miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Local

Apuñalado por una ‘porra’ de fútbol

Un cliente habitual agrede al camarero de un bar de la Macarena en medio de una discusión deportiva.

el 13 feb 2010 / 13:14 h.

TAGS:

La Policía Local ha detenido en Sevilla a un hombre de 50 años que momentos antes había apuñalado en el pecho al camarero de un bar, al que conocía, durante una reyerta que se produjo en el interior del establecimiento, situado en las inmediaciones del arco de la Macarena. El origen fue una discusión por una porra de fútbol, según la versión de la víctima.

Los hechos se produjeron sobre las nueve de la noche del pasado viernes cuando E.M.R.M., de 50 años, propinó una cuchillada de dos centímetros en el pecho a un camarero de 54 años, quien ha asegurado que la agresión se produjo tras una discusión sobre una porra de fútbol con el agresor, al que conoce como cliente habitual del establecimiento en el que trabaja.

Según su relato, ambos hombres se enzarzaron en una acalorada pelea a golpes, cuando en un momento dado uno de ellos sacó un cuchillo de entre sus ropas y propinó un pinchazo al otro, produciéndole una herida punzante en el pecho de dos centímetros de profundidad.

Mientras que la víctima fue trasladada por una ambulancia del 061 al servicio de urgencias del hospital Virgen Macarena, donde quedó internado con un pronóstico sin determinar, una patrulla de la Policía Local buscó al presunto agresor por los alrededores del bar en el que tuvo lugar la pelea, según informó ayer el Ayuntamiento a través de un comunicado.

E.M.R.M, de 50 años y vecino de Sevilla, fue localizado en el interior de otro bar, donde indicó que las heridas del camarero podían haberse producido con un vaso de cristal cuando ambos cayeron al suelo en el transcurso de la pelea que protagonizaron.

El detenido fue trasladado a dependencias policiales, donde se le instruyeron las correspondientes diligencias por un presunto delito de lesiones, tras lo cual fue puesto a disposición de la autoridad judicial.

El agresor, según consta en los archivos policiales, posee dos detenciones anteriores, la última de ellas por un delito de usurpación de funciones públicas.


  • 1