miércoles, 21 noviembre 2018
17:45
, última actualización
Cultura

Antonio López se propone pintar "la Sevilla que el turismo no ve"

El pintor busca la localización ideal para un cuadro donde se vea la ciudad histórica y la actual.

el 22 dic 2011 / 19:37 h.

"Ahora veo la importancia de Antonio López: si yo les convoco a las seis menos cuarto el día de la Lotería, en el Parque Empresarial Torneo, no viene ni uno". Son palabras del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ante la nube de fotógrafos, redactores y cámaras que acudió ayer al reclamo del pintor manchego en una oficina del citado complejo. La expectación estaba justificada: no todos los días un artista de prestigio mundial anuncia su propósito de pintar Sevilla.

Según el propio Antonio López, este proyecto todavía embrionario tiene su origen en un encargo anterior. "Me pidieron un retrato del Rey para la Maestranza, en el que aparecería la Sevilla histórica al fondo", explica. "Este trabajo está empezado, pero a partir de éste surgió la idea de hacer un cuadro de Sevilla, una ciudad por la que siento un amor enorme desde hace muchos años. Esta es la cuna de Velázquez, muchas cosas que amo han nacido aquí. Tiene mucho significado para mí, y es un proyecto que voy a abordar con mucho gusto".

Cabe recordar que, hasta el momento, el arte de Antonio López se ha centrado en dos ciudades a las que ha paseado por medio mundo: Madrid, de la que ha captado perspectivas insólitas que forman parte indisoluble de su obra, y su Tomelloso natal. Sevilla será, pues, la tercera villa. No obstante, el pintor ha manifestado claramente su deseo de huir de las estampas tópicas. "Mi intención es hacer una pintura en la que la Sevilla más tradicional, la que todos llevamos en la cabeza, esté al fondo, y en primer término aparezca la nueva Sevilla, la que el turismo no ve. Esa Sevilla periférica, ese cinturón que rodea al casco antiguo y que no conozco, me lo tendrán que enseñar", agregó. Esta idea no excluye una mirada sobre El Vacie: "No lo conozco, pero no hay que tener miedo de nada. Si aparece lo más duro, y ésa es la verdad, estará bien".

López, que por el momento se limita a buscar una localización ideal para empezar a trabajar, apenas se atreve a aventurar las dimensiones que tendrá dicho cuadro. "El formato de mis pinturas de Madrid rebasa los tres metros de anchura. Sevilla es una ciudad de dimensiones más pequeñas, de modo que calculo que tendrá unos dos metros de ancho. Pero hasta que no encuentre el lugar exacto, no lo sabré". "Si viviera aquí", prosiguió Antonio López, "ya lo sabría. Pero ahora lo importante es escontrar un camino, un trámite muy importante sin el cual no podría empezar". Sevilla es para él, asegura, "el sol, no tanto el del amanecer o el atardecer como el del mediodía. Y creo que no lo veo ni en verano ni en invierno, sino en algún otro momento del año".

Lo único seguro ahora, añade, es que le gustaría "que esté presente el río y una periferia humana, que dé la medida de nuestro mundo de ahora", y también que trabajará, en la medida de lo posible, al natural. "Es como mejor sale. La fotografía va en contra de cierta verdad que tiene el mundo real", apostilló.

Una vez atendida la prensa, Antonio López siguió ayer recorriendo algunos puntos de la capital hispalense en compañía de un entusiasmado Juan Ignacio Zoido, que no dudó en asegurar que "después de Goya, no ha habido un pintor en España como Antonio López, maestro del hiperrealismo universal" y que "si algo de bueno tiene ser alcalde de Sevilla, es estar hoy aquí con él. No me podía imaginar algo así en mi vida", concluyó.

  • 1