miércoles, 20 septiembre 2017

Dos miniobjetivos para lo que queda

28 abr 2017 / 21:51 h - Actualizado: 29 abr 2017 / 14:36 h.
  • Rubén Castro, en una acción en San Mamés, este jueves. / RBB
    Rubén Castro, en una acción en San Mamés, este jueves. / RBB

Si triste era el objetivo marcado por los dirigentes del Betis a su plantel de jugadores y cuerpo técnico al principio de la temporada, más lo es ver que a falta de cuatro partidos ya es matemáticamente imposible alcanzarlo. El Betis no puede ser noveno. A lo máximo que aspira el cuadro verdiblanco en las tres semanas que restan hasta el final de la Liga es a intentar igualar el décimo puesto de la pasada temporada. Tras un cambio de entrenador que apenas ha conllevado mejoría y una vez asegurada su permanencia un año más en la Primera División, el objetivo inicial se desechó en verdad hace tiempo. ¿Y cómo afrontar los cuatro partidos que restan? Víctor Sánchez del Amo lo tiene claro y trata de convencer a su tropa: finalizar décimos.

No es fácil ni no hay muchas razones para el optimismo de cara a este miniobjetivo final. El Betis (37) está a ocho puntos del Deportivo Alavés (45) –precisamente su próximo rival, este domingo en el Villamarín– con 12 por jugar todavía. No es imposible, pero sí difícil. El Celta, que es undécimo con 44 puntos, tiene aún un partido pendiente con el Real Madrid en Balaídos, por lo que la ventaja real podría ser mayor con el décimo. Sea como sea, es un estímulo para mantener la línea de competitividad demostrada por el Betis en los últimos partidos, algo a destacar pese a que no debería serlo. Las victorias ante el Eibar y el Celta y el no desmoronamiento ante un difícil Athletic en San Mamés es el mejor argumento para creer que el equipo verdiblanco puede finalizar otro año aciago con un sabor de boca algo más digno.

Rubén Castro

Pero hay sitio para otro miniobjetivo, en este caso particular. Rubén Castro, estrella indiscutible del Betis desde 2010, está a cuatro goles de igualar a Hipólito Rincón como máximo goleador en la historia verdiblanca en la Primera. A cinco de serlo en solitario, quedando cuatro jornadas. El madrileño llegó a 78 en 223 encuentros, mientras que el canario, a sus casi 36 años, acumula 74 en 162, lo que arroja un porcentaje mayor: 0,45 goles por partido por 0,34 del exdelantero. Pese a las últimas suplencias a las que lo ha sometido Víctor Sánchez del Amo, Rubén sigue siendo la máxima referencia en ataque de un Betis en el que hay demasiadas voces críticas con el canario, que afronta un verano, el próximo, decisivo en este tramo final de su carrera. Un epílogo que está siendo asombroso: Rubén, que sólo marcó 16 goles en la Primera antes de cumplir los 30 años, lleva los 74 referidos anteriormente en una maravillosa treintena de verdiblanco.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016