domingo, 24 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

A 342 kilómetros de la Tierra

A sus 41 años, el astronauta Zhai Zhigang dio un gran salto en la carrera espacial china al convertirse en el primero del país en salir de una nave y flotar en el comos. Hasta ahora, sólo EEUU y Rusia habían logrado realizar la arriesgada maniobra.

el 15 sep 2009 / 15:51 h.

TAGS:

A sus 41 años, el astronauta Zhai Zhigang dio un gran salto en la carrera espacial china al convertirse en el primero del país en salir de una nave y flotar en el comos. Hasta ahora, sólo EEUU y Rusia habían logrado realizar la arriesgada maniobra.

Zhai, hijo de una modesta vendedora de pipas de girasol y nativo de la provincia nororiental china de Heilongjiang, dejó su imagen para los libros chinos de historia a las 16.43 (10.43 hora española) de ayer, al salir de la nave Shenzhou VII y saludar desde allí a millones de telespectadores chinos que observaban con tensión el momento.

"Saludos al pueblo chino y al mundo. Pierdan cuidado, el Partido y el pueblo van a cumplir la tarea con éxito", señaló Zhai, piloto de las fuerzas aéreas chinas, nada más salir por la compuerta, mirando hacia una cámara en el exterior de la nave que transmitía la señal a la televisión estatal china CCTV.

El primer paseo espacial de China, 43 años después de que EEUU y la Unión Soviética consiguieran este hito, duró exactamente 16 minutos y se llevó a cabo a 342 kilómetros de la Tierra. En los primeros momentos de la maniobra, Zhai ondeó una bandera nacional china, entre los aplausos del centro de control espacial de Pekín, donde era atentamente seguido por el presidente, Hu Jintao, quien dos días antes había despedido a la tripulación antes de su viaje al cosmos. Liu Boming, otro de los tres astronautas a bordo, fue quien entregó a Zhai la enseña nacional, saliendo también al espacio exterior pero sólo parcialmente, de cintura para arriba.

En los primeros instantes de la pequeña hazaña, la imagen televisada de los astronautas se perdió y hubo un minuto o dos de silencio en el centro de control pequinés, lo que creó cierta tensión entre los telespectadores, hasta que Zhai regresó a las pantallas bandera en mano.

La principal finalidad de la maniobra, llamada técnicamente "actividad extravehicular" o EVA, fue la extracción de un fragmento de lubricante sólido que se había colocado desde la Tierra en el exterior de la nave Shenzhou VII, con el fin de examinar luego los efectos del vacío espacial en su composición. La prensa china destacó estos días con orgullo que el traje espacial con el que Zhai flotó en el cosmos es de fabricación nacional: "Se llama Feitian [Volador del Cielo], tiene 10 capas, pesa 120 kilos, costó 4,4 millones de dólares [3 millones de euros] y Liu y Zhai pasaron 15 horas para ponerlo a punto".

Zhai, embutido en el Feitian, estuvo siempre conectado con la nave a través de dos cables de seguridad y uno de ellos medía las constantes vitales del astronauta. Especialmente su actividad psicológica, ya que los técnicos del programa espacial reconocían que lo más complicado del paseo era asegurar que el astronauta no fuera víctima de sus nervios.

  • 1