miércoles, 16 enero 2019
05:55
, última actualización
Local

Alcaldes con economía de guerra

Sin margen para el endeudamiento, las recetas pasan por recortar inversión y gastos corrientes

el 18 dic 2011 / 21:06 h.

TAGS:

El compromiso de los ayuntamientos de tener bajo estricto control la deuda está complicando mucho la elaboración de los presupuestos municipales que los alcaldes están aprobando estos días. Los ayuntamientos andaluces están en economía de guerra y arbitrando todo tipo de recortes para evitar el colapso financiero de las arcas municipales. Un repaso a las cuentas públicas de los distintos consistorios deja entrever una ristra encadenada de palabras ligadas íntimamente a la crisis financiera: cuentas descuadradas, impagos de nóminas, subida de impuestos, sacrificio de la inversión y freno a las obras públicas. Es una fotografía a vuelapluma que demuestra que los alcaldes están, como el resto de responsables públicos, en economía de guerra. Una situación que no es nueva para los ayuntamientos pero que se agrava por la caída en picado de la recaudación municipal ligada al freno del ladrillo -que afecta directamente a numerosas tasas municipales- combinada con la falta de margen para el endeudamiento y el compromiso de cumplir el Pacto de Estabilidad de las administraciones.


Las ocho capitales andaluzas están en manos de gobiernos del PP sin excepción desde el pasado mes de mayo. Los nuevos equipos municipales arrastran deudas heredadas o propias, plantillas en ocasiones sobredimensionadas y empresas municipales que absorben de antemano buena parte del presupuesto municipal. El patrón es muy similar en las ocho capitales andaluzas y todos los alcaldes asumen la palabra austeridad como bandera. En Jaén, donde está previsto que el presupuesto vea la luz en el último pleno del año, el alcalde ha pedido a sus concejales reducciones de entre el 15 y el 20% en sus partidas y busca apoyo privado para culminar proyectos inacabados como el tranvía o un parque acuático. En Málaga la inversión municipal se ha sacrificado para mantener los servicios municipales y el ayuntamiento invertirá un 60% menos que el ejercicio anterior. En Córdoba el presupuesto municipal bajará un 6% en el que será el cuarto año consecutivo en descenso y no prevé obra pública alguna. En Sevilla la deuda y sus intereses obliga a destinar 100 millones de euros y esto obliga a unas cuentas austeras que recortan gastos de personal e incluso parte de los planes de empleo. También caen en picado las aportaciones a los organismos públicos. Granada ha anunciado el recorte más drástico y su ayuntamiento disolverá sus cinco organismo autónomos.


En general las partidas, al margen de la inversión en infraestructuras, que se verán más tocadas son las de personal, urbanismo, cultura o participación ciudadana. Además gastos como los de ferias, iluminación de navidad o cabalgatas de barrio desaparecen o caen varias cifras en los números municipales. Y subirán las multas. El repaso demuestra que no hay recetas mágicas y que las decisiones son incómodas ante los ciudadanos pero en muchos casos inevitables.

Almería. Andan a la gresca en el Ayuntamiento almeriense porque el equipo municipal no ha pasado todavía a la oposición un borrador del presupuesto que aprobará el 23 de diciembre. Los socialistas hacen cuentas a oscuras pero alertan de una reducción en gastos sociales y un incremento de impuestos. La deuda se come un buen pico y hay préstamos del Ayuntamiento que ascienden a 81 millones de euros que obligarán a pagar un total de 2,8 millones de intereses y 8 millones de amortización de capital, asegura la oposición. El PSOE denuncia que la partida para dependencia y ayuda a domicilio se quede en 4 millones de euros. El alcalde popular, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, asegura que “en temas sociales no habrá rebajas”. Lo importante, señala el regidor, es que “se siga invirtiendo y que los funcionarios sepan que cobrarán puntualmente”. Será un año “difícil” con 184 millones de euros de presupuesto, 20 menos.

Cádiz. El ayuntamiento gaditano de Teófila Martinez se encuentra a tres meses del inicio de la celebración oficial del Bicentenario de la Constitución de 1812. Una efeméride que lidia con la crisis y en la que el equipo de gobierno ha empeñado mucho esfuerzo y trabajo. El consistorio gaditano trabaja en estos momentos intentando cuadrar las cuentas municipales, una tarea difícil por la merma de ingresos desde el Estado y por la caída de la recaudación. Además el ayuntamiento tiene varios enfrentamientos congelados con importantes empresas municipales. Con todo, Cádiz no tiene problemas en relación con otros municipios de la provincia como Jerez, La Línea o Barbate. La alcaldesa jerezana ha avanzado que reducirá un 77% el gasto corriente y ha encargado una auditoria de las cuentas herededas, en bancarrota –asegura–. No habrá partida para festejos ni protocolo.

