viernes, 19 abril 2019
23:55
, última actualización
Local

"Absolutamente irrompible"

El físico nuclear Manuel Lozano Leyva defiende que la seguridad en un almacén de residuos atómicos está plenamente garantizada.

el 21 ene 2010 / 20:32 h.

TAGS:

Los almacenes nucleares tienen mala fama pero, según muchos expertos, es infundada. Los residuos radiactivos de una central nuclear -en su mayor parte uranio- se almacenan en varillas de unos cuatro metros de largo después de reducirlos a masa de vidrio. Esas varillas, a su vez, se colocan en un contenedor de acero y éste en otro.

El bidón resultante es, según Manuel Lozano Leyva, físico nuclear, "absolutamente irrompible". "Puedes ponerte al lado de él y no pasa nada", añade este experto, catedrático de la Universidad de Sevilla. Una vez almacenado el uranio en el bidón, éste se introduce en una zona geológicamente estable y, simplemente, "se deja que pase el tiempo".

Un proceso aparentemente sencillo, pero que ha vuelto a poner en pie a los ecologistas tras el ofrecimiento de Yebra de acoger el almacén. Alegan que la instalación condenará al municipio al "desastre económico" y ahuyentará "todo tipo de iniciativas empresariales sostenibles" a medio plazo.

Lozano Leyva cree que se trata de un miedo injustificado y recuerda que nunca ha habido un accidente o escape en un almacén de este tipo. "Es prácticamente imposible", concluye. Los residuos nucleares, según él, son los únicos que permanecen localizados y controlados, frente a otros como el CO2. La basura atómica tiene la ventaja de que ocupa poco espacio, por lo que el impacto visual del almacén no sería un problema y su vida sería larga.

El Gobierno ha tomado como modelo el almacén de Habog, en Holanda, un edificio de paredes naranjas no demasiado grande. Leyva añade que en España "tenemos mucha experiencia" en este tipo de construcciones y que los protocolos internacionales de seguridad son estrictos.

  • 1