sábado, 23 marzo 2019
17:26
, última actualización
Local

Arranca el juicio a Ibarretxe

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco juzga hoy al lehendakari, Juan José Ibarretxe, y a los dirigentes del PSE Patxi López y Rodolfo Ares. Los tres se sentarán en el banquillo de los acusados por reunirse con Batasuna en el año 2006 durante la tregua de ETA.

el 15 sep 2009 / 20:50 h.

TAGS:

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco juzga hoy al lehendakari, Juan José Ibarretxe, y a los dirigentes del PSE Patxi López y Rodolfo Ares. Los tres se sentarán en el banquillo de los acusados por reunirse con Batasuna en el año 2006 durante la tregua de ETA. En el banquillo también se sentarán los cinco batasunos que participaron en la cita.

El juicio, no exento de polémica, ha hecho saltar las reacciones partidistas desde uno y otro lado. Así, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, denunció ayer "la humillación" que supondrá para "una buena parte de la sociedad" vasca ver a "un lehendakari democrático" sentado en el banquillo de los acusados, y aseguró que lo que se enjuicia es "el diálogo político". Sin realizar un llamamiento a la ciudadanía para que acuda a la sede judicial, aseguró que "junto" al lehendakari "y con él, fundidos en una sola persona, se sentará en el banquillo todo el cuerpo social del PNV". Cada día, en el exterior e interior del Palacio de Justicia cargos nacionalistas acompañarán al presidente del Gobierno vasco. Tras una reunión extraordinaria de la Ejecutiva del PNV, Urkullu procedió a la lectura de una declaración en la que califica de "grave desatino" la vista oral y considera "grave y significativo" que se juzgue "al máximo representante institucional de un país por mantener reuniones públicas y con un fin legítimo con otros políticos".

Por su parte, el secretario general del PSE-EE, Patxi López, uno de los acusados, se mostró convencido de que el juicio al que se enfrenta por reunirse con dirigentes de la izquierda abertzale "quedará en nada" ya que "no hay nada punible" en su actuación y "no habrá ningún tribunal que pueda decir que la política no tiene que servir para avanzar en el camino de la paz". También, el secretario de organización del PSE-EE, Rodolfo Ares, afirmó ayer que "volvería a hacer lo mismo" si tuviera que repetir la reunión que mantuvo con Batasuna durante la tregua de la banda terrorista ETA en 2006, y explicó que el "único objetivo" que tenían las reuniones era acabar definitivamente con el terrorismo.

Desde otra perspectiva política, completamente contraria, se pronunció el portavoz del PP en el Parlamento vasco, Leopoldo Barreda, que calificó las reuniones con Batasuna como "un error político manifiesto". El dirigente popular, a través de un comunicado, denunció que la vista "es consecuencia de una política de negociación con ETA que vivimos hace algunos años y que supuso la legitimación de ETA". Barreda denunció que, fruto de aquel modo de actuar, "unos y otros corrieron a sentarse con los terroristas, a adelantarse unos a otros en esa negociación", cometiendo "un error".

  • 1