jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

Afluencia masiva de sevillanos

Los pequeños comerciantes se encomendaron ayer con fervor al adelanto de las rebajas, colgando en sus escaparates llamativos reclamos de hasta un 70% de descuento. Los sevillanos, que respondieron a la llamada, atestaron las tiendas en rebajas e incluso se desbordaron hacia las que aún no lo están.

el 15 sep 2009 / 20:40 h.

TAGS:

Los pequeños comerciantes se encomendaron ayer con fervor al adelanto de las rebajas, colgando en sus escaparates llamativos reclamos de hasta un 70% de descuento. Los sevillanos, que respondieron a la llamada, atestaron las tiendas en rebajas e incluso se desbordaron hacia las que aún no lo están.

Medio centenar largo de compradores en potencia aguardaba ayer a las diez de la mañana, pese a la llovizna, a que abriesen las puertas del C&A de Tetuán, atraídos por el aroma de las botas de piel a mitad de precio o los chaquetones con un 30% de rebajas, y dispuestos a repetir en unos minutos la tradicional escena de probarse la ropa sobre la suya para no perder tiempo. La entrada de la gente en las tiendas hasta llenarlas ya no tendría vuelta atrás en todo el día, a lo que acompañó un tiempo que, aunque se mantuvo nublado, no estorbó descargando lluvia.

Los llamativos carteles de pequeños o medianos comercios del Centro como las zapaterías de Pilar Burgos, que adornaban sus tacones con bajadas de precio de hasta el 50%, aguantaban el tipo ante algunas grandes cadenas como H&M, Mango o Adolfo Domínguez, que promocionaban también el recorte a mitad de precio. Otras, como Women's Secret o Cortefiel, se atrevían con un contundente 70%, pavoneándose ante los escaparates inmutables de los comercios que no se han unido a las rebajas, como la Fnac, El Corte Inglés o las marcas de Inditex, con Zara y Massimo Dutti al frente. La Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía calculó ayer en un 80% el porcentaje de tiendas que se habían sumado a la medida.

Incluso las que no lo hicieron se beneficiaron por la riada de compradores. Más que otras El Corte Inglés, ya que pese a no anunciar rebajas lucía descuentos de entre el 10% y el 30% gracias a una promoción que durará hasta pasado mañana. Sus clientes les dan la razón en la estrategia:Ana Sánchez, cargada de bolsas doradas y junto a familiares también bien surtidos de regalos, sabía que no había rebajas, pero tras visitar varios locales había comprado donde le había gustado más.

Una hora en la cola. Esperando a que les fuera cayendo encima una cola de más de 50 personas, las dependientas de C&A rozaban la preocupación: "Nos vamos a quedar sin ropa, porque no traemos para las rebajas sino que las hacemos sobre lo que hay, y este año se está vendiendo mucho más". Débora Campos, de 18 años, lo atestigua junto a su madre y unas amigas, camisa en mano: "Es donde más rebajas hay. Fui a Stradivarius porque había visto una abrigo, pero no estaba rebajado", decía, en alusión a una de las marcas de Inditex. Las rebajas tienen un sobrecoste de paciencia: una hora se llevó Irene en la cola de C&A para llevarse otro abrigo, esta vez sí con descuento, y para regalo. Lo que da lugar a medidas de urgencia: "Tú llévatelo y si no te gusta, que lo cambie", recomendaba efusivamente una señora a su amiga.

El afán por comprar se desparramaba por todos lados. En la perfumería Gala de Sierpes, con un más discreto 20% de rebajas en todos sus productos, esperaban "aburrirse" a la vista del chirimiri que caía por la mañana, pero el tiempo fue a mejor y ellos, de cabeza. "No hemos parado desde las once", repetían en las tiendas a las que acudían los sevillanos, dispuestos a gastarse los 125 euros que, de media, dedicarán los andaluces a las rebajas según un estudio de la Unión de Consumidores de España (UCE).

En la Fnac ni siquiera importaba que no hubiera saldo, a la vista de las largas colas. "Como todos los días desde que empezó la Navidad", según los empleados. Yura Jean Jean, de 37 años, hija de sevillana pero afincada en Francia, se llevaba sin descuento algunas películas y libros, como El amor en los tiempos del cólera de García Márquez, "porque allí no los encuentro en español". Aunque frente a la fiebre de las Wii del año pasado, en esta ocasión las consolas, mucho más caras que los libros o discos, permanecían apiladas en la tienda esperando a que alguien se las llevase.

La otra cara del día la ofrecía, con gesto sosegado, Nicolás, dependiente "desde hace muchos años" de la ancestral relojería El Cronómetro, reformada sin perder su aire vetusto. "Nosotros nunca hemos hecho rebajas, desde que abrimos en 1901. Al cliente del Cronómetro le da igual que haya o no, viene cuando quiere comprar". Sin embargo, están acusando la crisis. "Éste es el peor año, desde noviembre lo estamos notando, esto está... mira cómo está", se lamentaba, girando significativamente la cabeza a un lado y otro de la tienda vacía.

hasta el 2 de marzo. A los que sí se apuntan a las rebajas y este año las han adelantado, la Confederación del Comercio les recordó ayer que también deberán terminarlas antes: el 2 de marzo. Los que esperen hasta el miércoles 7 de enero para rebajar, deberán finalizarlas el 7 de marzo.

A los consumidores, la federación Facua o la UCE les ofrecen cada año los mismos consejos: no dejar las compras para última hora, hacer una lista para no comprar lo que no se necesita, no tirar de tarjeta -que luego llega la factura- y, fundamental: no perder el ticket, imprescindible para cualquier reclamación.

  • 1