Castilleja, ejemplo contra la alcoholemia

La Policía Local de la localidad lucha a diario contra el consumo desde distintos ámbitos

18 feb 2018 / 22:17 h - Actualizado: 19 feb 2018 / 14:23 h.
"Consumo de alcohol","Alcoholismo","El alcoholismo descontrolado"
  • La Policía Local de Castilleja de la Cuesta en uno de los controles de alcoholemia instalados en la localidad. / El Correo
    La Policía Local de Castilleja de la Cuesta en uno de los controles de alcoholemia instalados en la localidad. / El Correo
  • Un agente de la Policía practica la prueba a un conductor. / El Correo
    Un agente de la Policía practica la prueba a un conductor. / El Correo

De los 9.000 municipios aproximadamente del territorio español, la Dirección General de Tráfico se ha fijado en un pueblo de la provincia de Sevilla para destacar la labor que hacen sus agentes de la Policía Local contra el consumo de alcohol y drogas al volante. Es cierto que el alcohol ha sido siempre uno de los mayores problemas a la hora de controlar un vehículo con normalidad, pero en los últimos tiempos hay distintas drogas que se han unido al peligroso cocktail que se forma cuando se conduce sin estar en perfectas condiciones.

Por eso, en Castilleja de la Cuesta se puso en marcha meses atrás un programa específico destinado a bajar del coche automáticamente a los conductores que supongan un peligro para los demás o él mismo. Se trata de una campaña global denominada Cerca de ti, ideada para combatir comportamientos incívicos en las calles del pueblo, el consumo de alcohol o drogas en la vía pública o la venta ilegal de productos.

Es cierto que ha tenido algunos momentos de una resonancia importante, como cuando la pasada semana era captada un conductor con una alcoholemia de 0,81 que quiso imitar una marcha de Semana Santa con el aparato destinado a medir cuánto alcohol había consumido, pero las actuaciones, no siempre tan mediáticas, han sido más de un centenar en el último año, y han contribuido, en varios casos, a paralizar vehículos cuyo conductor suponía un «peligro con ruedas» en esos momentos.

Por todo ello, la Dirección General de Tráfico (DGT), mediante su Jefatura Provincial, ha trasladado mediante un oficio dirigido al Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta, su agradecimiento por el trabajo realizado por la Policía Local, «concretamente por los resultados referente a los positivos en presencia de drogas en el organismo, los cuales ascienden a más de cien pruebas positivas durante el pasado año 2017, cifras que muestran una implicación por la seguridad vial en el municipio», explica textualmente la carta.

En el citado oficio, la Dirección General de Tráfico recuerda que muchos de los accidente mortales ocurridos en nuestro país son consecuencia del consumo de una o más sustancias psicotrópicas. De todo ello, desde el Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta se han puesto los medios necesarios para que su Policía Local pueda garantizar la seguridad vial, «fruto de la preocupación de la Alcaldesa Carmen Herrera por hacer de las carreteras del municipio un lugar seguro para los vecinos y vecinas», añade el Ayuntamiento.

Durante el pasado año «se han realizado multitud de pruebas a conductores, de las cuales más de cien arrojaron un resultado positivo, siendo las sustancias más detectadas la cocaína y el cannabis, quedando todo reflejado en un informe o memoria que ha sido remitido a la DGT», explica este organismo, que recuerda que todo esto «redunda en una mayor seguridad para seguridad del tráfico de la localidad y de forma general, muestra de la implicación por parte de la Policía Local de Castilleja de la Cuesta que desde una función preventiva, lucha para evitar la conducción de aquellas personas que hayan ingerido sustancias estupefacientes o psicotrópicas a su organismo, siendo señalados por la misma dirección general de tráfico como municipio ejemplo y de referencia para el resto».

Una buena parte del trabajo de los agentes se conoce mediante la difusión que se realiza en las redes sociales. El agente Miguel Ángel Hidalgo es el policía que está detrás de sus contenidos. A pesar de que los números parecen decir lo contrario, por lo llamativo, lo cierto es que la alcoholemia al volante «no es algo habitual, porque son muchos más los conductores que cumplen las normas que los que no lo hacen, pero sí es algo muy serio».

Lo explica tras una semana muy complicada, tras atender a decenas de medios de comunicación para explicarles la anécdota del conductor ebrio y «trompetero», cuyo coche estaba empotrado en uno de los bolardos de la calle Alegría de la localidad. Afortunadamente, todo quedó en un susto y un coche inmovilizado, porque cuando llegaron al lugar de los hechos «lo primero que pensamos es que podría estar herido, y al final nos encontramos con que casi no podía ni salir del coche por sus propios medios».

La lista de casos atendidos por los agentes de Castilleja es amplia. Destaca también el de hace dos semanas, cuando sorprendieron a repartidor de comida a domicilio que conducía su moto de reparto supuestamente bajo los efectos de anfetaminas y cannabis. Para completar el cuadro, no tenía permiso de conducción ni la ITV en vigor. En este caso, la sanción fue también para el propietario del establecimiento, por poner la moto en las manos del joven.

Y, como esa, varias. El 23 de enero era interceptado un conductor que dio positivo en alcoholemia y drogas; el 10 de enero, un conductor daba positivo y drogas a primera hora de la mañana; el 2 de enero, un hombre daba positivo en drogas, mientras sus acompañantes portaban varias distintas que iban consumiendo en el coche.

En este caso eran controles preventivos, aunque el 29 de diciembre, a las 12 del mediodía, los agentes atendieron a un afectado en accidente de tráfico que arrojaba 0,95 del alcohol.

La lista, dicen los agentes, es amplia, y prácticamente cada día se añade una al recuento diario de casos de conductores que «no se enteran», como explican gráficamente los policías encargados de estos casos.