sábado, 30 mayo 2020
04:25
, última actualización

El turismo víctima de la improvisación del Gobierno

14 may 2020 / 06:00 h - Actualizado: 14 may 2020 / 09:24 h.
"Editorial","Coronavirus"
  • El turismo víctima de la improvisación del Gobierno

La Comisión Europea hace recomendaciones a los Estados miembros para intentar que la actividad turística en Europa vuelva a la normalidad lo antes posible, y el Gobierno español restringe la entrada de personas por vía aérea o marítima y aplica una cuarentena de 14 días a partir del 15 de mayo a todos los que lleguen del extranjero mientras siga en vigor el estado de alarma.

La Comisión Europea, entre otras cosas, propone una desescalada en tres fases (una fase 0 que es la actual; una fase 1 en la que toma protagonismo la Agencia para el Control de Enfermedades de Europea (ECDC) que elaboraría una lista de países y fases para aclarar entre cuáles de ellos se podría viajar; y una fase 2 en la que se levantarían restricciones al turismo a causa de la Covid-19) y la apertura de corredores entre países con niveles de control sobre la pandemia similares.

Y es que el sector turístico europeo representa alrededor del 10 por ciento por lo que preocupa mucho en Europa. En España supone cerca del 13 por ciento, lo que hace imposible entender la premura con la que se toman las decisiones en el Gobierno de Pedro Sánchez respecto a nuestra locomotora económica.

Posiblemente, el Gobierno volverá a rectificar y modificará esta decisión convirtiéndola en cualquier otra cosa, pero el daño ya está hecho. Tal vez en España terminemos sabiendo cómo queda este asunto aunque es casi seguro que los posibles turistas no estarán pegados a la televisión para enterarse de esas cosas. Ya estarán pensando en otros destinos que no plantean estas restricciones.

Otra vez más, el Gobierno ha ido demasiado deprisa. Es muy posible que este movimiento tenga que ver con la posible prórroga del estado de alarma, es posible que se trate de explicar con temas como este su conveniencia. Pero lo que es seguro, y una catástrofe, es que una decisión de enorme importancia no se ha consultado con las partes afectadas. Otra vez más.

Un país como España merece que las decisiones no sean o parezcan improvisadas. Merece algo mucho mejor.


  • 1