la periferia sevillana que padecen cortes de luz sistemáticos se están agrupando como un nuevo movimiento vecinal.

Víctor Manuel López, uno de los portavoces de esta protesta ciudadana, insistía esta mañana en pedirle a todos los periodistas que, aunque no convenga a sus horas de cierre o de emisión de sus informativos, cuando se aprecia el vigor de lo que él considera un «nuevo movimiento vecinal» es en la asamblea que diariamente celebran en el Centro Cívico de la barriada sevillana de La Plata.

En ese centro cívico se cumplirá mañana jueves una semana de ocupación vecinal en protesta por los prolongados cortes en el suministro eléctrico que han padecido en coincidencia con la ola de calor que ha tenido a Sevilla por encima de los cuarenta grados durante más de una semana.

Allí se congregan vecinos de todas las edades de los populosos barrios de La Plata, Padre Pío, Su Eminencia, El Cerro, Santa Teresa y Tres Barrios, entre otros, que desde hace al menos cuatro años sufren cortes de luz cada verano pero que, este año, ante el aumento de la demanda eléctrica por las elevadas temperaturas, han sido de hasta 18 horas al día durante varias jornadas seguidas, en algunos casos hasta de ocho días consecutivos.

Los alrededores del Centro Cívico de La Plata están repletos de pancartas y carteles alusivos al problema, los vecinos han multiplicado su actividad en las redes sociales -el propio Víctor Manuel López ha tratado de contactar por este medio, sin conseguirlo, con el ministro de Consumo, Alberto Garzón- y han repartido pasquines en los que demandan generadores eléctricos provisionales como solución urgente.

Los vecinos, han asegurado varios de ellos a EFE, han aprendido, con respuestas más o menos absurdas o siguiéndole la corriente, a sortear el robot con el que la compañía eléctrica Endesa atiende las llamadas telefónicas y, de manera automática les informa de que el problema es de la propia instalación particular del vecino que llama y les advierte de que si les envía un electricista tendrá un coste mínimo de 80 euros.

El problema, replica López a EFE, no es ese ni mucho menos, el problema es que la red de distribución eléctrica de estos barrios, con cincuenta años de antigüedad en el mejor de los casos, no se ha renovado desde entonces, como han demostrado los cortes de luz esporádicos sufridos durante los últimos años, también en días de invierno, pero que los vecinos han soportado hasta hacerse insufribles con la última ola de calor.

Esta «vulneración de derechos básicos de gente trabajadora que paga todas sus facturas», según López, es lo que está reanimando la plataforma «Barrios Hartos», constituida hace años en estos barrios entre los que se encuentran algunos de los más deprimidos de Europa, como Los Pajaritos y La Candelaria, y otros del Polígono Sur, donde estos apagones esporádicos se sufren también desde hace años en coincidencia con el aumento de la plantación de marihuana en pisos, que enganchan a la red eléctrica de manera ilegal y efectúan un consumo excesivo para un hogar.

Ese argumento, el de que los apagones se deben al cultivo de marihuana -ayer mismo el consejero de la Presidencia, Antonio Sanz, pidió intervención policial en el Polígono Sur por este problema- es de los que más indignan a los encerrados en el Centro Cívico de La Plata, uno de los cuales trataba de tomárselo con humor: «Por el mismo motivo el narcotráfico debía dejar sin luz la casa de los políticos».

La Subdelegación del Gobierno en Sevilla ha emitido un comunicado contradiciendo a Sanz y asegurando que no hay «ninguna evidencia en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que respalden dicha afirmación» sobre el cultivo de marihuana en pisos.

«Si tienen evidencia de que es por la marihuana tienen que denunciarlo o, si no, se hacen cómplices de un delito», ha señalado López, quien no descarta que detrás de esa argumentación haya un intento de equiparar a las asociaciones vecinales con los delincuentes.

Endesa ha emitido hoy un comunicado en el que asegura que «está ultimando» un nuevo centro de distribución eléctrica en la barriada de Padre Pío, y que tiene «todo el material necesario para instalar otros seis centros de transformación iguales en los barrios de Su Eminencia, el Polígono Industrial El Pino, Polígono Sur, Torreblanca, La Plata y Ciudad Jardín durante el mes de agosto».

Ningún representante de Administración alguna ha contactado con los encerrados, tampoco lo ha hecho Endesa, de lo que dejan constancia con pancartas no exentas de humor: «Gobierno y oposición nos ayudan un mojón».


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos