¿A quién le interesa un adelanto?

ANÁLISIS. Los socialistas no logran remontar en las encuestas pese al arrastre de Díaz, Maíllo no avanza y la oposición del PP está por los suelos.

el 20 feb 2014 / 09:00 h.

graficos(EGOPA INVIERNO 2014 - PDF) Si con la marcha de José Antonio Griñán los socialistas querían acabar con la asfixia del caso de los ERE y mejorar la valoración entre los ciudadanos todo apunta a que lo han conseguido. Si querían despegar electoralmente, no. La llegada de Susana Díaz el pasado septiembre a la presidencia de la Junta ha logrado mejorar la percepción que tienen los andaluces de su Gobierno y la nota lograda por la socialista, así como su grado de conocimiento, mejora con creces a su antecesor. Díaz, con una espectacular presencia mediática en el ámbito nacional, ha conseguido en estos últimos cinco meses un ascenso vertiginoso. Eso sí, lo logra la presidenta de la Junta y referente de su partido en España, pero no lo logra el PSOE. Según el último Egopa, sondeo de la Universidad de Granada que se hizo público ayer, los socialistas no remontan en intención de voto. La foto fija del panorama político andaluz se repite en los últimos sondeos. La tendencia, como dicen las encuestas que ocurrirá en el Congreso de los Diputados, confirma el fin del bipartidismo. Ningún partido en el Parlamento andaluz obtendría mayoría suficiente para gobernar en solitario. La tónica general apunta a la subida de los partidos minoritarios. IU seguiría ostentando la llave de San Telmo en Andalucía. Y se da casi por hecho el supuesto aterrizaje de UPyD en la Cámara autonómica, por delante del PA. Díaz, de momento y según este sondeo, está muy lejos de volver a formar un gobierno «sin hipotecas» como exhortó a los suyos a lograr en el congreso de los socialistas que la auparon a la secretaría general del partido el pasado noviembre. Según fuentes socialistas, ahora el primer reto es ganar en las elecciones europeas que se celebrarán el próximo mayo para poder elevar la moral de la tropa y convencerles de que ha comenzado un «cambio de ciclo» tras asumir tres derrotas consecutivas en las urnas en Andalucía frente al PP. Esa será, por encima de las encuestas, el test de la verdad y el primer examen de la líder socialista. Cuando vuelven a la primera línea las elucubraciones sobre un posible adelanto electoral, que el PSOE niega taxativamente, los sondeos señalan que ese hipotético adelanto no sería precisamente beneficioso para los socialistas, que siguen sin despegar ni salir de la franja del 35% de los votos. Por debajo del apoyo cosechado en los últimos comicios de marzo de 2012 (39,5%). Sería quizás más rentable para IU, partido que asegura que tampoco está interesado en celebrar ahora mismo elecciones. El partido minoritario del Gobierno andaluz subiría hasta un 15,5%, según este Egopa realizado entre enero y febrero. Cuatro puntos por delante del apoyo conseguido hace ahora casi dos años y que le llevó a lograr 12 diputados decisivos en el Parlamento andaluz. No obstante, siguiendo la evolución de IU en los consecutivos sondeos  realizados por el Capdea de la Universidad de Granada, lejos de seguir subiendo se aprecia un leve retroceso en intención de voto. IU caería hasta tres puntos respecto al dato obtenido el pasado verano, cuando se situó en el 18,7% de apoyos, el máximo desde las últimas elecciones. En este partido, el efecto Maíllo no existe. El coordinador regional de IU tiene mucho más complicado que su compañera socialista lograr su hueco, al no tener presencia ni el Gobierno ni el Parlamento andaluz. Da la sensación de que Maíllo no acaba de encontrar su sitio, aunque desde su partido aseveren que es una estrategia perfectamente calculada esa falta de identificación con los sillones de San Telmo ante las próximas contiendas electorales. El grado de conocimiento de Antonio Maíllo, que se queda al borde del aprobado con un 4,1, es del 25%. Un dato muy por debajo del 83% de Díaz o del 61,6% de Juan Ignacio Zoido, que en el momento en el que se realizó el sondeo seguía siendo líder de la oposición. IU es en este momento el único partido del arco parlamenario andaluz que no ha designado aún a su cartel electoral ante las próximas elecciones autonómicas que si no se adelantan tocarían dentro de dos años. Da la sensación de que el PSOE está todavía muy lejos de recuperar el apoyo de los andaluces que tuvo en otros tiempos y que su descalabro electoral no fue ocasional ni fruto exclusivamente de escándalos de corrupción tan dolorosos como el de los ERE.Todo apunta a que hay un poso más hondo, un grado de insatisfacción y desapego mucho más profundo y una tendencia política generalizada que erosiona a los grandes partidos. La suerte que tiene el PSOE en Andalucía es que no tiene oposición, según apuntala este sondeo. El PP se ha hundido electoralmente desde los últimos comicios, con diez puntos menos respecto a las últimas elecciones, y no remonta de ninguna manera. El esperpéntico capítulo de la sucesión de Juan Ignacio Zoido que está a punto de cerrar dentro de una semana no le ha ayudado en absoluto. La mala valoración del Gobierno de Rajoy, que con un 3 cosecha la peor nota entre los líderes nacionales, tampoco. Siete de cada encuestados dicen que la labor de la oposición es malísima. Todavía queda por ver si hay efecto Juan Manuel Moreno Bonilla. Pero lo tiene difícil.

  • 1