martes, 11 diciembre 2018
17:00
, última actualización
Rocío

4.000 sillas para la misa de romeros del Real

Las hermandades celebrarán el pontifical de Pentecostés. Por la tarde, una eucaristía homenajeará a tamborileros, carreteros y coheteros.

el 07 jun 2014 / 23:30 h.

TAGS:

15805981La aldea del Rocío no para. Hoy es domingo de Pentecostés y seguirán celebrándose los cultos en honor a la Virgen del Rocío. Faltan muy pocas horas para el salto de la reja y los actos religiosos programados por la hermandad Matriz, y el resto de las filiales, continuarán durante toda la jornada. A las diez de la mañana se celebrará en la plaza del Real la solemne misa de Pentecostés, que este año presidirá el obispo de Huelva, José Vilaplana Blasco. Los capellanes del resto de hermandades filiales concelebrarán junto al prelado onubense la eucaristíca. Como todos los años, se presume multitudinaria y desde bien temprano habrá decenas de rocieros buscando el mejor sitio posible para poder asistir a la misa. Según ha confirmado la hermandad Matriz, habrá 4.000 sillas para todos los asistentes que deseen presenciar el acto solemne. Y para que haya una mejor visibilidad, el altar principal tendrá un tercer nivel más alto en lugar de los dos niveles de altura que había hasta la romería del pasado año. El coro rociero de la hermandad Matriz de Almonte tendrá el honor este año de cantar la misa. Tras la misa de Pentecostés, el siguiente acto religioso que se celebrará en la aldea será la misa de tamborileros, carreteros y coheteros, que será a las 20.00 horas en la ermita. Con este acto, la hermandad Matriz quiere rendir un merecido homenaje a los profesionales de estos tres gremios que tan importantes son para lo romería del Rocío ya que se antoja prácticamente imposible imaginar una romería del Rocío sin ellos. A la media noche, y a pocas horas ya de que los almonteños salten la reja para que salga la Virgen del Rocío, comenzará el rezo del santo rosario desde la plaza de Doñana en el que participarán todas las hermandades filiales –también con sus insignias y simpecados–. El rosario no será estático sino que las filiales irán transitando por las calles de la aldea mientras rezan los diversos misterios. Cantará durante el acto el coro de la hermandad del Rocío de Algeciras y al término se rezará la salve solemne en honor de la Virgen del Rocío. Una vez que termine el rosario, el Simpecado de la hermandad Matriz volverá al Santuario para que pueda arrancar, cuando los almonteños quieran, la procesión de la Virgen del Rocío. Aunque nunca hay una hora definitiva para que el pueblo de Almonte salte la reja y lleve en sus hombros a la Reina de las Marismas, desde hace años este momento suele producirse justo después de que el Simpecado de la Matriz haya entrado en la ermita. Desde ese momento, en cualquier instante puede llegar ese salto tan esperado durante todo un año. Entonces, los almonteños sacarán a su Madre sobre sus hombros y comenzará la procesión por su recorrido habitual por las calles de la blanca aldea. Desde ese momento, nada tiene hora ni nada es previsible. Únicamente la Virgen y el pueblo de Almonte decidirán a qué hora visita a cada una de las hermandades filiales y cuánto tiempo estará con cada uno de los Simpecados. Lo único que se sabe es que la Virgen disfrutará nuevamente junto a sus hijos y éstos, al mismo tiempo, tendrán la dicha de ver nuevamente a la Reina de las Marismas pasearse por las calles de su aldea.

  • 1