lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Alejandro Díaz: "Es un camino que requiere un gran compromiso personal"

el 26 jun 2011 / 18:34 h.

TAGS:

El primer accésit fue otorgado a un equipo del Instituto de Investigaciones Químicas de Sevilla , encabezado por Alejandro Díaz Moscoso. Su trabajo, desarrollar "nanovehículos" para el ADN. Es decir, una estructura molecular que permita introducir fragmentos de ADN en las células, de cara a administrar terapias genéticas. Según explica Díaz Moscoso, "estamos intentando resolver el transporte de material genético hasta el interior del núcleo de la células, algo muy difícil pues el ADN es una molécula muy sensible y por sí sola se degrada, no es capaz de atravesar las membranas". Ante esta problemática, el equipo ha diseñado una molécula que sirva, de alguna forma, de "vehículo" para el ADN que queremos añadir. "La molécula que hemos diseñado recubre el material genético, protegiéndolo para que no lo ataquen las defensas celulares y pueda de esa forma penetrar hasta su destino", aclara el investigador.

Díaz Moscoso, nacido en Alcalá de Guadaíra, realizó la carrera y el doctorado en Sevilla, y actualmente se encuentra en el Reino Unido. Al ser preguntado sobre su opinión respecto a la dificultad de la vida que ha elegido, opina de forma parecida a sus dos colegas: "La verdad es que hasta conseguir el título de Doctor las cosas fueron bastante rodadas. Con trabajo, sacrificio y teniendo claro el camino, pienso que es una meta que puede alcanzar cualquiera que se lo proponga. Eso sí, es una camino que requiere un alto grado de compromiso personal. Después del doctorado el camino se vuelve más oscuro y menos directo, pues se entra en un mercado muy competitivo con mucha más demanda que oferta y conseguir financiación para seguir la carrera se vuelve mucho más difícil, especialmente en épocas de crisis como la que atravesamos", cuenta.

Respecto a su opinión sobre el estado de la investigación en Sevilla, coincide con el resto de diagnósticos, pero deja la puerta abierta a la esperanza: "Realmente la investigación no es fácil en España en general, fundamentalmente debido a la falta de apoyo social e institucional. Sin embargo, en Andalucía pienso que avanzamos por el buen camino, aunque todavía queda tiempo y esfuerzo para que veamos los resultados. Tenemos universidades y centros de investigación más que suficientes para satisfacer la demanda de investigación. Y hay entidades que están dedicando importantes esfuerzos a la mejora de dichos centros", explica.

  • 1