viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Local

Arenas acude a la cita de la gran caja con el recelo del PP granadino

El PSOE confía en cerrar este proyecto antes de agosto

el 28 jun 2010 / 20:28 h.

TAGS:

Griñán recibió ayer al coordinador de IU, Diego Valderas.

Después de haber amarrado ayer los apoyos "sin fisuras" de IU y del PA al pacto político para impulsar la gran caja andaluza, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, recibirá hoy al líder de la oposición, Javier Arenas, del que espera obtener un respaldo similar a su hoja de ruta que marcó el pasado jueves en el Parlamento. Pero 24 horas antes de este encuentro, el presidente del PP de Granada, Sebastián Pérez, aseguró que Arenas apoyará la fusión que ha iniciado Caja Granada para unirse a entidades de fuera de la comunidad (Caja Murcia, Caixa Penedès y Sa Nostra). Este camino es incompatible con la gran caja que acarician los socialistas y que están convencidos de que se cerrará antes de agosto. En la dirección del PP-A nadie desautorizó a Pérez ni negó esta postura. El secretario general, Antonio Sanz, jugó a la ambigüedad. Preguntado machaconamente por Caja Granada, insistió en que el modelo del PP es el de cajas "solventes" que garanticen la "fortaleza" del sistema financiero andaluz.


En la Junta y el PSOE confían en que Arenas no ponga obstáculos al proyecto de la gran caja andaluza. Entre los dos grandes partidos ya ha habido contactos que han dado sus frutos, como la propuesta que ambos pactaron en el pasado pleno de la Cámara para sacar a los cargos locales de los consejos de administración de las entidades. Ese mismo día, el líder popular calificó de "edificante" el debate que Griñán mantuvo con Diego Valderas (IU) sobre este asunto e insistió en dejar las cajas fuera de la batalla política. Pero de la postura del PP sobre Caja Granada sólo se sabe lo que ayer dijo su presidente provincial. Pérez dejó claro que la opinión de Arenas era la misma que la suya: "Defensa a ultranza de la actuación que el presidente y los órganos de Caja Granada han tomado y apoyo al sistema Institucional de Protección (SIP)" que ha elegido. Aunque ningún dirigente del PP desdijo a Sebastián Pérez, fuentes populares sí lo desacreditaron, advirtiendo que no representa la posición del partido sobre las cajas andaluzas. "La postura del PP sobre las cajas es la que ha dicho el secretario general", remarcaron.


la amenaza localista. Lo que ha ocurrido con el PP granadino es muy parecido a lo que sucedió la semana pasada en el PSOE de esta provincia, cuando la secretaria provincial, Teresa Jiménez, sugirió que la fusión fría de Caja Granada con bancos del Levante también podría beneficiar a los intereses andaluces. La diferencia es que acto seguido Griñán, como secretario general del PSOE-A, salió a corregirla y pidió a sus secretarios provinciales que aparcasen los localismos y remasen juntos para alcanzar la gran caja. El líder del PP granadino casi repitió el argumento de Jiménez: "La opción de Caja Granada de expandirse al arco mediterráneo es muy interesante, por lo que pueda suponer para Granada y Andalucía".


La posición de socialistas y populares de Granada es clave para este proceso y dependerá del poder que tengan sobre los órganos granadinos las direcciones regionales de ambos partidos. El vicesecretario general del PSOE andaluz, Rafael Velasco, abundó en que trabajarán para que en este proyecto estén "todas las cajas andaluzas". Consideró que Caja Granada "no se ha movido hasta ahora porque no ha habido ningún ofrecimiento". El tiempo corre en contra. Caja Granada ha convocado el 6 de julio una reunión del consejo de administración para aprobar el SIP con las tres entidades foráneas. Lo que la Junta pretende es que se integre a través de una fusión fría con Unicaja y Cajasol.


Los localismos han dinamitado el proyecto de la gran caja andaluza desde que en 1999 la propusieron los socialistas. Los sindicatos y empresarios también barren cada uno para su territorio. El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, Gerardo Cuerva, criticó ayer que la gran caja atiende a intereses que "pueden ser políticos y de control" y cerró filas con la fusión foránea de Caja Granada. También el secretario regional de UGT, Manuel Pastrana, dijo que no variará su postura respecto a la entidad granadina por "meras declaraciones políticas". Por el contrario, desde CCOO, Francisco Carbonero instó a los directivos de CajaGranada a "no pensar en vía estrecha sino en global y en la gran caja". Griñán ha convocado esta semana a los sindicatos para sumarlos a la gran caja.

  • 1