miércoles, 12 diciembre 2018
03:42
, última actualización
Economía

Andalucía se mantiene entre las CCAA donde más impuestos se pagan

La comunidad andaluza no se suma con medidas propias al alivio de la reforma fiscal estatal.

el 10 mar 2015 / 21:24 h.

TAGS:

Agencia tributaria. declaracion hacienda 2008. Lejos del fragor de la campaña electoral andaluza, pero inevitablemente en medio de ella, los expertos en fiscalidad del Consejo General de Economistas ofrecieron ayer la fotografía –desigual y asimétrica– que deja, según la comunidad autónoma de la que se trate, la entrada en vigor el pasado enero de la reforma fiscal, que contempla bajadas del IRPF en el tramo estatal que ya deben haber notado en la nómina (sobre unos 30 euros al mes). Entre sus conclusiones, que Andalucía se mantiene, junto a Cataluña, en el grupo de cabeza de las comunidades donde sus contribuyentes pagan más impuestos. En el extremo contrario, Madrid. Para llegar hasta ahí, los economistas han analizado, en el informe Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2015, cómo han reaccionado las distintas regiones a la reforma fiscal, y en este aspecto el titular sería que la andaluza apenas ha movido ficha en el margen que dispone para bajar impuestos, esto es, en la parte que tiene cedida del Estado. Así, en el IRPF –gravamen del que el 50 por ciento está cedido a las comunidades– casi todas las regiones han modificado la tarifa autonómica con tres excepciones: no la han tocado Andalucía, Cataluña ni Galicia. Explican los expertos que, tras los cambios introducidos, lo que depende de los gobiernos autonómicos se regula con tipos que van desde el 9,50 al 25,50 por ciento, con lo cual se llega a tipos agregados mínimos en el rango de entre el 19,50 y 22 por ciento y a marginales máximos en el rango entre el 44,50 y 49 por ciento. En 2015, después de la reforma fiscal, el marginal máximo en nuestro país oscilará entre el 44,50 y el 49 por ciento, situándose todavía en el escalafón más elevado de tipos de la UE, si bien se equipara a los que tienen en Alemania, Italia o el Reino Unido. En lo que respecta al Impuesto sobre el Patrimonio, la mayoría de regiones opta por una tarifa similar a la estatal, en un intervalo del 0,20 al 2,5 por ciento. Sin embargo, hay seis comunidades que colocan su tipo por encima de la media. En efecto, Andalucía y Galicia lideran este grupo, con una tarifa de entre el 0,24-3,03 por ciento, seguidas de Asturias (0,22-3 por ciento), Cataluña (0,21-2,75 por ciento), Extremadura (0,30-3,75 por ciento) y Región de Murcia (0,24-3 por ciento). En cuanto a los mínimos exentos en este gravamen solo se han regulado con carácter general en Baleares, para establecer 800.000 euros –superior al estatal–, y Cataluña, 500.000 euros, inferior a este último. Además, cabe recordar que en Madrid no se paga el impuesto al contar con una bonificación del 100 por cien, mientras que en La Rioja la bonificación es del 50 por ciento. Para encontrar novedades en la fiscalidad de responsabilidad andaluza hay que mirar al impuesto de transmisiones patrimoniales onerosas (TPO), que grava el tráfico patrimonial de carácter civil como puede ser la compraventa de bienes muebles o inmuebles, arrendamientos... de particulares. Este año, el Gobierno andaluz bonificará el 100 por cien en la constitución y ejercicio de opción de compra en contratos de arrendamiento vinculados a daciones en pago. De nuevo, los tipos más elevados se aplican en Extremadura (11 por ciento) y en Andalucía, Asturias, Islas Baleares, Cantabria, Castilla y León, con escalas del 8 al 10 por ciento. Galicia y la Comunidad Valenciana aplican un tipo único del 10 por ciento. Por su parte, en los actos jurídicos documentados (AJD), con una tarifa del 1,5 por ciento, la andaluza se cuela entre las regiones con tipos más altos; en Asturias, Islas Baleares y Extremadura se aplica el 1,20 por ciento; en Madrid y Canarias el 0,75, y en Navarra y el País Vasco el 0,50 por ciento. LOS APUNTES Ejemplos concretos de las diferencias Los expertos fiscales ponen un caso concreto de una persona soltera y sin hijos que tenga una renta bruta de 30.000 euros. Se le aplicará en Andalucía una retención este año de 5.205,63 euros, exactamente la misma que en Cataluña, aunque las dos más altas de todo el país y 273,27 euros más que si tributase en Madrid, la más económica. ¿Qué rebaja ofrece? Si seguimos el mismo ejemplo de contribuyente, veremos que este año pagará 227,76 euros menos de IRPF en comparación con 2014, aunque abonará 26,13 euros más que en la campaña de 2011, según la simulación del Consejo General de Economistas. Con ingresos inferiores... Si la misma persona en lugar de ingresar 30.000 euros brutos, tuviese una renta de 20.000, se le retendrían 2.566,60 euros, 137,83 euros menos que un año antes, y 55,88 euros menos que en 2011. Esta persona, por el hecho de pagar tributos en Andalucía desembolsaría 206,74 euros más que en Madrid. Y, si obtuviese rentas de 16.000, entonces pagaría en este impuesto 1.648,83 euros, 128,47 y 74,61 euros menos, respectivamente. Lo que en comparación con la región con menos presión fiscal, la madrileña, se traduce en una diferencia de 176,77 euros. Tributos propios. la tercera región que más recauda Son los que establecen las comunidades y que en 2013 supusieron el 2,4 por ciento de sus ingresos tributarios, de modo que el total recaudado se elevó ese ejercicio hasta los 2.085 millones. La que más recaudó fue Cataluña, con 619 millones, seguida de Canarias, con 430 y Andalucía, con 232 millones. En este capítulo, no obstante, hay impuestos recurridos en los tribunales por invadir competencias normativas estatales y ahora también por la CE, que considera el Impuesto sobre Depósitos Bancarios como ayuda de estado.

  • 1