martes, 21 noviembre 2017
Crónica Sevilla

Petróleo en Anfield (2-2)

El Sevilla se valió de los últimos 20 minutos para sacar un punto de Liverpool

13 sep 2017 / 22:43 h - Actualizado: 14 sep 2017 / 11:25 h.
  • Ben Yedder, en el momento de marcar el 0-1. / Efe
    Ben Yedder, en el momento de marcar el 0-1. / Efe

El Sevilla ha logrado sacar este miércoles un magnífico resultado de Liverpool. El empate a dos deja buen sabor de boca a los de Eduardo Berizzo, superados durante la primera hora de partido –ampliamente en diferentes tramos– por un Liverpool superior físicamente y decidido en ataque. Y eso que el partido empezó de forma inmejorable, con el Sevilla muy bien plantado y con Ben Yedder alojando en la red una centro de Escudero tras una bonita jugada colectiva al primer toque y la colaboración crucial del central Lovren, que lanzó una patada al aire en lugar de al balón para dejar que el esférico siguiera su curso hacia el delantero sevillista, que sólo tuvo que empujarla.

Habían pasado sólo cinco minutos y el Sevilla estaba ganando en Anfield. El pasito atrás era inevitable. Y el ataque descarado del Liverpool, también. El potencial ofensivo de los de Jurgen Klopp empezó a desatarse con un tiro lejano de Wijnaldum que rebotó en Kjaer y casi sorprende a Sergio Rico, en una jugada calcada a la que luego originaría el 2-1. A los diez minutos el Liverpool ya había creado dos ocasiones peligrosas más: un tiro duro de Mané que acertó a despejar Rico y un cabezazo de Firmino tras el saque de esquina que se marchó alto por poco.

Los de Berizzo, con Pizarro, N’Zonzi y Banega en la medular, apenas cruzaban el centro del campo con peligro, salvo otra aparición esporádica de Ben Yedder, quien casi regateó a los dos centrales para plantarse ante Karius. Lo impidió Lovren a última hora. Quedó de nuevo demostrado que N’Zonzi juega mejor solo por delante de la defensa que acompañado de Pizarro.

Tenía que hacer algo diferente el Sevilla, pero desde la banda no había otro plan aparente. El empate llegó en una semicontra, pues una pérdida en el centro del campo la convirtieron los reds, con dos velocidades más que el Sevilla, en gol. Fue obra de Firmino, que introdujo el centro de Alberto Moreno tras una gran pared del sevillano con Henderson. Se avecinaban los peores momentos del Sevilla en la primera mitad, ya que el Liverpool ganó confianza y empezó, con disimulo, a colocar su trampa: se echó hacia atrás, dejó que el Sevilla tocara y tocara en el centro del campo sin peligro y, en cuanto se aproximaban a la línea –imaginaria– de tres cuartos de campo, presión colectiva y agresiva. El resultado fueron varios contragolpes que desnudaron al Sevilla. En uno de ellos Emre Can casi convierte de tiro cruzado el 2-1. Éste llegaría en el 37’ con mucha dosis de mala suerte, pues Salah hizo falta a N’Zonzi para quitarle el balón, el árbitro se desentendió, el egipcio disparó a puerta y el balón se topó con Kjaer para hacer inútil la estirada de Sergio Rico.

Ya estaba el partido como quería Klopp. Pero no quedó todo ahí. En los diez minutos finales el Sevilla sólo hizo un tímido tiro de Correa –bloqueado además por un defensa–. Nada más. Y sufrió, como cuando Mané puso en evidencia a Pareja, quien primero tocó el balón con la mano y acto seguido agarró por la cintura al delantero del Liverpool. Era en el área, pero Firmino envió el penalti al palo. Para colmo, antes del descanso Pizarro caía lesionado y era sustituido por Sarabia. Tenía que hacer algo Berizzo, que acostumbra a dejar sus decisiones para el tramo final de los partidos.

Y repitió en Liverpool, ya que el segundo cambio fue alrededor del clásico minuto 70 y jugador por jugador: Muriel al campo por Ben Yedder. Para entonces Berizzo ya estaba en los vestuarios, expulsado por echar el balón lejos para impedir un saque de banda. No fue el mejor día del preparador argentino, quien curiosamente vio por la tele los mejores minutos del Sevilla. El primer cuarto de hora de la segunda parte se pareció mucho a la primera, aunque con el Liverpool sin tanta urgencia por marcar y controlando los intentos de contra sevillista. En el 56’ un tiro de Emre Can desde la frontal se disponía a entrar pero se topó con el cuerpo de Firmino, que salvó involuntariamente al Sevilla. Poco después fueron el brasileño y Mané quienes dispararon cerca de los postes, pero por fuera.

No había manera de que el Sevilla lograra acomodarse en el choque, superado una y otra vez por el físico de un Liverpool que al final echó en falta su falta de puntería. Tiene buenos atacantes, pero ninguno es crack. Poco a poco el balón fue más del Sevilla, con Sarabia intentando hacer de Banega, ya que el argentino quedó diluido para siempre en la primera mitad. Y entonces llegó el empate: desde el banquillo sevillista se apresuraron a darle el balón a Escudero, quien sacó de banda rápido para Muriel. El colombiano, en vez de girarse hacia atrás, tiró de instinto y se dirigió al área, donde vio el desmarque de Correa. El argentino, casi sin querer, hizo un control orientado espectacular y batió a Karius con maestría, a media altura.

El gol mató al Liverpool, que ya no creó peligro de verdad en la portería de Sergio Rico. El Sevilla se creció y casi se vuelve a España con los tres puntos. La tuvo Muriel, que le ganó el cuerpo a cuerpo a Gómez tras un pelotazo y se plantó en el área, aunque encimado por el defensor red, quien gracias a su empuje logró que el sevillista tirara forzado hacia fuera. No hubiera sido justo a tenor de las sensaciones en el partido, pero el fútbol sólo entiende de goles y esta vez el Sevilla tuvo efectividad más que juego y ocasiones.

FICHA TÉCNICA

Liverpool: Karius; Gómez, Matip, Lovren, Alberto Moreno; Emre Can (Coutinho, m.75), Henderson, Wijnaldum; Salah (Oxlade-Chamberlain, m.88), Firmino y Mané (Sturridge, m.83).

Sevilla: Sergio Rico; Mercado, Kjaer, Nico Pareja, Escudero; N’Zonzi, Banega, Pizarro (Sarabia, m.45); Jesús Navas (Corchia, m.83), Ben Yedder (Muriel, m.69) y Correa.

Goles: 0-1, M.5: Ben Yedder. 1-1, M.21: Firmino. 2-1, M.37: Salah. 2-2, M.72: Correa.

Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Expulsó al técnico sevillista, Eduardo Berizzo (m.59), por retrasar un saque de banda del rival, y al inglés Joe Gómez por doble amarilla (m.63 y m.93). Además, amonestó al local Alberto Moreno (m.39) y a los visitantes Mercado (m.35), Banega (m.38) y Nico Pareja (m.42).

Incidencias: Partido de la primera jornada del grupo E de la Liga de Campeones, disputado en Anfield ante unos 50.000 espectadores, entre ellos un millar de sevillistas. Césped en perfecto estado. EFE


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016