martes, 19 marzo 2019
18:01
, última actualización
Local

Artesano por un día

Ir de compras a la calle San Jacinto o a tapear un domingo es un buen plan al que ahora puede añadir otro: convertirse en un artesano del barro, en un pintor o en un actor.

 

el 09 ene 2010 / 21:05 h.

TAGS:

Antonio Campos muestra cómo se modela con un torno.

¿Le gustaría ser por una vez ese actor al que tanto admira? ¿O tener las manos de ese alfarero que modeló el jarrón que tanto le gusta? Y, por qué no, ¿ser capaz de pintar aquel paisaje que aún guarda en la retina? Pues ahora lo tiene tan fácil como acudir uno de estos fines de semanas a la calle San Jacinto, en el corazón de Triana.

Aunque el tiempo no ha acompañado, desde el pasado 2 de enero el Distrito Triana ha puesto a disposición de sus vecinos, y de todo aquel que se le antoje, cuatro talleres en los que poder desarrollar distintas facetas artísticas. Sin duda, una buena forma de disfrutar de esta zona de la ciudad, en la que el peatón le ha ganado espacio al coche. De hecho, esa es la intención del Distrito, dar vida a esta calle y al comercio de la misma.

Si hace una parada entre compra y compra, más ahora con las rebajas recién estrenadas, o en al tradicional tapeo dominguero, usted podrá aprender las técnicas básicas de la pintura o aprender a pintar cerámica. En cambio, si le va más eso de ser espectador que actor, también puede contemplar en vivo y en directo cómo maneja un artesano el torno en el que da forma a sus creaciones. O, si lo prefiere, también puede contemplar cómo los niños improvisan los personajes de un cuento elegido al azar.

"Es una forma de fomentar la artesanía de Triana que está olvidada", asegura Antonio Campos, el alfarero encargado de impartir el taller de artesanía. Él, que tiene su lugar de trabajo en la calle Alfarería número 22, se pasó la mañana de ayer sentado en su torno, dejando con la boca abierta a los que pasaban por allí. Hubo quien se animó a imitarle, pero para lograr su destreza es necesario algo más que cinco minutos. En su taller, además, se pueden pintar las figuras de barro que luego serán cocidas en el horno de este artesano, que "se pueden recoger aquí mismo a las dos semanas y llevárselas a casa".

En la misma calle, unos críos disfrutan de la magia del teatro y, por unos minutos, se convierten en improvisados actores. "La mayoría de la gente que se ha acercado son niños, por lo que hemos elegido un cuento para representarlo", señala la responsable de este taller y coordinadora de esta actividad, Irene Granados. Irene asegura que la actividad está teniendo "muy buena aceptación", hasta el punto que un grupo de alemanes "se han animado a participar".

En el Paseo de la O, aunque previsiblemente se trasladará a la calle San Jacinto, está el taller de artes gráficas. Junto al Guadalquivir, y pese al frío, fueron muchos los que se animaron a acercarse hasta allí y colgar en la orilla sus deseos hechos dibujos. "Hemos estado aplicando arteterapia, que no es más que liberar los deseos a través de las artes plásticas", indica el responsable de este taller, Sergio Cruz. Técnicas de estampación o conceptos básicos de pintura son algunas de las destrezas de las que podrán disfrutar los participantes, entre los que hay "poca juventud". "Son los que más se quejan de que no se hacen cosas y cuando las hay no participan", señala Sergio.

Su taller comparte protagonismo en el Paseo de la O con los pintores que cada fin de semana exponen sus obras en este rincón trianero. Allí se pueden comprar sus obras pictóricas, pero si lo que prefiere es algo más informal, tipo caricatura, no se preocupe. Pese a que no formaba parte de los talleres previstos, se ha unido a esta iniciativa otro artesano, cuya especialidad es "modelar" y las caricaturas.

Por un módico precio, además de contemplar el arte en acción y aprender técnicas de modelaje, también puede llevarse a casa una caricatura. "Son cinco euros, precio anticrisis", señala Jorge García. Ante esta ganga Mercedes Rodríguez y su marido no pudieron resistirse. Esta trianera exilada a Sevilla Este se llevó su retrato y el de su pareja. "Lo voy a poner en el salón enmarcado", dice, con su puente de Triana y todo de fondo. "Me parece una idea fantástica, otra forma de vivir Triana", asegura.

  • 1