Local

Amigo califica los 'buses ateos' de publicidad engañosa

El cardenal de Sevilla hizo el jueves un alegato en defensa del "derecho y deber" de los católicos a expresarse sobre asuntos de la vida pública y denunció que "cuando se acusa a la Iglesia de injerencia lo que se está haciendo es un atentado a la libertad, incluso a veces -dijo- con cierto chantaje".

el 15 sep 2009 / 21:35 h.

TAGS:

El cardenal de Sevilla hizo el jueves un alegato en defensa del "derecho y deber" de los católicos a expresarse sobre asuntos de la vida pública y denunció que "cuando se acusa a la Iglesia de injerencia lo que se está haciendo es un atentado a la libertad, incluso a veces -dijo- con cierto chantaje".

¿Debe la Iglesia pronunciarse sobre materias referentes al orden político, económico o social? ¿Adónde debe estar el límite del estamente eclesial a la hora de emitir ciertos juicios? Para el cardenal de Sevilla la participación de los católicos en la vida pública "no sólo es un derecho, sino un deber cuando así lo requiere el bien común y la defensa de la persona".

A preguntas de los periodistas, Amigo Vallejo manifestó que "sería algo completamente inaceptable" que una persona tuviera que renunciar a su condición de cristiano para participar en la vida pública y denunció el "chantaje" que, en ocasiones, se somete a la Iglesia cuando se le acusa de "injerencia" en asuntos públicos que van más allá del orden meramente religioso. "Lo que se está haciendo entonces es un atentado a la libertad", dijo.

Recordó Amigo que "en una democracia no se puede poner en exclusión a los ciudadanos por razón de sexo, raza, color y creencias", pues es algo que "está sancionado por la Constitución Española". En su opinión, por contra, habría que "reprender a los católicos por que no participemos más en la vida pública".

De otro lado, el cardenal calificó de "una frivolidad y publicidad engañosa" las campañas publicitarias de promoción del ateísmo impulsadas en autobuses de varias ciudades europeas con eslóganes como "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida".

Amigo pidió un respeto para el nombre de Dios y para todos los creyentes "que somos muchos millones en el mundo y en España", y propuso que en lugar de transmitir "olvide usted a Dios y sea feliz", estas campañas deberían propagar mensajes como "si quiere usted ser feliz, mire a Dios".

El coadjutor. Amigo Vallejo realizó estas declaraciones durante la presentación de las II Jornadas Católicos y Vida Pública, que se celebrarán los días 13 y 14 de febrero en el campus universitario de Bormujos y que girarán en torno a la familia, la vida y la educación. Preguntado sobre su futuro a partir del 23 de agosto, fecha en la que cumpe los 75 años y deberá presentar su renuncia ante Benedicto XVI, Amigo aseguró: "Mi deseo es hacer lo que el Santo Padre quiera que haga".

El franciscano se refirió también a la reciente toma de posesión de Juan José Asenjo como arzobispo coadjutor de Sevilla, quien será su sucesor, y valoró que la transición de un obispo a otro se está haciendo desde el primer día "con absoluta diafanidad en todo el proceso" de la forma "más sencilla y más normal posibles". "Lo que ocurre es que nos hemos acostumbrado a lo críptico, y lo sencillo es lo que nos asusta", explicó en referencia a las interpretaciones más aviesas que se han formulado sobre el nombramiento del arzobispo coadjutor.

Amigo Vallejo insistió en que fue "hace casi un año" cuando solicitó al Papa el nombramiento de un coadjutor, petición que "ya veis que tardó un poco de tiempo en concederla". Para el cardenal "es una bendición de Dios" el contar con monseñor Asenjo al frente de la Archidiócesis de Sevilla, ya que "mejor persona no habríamos podido encontrar para ese cometido". Preguntado sobre las funciones que desarrollará Asenjo en la Archidiócesis hispalense, Amigo Vallejo explicó que "no va a tener una misión particular" y su trabajo se limitará a ayudar en el gobierno de la Diócesis.

No obstante, sí avanzó que habrá algunos "sectores" importantes en los que el arzobispo coadjutor centrará sus esfuerzos en estos primeros meses, como por ejemplo la enseñanza, el apostolado seglar o las visitas pastorales a las distintas parroquias, pues Sevilla es una diócesis "tremendamente grande".

  • 1