Córdoba. El gobierno local de Córdoba ha adelantado el presupuesto municipal –sin las empresas municipales– que contempla un descenso del 6% respecto al presupuesto del 2010 (este año las cuentas están prorrogadas). Será el cuarto año de descenso y contará con 16,36 millones menos, justo 271,70 millones. Con esta fuerte contracción de las cuentas municipales (un 11,06% desde que comenzó la crisis del 2008), junto a la nueva prohibición por ley de endeudarse el capítulo de inversiones se limitará a 725.000 euros, en la práctica, las inversiones en material que realizará el Cuerpo de Bomberos. En 2010 se destinaron 5,7 millones a infraestructuras. Del centenar de obras (gracias a los fondos anticrisis) se ha pasado al puñado que actualmente se desarrollan planificadas en la pasada Corporación. Como norma, cada delegación dispondrá de un 15% menos.

Granada. El Ayuntamiento granadino disolverá sus cinco organismos autónomos: la Gerencia de Urbanismo, el Centro Cultural manuel de Fall, el Patronato Municipal de Deportes, el Instituto Municipal de Formación y Empleo y la Huerta de San Vicente. Hasta junio de 2012 se ha marcado como tiempo de transición para decidir qué hacer con los trabajadores. Las empresas suprimidas cuentan con un centenar de empleados. El presupuesto municipal asciende a 262,2 millones de euros, frente a los 311 del ejercicio anterior. Se destinan a gastos 254,1 millones. El gasto de personal se reducirá en 2 millones de euros y se situará en 86. No habrá aumento de plantilla y se eliminarán los complementos de productividad y las gratificaciones especiales. El Ayuntamiento admite problemas de liquidez y solicitó al ICO 12,3 millones para cancelar deudas con empresas y autónomos.

Huelva. Un informe del interventor municipal el pasado noviembre alertó de que el presupuesto municipal está obligado a aprobarse con superávit (obliga a ello el compromiso de estabilidad y consolidación fiscal cerrado con el Estado y la UE) y ante los números diseñados, necesitaría de 6 millones de euros para cuadrar sus cuentas. El consistorio onubense ha pintado gastos e ingresos que ascienden a 131,9 millones de euros, pero no ha contado con que el remanente de tesorería negativo que arrastran las arcas municiaples obliga a confeccionar unas cuentas que alcacen los 147 millones de euros. Organismos como el Patronato Municipal de Cultura, el Patronato Municipal de Deportes y Huelva Impulsa incumplen el objetivo de estabilidad presupuestaria. El interventor destaca además que “deberán tomarse medidas adicionales” porque no hay dinero para pagar las nóminas municipales a todos los trabajadores el próximo año.

Jaén. El Ayuntamiento de Jaén cerrará el año con los presupuestos de 2012 elaborados, aunque no se conocen. El alcalde, José Enrique Fernández de Moya, ha pedido a todos sus concejales que bajen las cuentas entre un 15 y un 20%. El diagnóstico que hace el nuevo equipo de gobierno es crudo: está en la UVI, con respiración asistida y las constantes vitales mínimas. Habrá un férreo plan de austeridad y se buscará capital privado para las obras inacabadas. Los partidos perciben 30.000 euros menos al año y se ha nombrado a funcionarios gestores y directores municipales, lo que supone un ahorro de 600.000 euros al año. Los ediles solo cobran comisiones sin asisten a toda la sesión y los pluses y complementos están bajo control. Los contratos municipales de obra y servicios se extinguen. Y no se cubren ni vacantes ni bajas por jubilación. La Feria de San Lucas contó con la mitad del presupuesto e igual ocurre con la Navidad.

Málaga. La inversión es la gran sacrificada en los presupuestos del Ayuntamiento de Málaga para 2012, que ascienden a 740,4 millones de euros, de los que sólo 97,9 millones corresponderán a inversión. Esta cifra supone que el consistorio se sitúe en los niveles de 1999, reduciendo este importe en casi un 60% respecto a las cuentas de 2011. Esta caída se compensa, en palabras del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en que se mantienen todos los servicios municipales y el gasto social. La crisis ha reducido el presupuesto de forma considerable. El Ayuntamiento de Málaga dispondrá de un 15% menos dinero que este año, aunque De la Torre reconoció que en 2011 estaban inflados al prever ingresar 150 millones euros pendientes de convenios urbanísticos, pese a que se sabía que no se iban a cobrar. Este año se prevén por el mismo concepto 23,6 millones.

 

  • 1