lunes, 22 abril 2019
03:45
, última actualización
Deportes

17 millones de euros en descartes

Monchi busca salida a los siete jugadores que no entran en los planes de Unai Emery, una operación nada fácil.

el 11 jul 2014 / 12:00 h.

El senegalés Babá no ha convencido en el Sevilla y tras su cesión en el Levante se le busca un nuevo destino. / Pablo Pueyo. El senegalés Babá no ha convencido en el Sevilla y tras su cesión en el Levante se le busca un nuevo destino. / Pablo Pueyo. Los negocios no siempre salen bien. Al menos, es la idea que se desprende al ver la lista de jugadores que no entran en los planes del entrenador del Sevilla, Unai Emery. Unos se amortizaron más, otros menos y algunos, prácticamente nada. Del Moral, Rusescu, Stevanovic, Rabello, Guarente, Hervás y Babá costaron entre todos 16,8 millones de euros. Una cifra nada despreciable pero que, lógicamente, se compensa con las excelentes ventas que habitualmente suele realizar la dirección deportiva que dirige Ramón Rodríguez Monchi. De todos estos futbolistas, Manu del Moral es seguramente el que más oportunidades ha tenido e incluso su primera temporada en Nervión (2011/12) resultó más que aceptable. Participó en 34 partidos y terminó la temporada con diez goles marcados. El Sevilla pagó al Getafe alrededor de cuatro millones de euros. El futbolista estaba en clara progresión e incluso llegó a debutar con la selección española en un amistoso ante Venezuela en junio de 2011. En su segundo año tuvo mucho menos protagonismo. Tuvo presencia en 27 partidos –Liga y Copa– y terminó la temporada con tres goles. Tras su cesión en el Elche –24 encuentros y dos goles– Emery sigue sin contar con él y está a la espera de encontrar un destino. Otro delantero que debe buscar equipo es el rumano Raúl Rusescu. Fichado el pasado verano por 2,3 millones al Steaua de Bucarest después de que el delantero fue el máximo goleador de la liga rumana. Sin embargo, tardó mucho tiempo en ponerse en forma cuando llegó al Sevilla y no terminó de contar para Emery. En el mercado de invierno fue cedido al Sporting de Braga, donde tuvo minutos en 13 partidos y logró batir hasta en cinco ocasiones la meta rival. Tras este resultado, la dirección deportiva del Sevilla y el cuerpo técnico han decidido que no forme parte de la primera plantilla. Otro futbolista sin fortuna alguna ha sido el bosnio Miroslav Stevanovic. Llegó al Sevilla en el mercado de invierno siendo internacional por su país pero tampoco se ganó un hueco en las alineaciones de Míchel, primero, y Emery. La pasada temporada fue cedido al Elche, donde tampoco se ganó la confianza de Fran Escribá ya que sólo jugó 121 minutos repartidos en tres partidos. Tras este fiasco, pasó en el mercado de invierno al Deportivo Alavés, en Segunda división, donde participó en 13 partidos y logró marcar un gol. El chileno Rabello, por su parte, tuvo un precio menor ya que el Sevilla pagó alrededor de 500.000 euros al Colo Colo en el verano de 2012 para que el futbolista, principalmente, formara parte de la plantilla del filial. Cuando se ganó un puesto en el primer equipo no terminó de cuajar y fue cedido el pasado mes de enero al Deportivo de la Coruña, en Segunda división. El chileno, que durante su etapa en Nervión alcanzó la internacionalidad absoluta con su selección, sí ha tenido bastante protagonismo en el equipo gallego (1.487 minutos) pero no ha terminado de convencer a los responsables deportivos del club de Nervión. El caso del italiano Tiberio Guarente es otro que lleva coleando varias temporadas ya que apenas ha contado para los entrenadores que ha tenido en Sevilla. Llegó al club hace cuatro temporadas procedente del Atalanta por 5,5 millones de euros y se lesionó de gravedad al poco tiempo de arribar en la capital andaluza. No pudo volver a jugar hasta la jornada 32 de la temporada siguiente –año y medio en blanco– y en la 12/13 fue cedido al Bolonia italiano, donde jugó 20 partidos de la Seria A italiana. La pretemporada pasada Emery quiso tenerlo trabajando con el resto del grupo para ver con calma al jugador y tomar una decisión sobre su futuro. Finalmente optó por no contar con Guarente y la dirección deportiva logró que el centrocampista jugara cedido en el Chievo Verona, donde tampoco ha tenido muchos minutos. Otro centrocampista, Javi Hervás, tampoco ha tenido fortuna en el equipo que ha estado cedido esta temporada. Procedente del Córdoba a cambio de 300.000 euros, estuvo en la primera plantilla durante la 12/13 pero solo tuvo 162 minutos en Primera y 146 en Copa. La última temporada estuvo en el Hércules de Alicante y sí participó en 20 partidos aunque el equipo termino descendiendo a Segunda B. Por último, el senegalés Babá es otro de los casos que nunca entenderá la afición. Llegó a cambio de tres millones en enero de 2012 y nunca demostró su valía como jugador. La pasada temporada estuvo cedido en el Levante, donde tampoco tuvo apenas protagonismo. Ahora, deberá encontrar nuevo destino.

  • 1