domingo, 16 diciembre 2018
17:37
, última actualización
Deportes

15 años de Reyes: el niño prodigio

Reportaje especial en la edición de mañana de El Decano Deportivo

el 30 ene 2015 / 18:50 h.

El 30 de enero de 2000 es una fecha que difícilmente podrá olvidar José Antonio Reyes. Marcos Alonso, entrenador del Sevilla por esa época oscura a sólo un año del cambio de siglo, decidió dar entrada en La Romareda (el Sevilla perdió 2-1) a un niño de la cantera por un veterano como Nando. Con sólo 16 años se iba a convertir en el futbolista más joven hasta aquella fecha en debutar en la Primera División. Serían sólo cinco minutos, pero era el inicio de la carrera del futbolista de la cantera del Sevilla más admirado, al menos, en este siglo XXI. Su irrupción y posterior venta pondrían la primera piedra de lo que es el club de Nervión en la actualidad. Ambos, futbolista y club, saben que se deben mucho. debut-220x300 Reyes, el 30-01-2000. Hasta la fecha, el talentoso zurdo de la localidad sevillana de Utrera acumula con la elástica nervionense 201 encuentros, en los que ha anotado 34 goles. Estas dos centenas de partidos se dividen en una primera época de salto a la fama impresionante por parte de Reyes, donde en dos temporadas y medias junto a Joaquín Caparrós, y en un Sevilla que comenzaba a cimentar su etapa más esplendorosa, pero que aún peleaba por sumar esos 43 puntos que dejaran atrás otras temporadas de agobios y disgustos, se fue haciendo un hueco hasta convertirse en el verdadero referente de equipo, club y aficionados. Su rendimiento llamó la atención de los clubes más poderosos del planeta. Se veía en Reyes un talento innato para este deporte y una de esas inversiones que son valor seguro. Y el Arsenal fue finalmente el que se lo llevó. El utrerano daba el salto a la Premier, al mejor equipo inglés de la época. Iba ni más ni menos que a sustituir a Denis Bergkamp, palabras mayores. La noticia, como no podía ser de otra forma, cayó como una bomba en el corazón de Nervión. Nadie se esperaba que el ídolo del sevillismo abandonara el barco en pleno mes de enero. Su último encuentro fue el 25 de ese mes ante el Barcelona de Rijkaard, con una derrota por la mínima en casa. Una amarga forma de despedirse. Su llanto abrazando a su madre en el aeropuerto eran las lágrimas de un niño que se va de casa medio obligado. Su paso por la Premier le trajo títulos, pero no terminó de romper en ese Reyes que ya había demostrado de lo que era capaz con otra camiseta. Su morriña hacia el sol y su ciudad lo llevó a Real Madrid, al Benfica, al Atlético y así de un lugar a otro sin echar raíces en ninguno. Sólo en el equipo rojiblanco tuvo el protagonismo y la continuidad que necesitaba para desplegar ese fútbol que lleva dentro. -1-Fotos-1-2511324.XML Reyes, el 05-01-2012. La trayectoria de Reyes, no se puede obviar, también está señalada por un carácter contrapuesto a su calidad sobre la hierba. Esa estabilidad mental tan importante para triunfar como la propia preparación atlética y calidad técnica nunca han acompañado al canterano, por lo que ni triunfó en la Selección nacional, ni en los diferentes clubes que jugó. En enero de 2012, ocho años después del adiós, Reyes volvía a vestirse de blanco. Regresaba a casa, con su gente y al club de su vida. Su primer año y medio (dentro de un equipo en franca caída) se dejó llevar por el ambiente de desilusión reinante. La gente, que siempre lo ha apoyado, cargaba contra él. Hasta que Emery cogió el barco y enderezó su carrera. Lo ha vuelto a meter el veneno por ser el mejor. Ha sido protagonista en la Europa League y ahora no quiere parar. Es uno de los capitanes y un referente para todo el vestuario. El niño se ha hecho hombre.

  • 1