Cultura

Artistas imitan a pintores consagrados en un homenaje al falsificador De Hory

La galería Montcada, ubicada justo delante del Museo Picasso de Barcelona, ha organizado hasta el 18 de febrero una exposición, bajo el título de "Pequeñas imposturas", en la que doce artistas se han prestado a imitar a pintores como Hopper, siguiendo la senda del falsificador Elmyr de Hory.

el 15 sep 2009 / 22:02 h.

La galería Montcada, ubicada justo delante del Museo Picasso de Barcelona, ha organizado hasta el 18 de febrero una exposición, bajo el título de "Pequeñas imposturas", en la que doce artistas se han prestado a imitar a pintores como Hopper, siguiendo la senda del falsificador Elmyr de Hory.

Los responsables del local, encabezados por el editor Rafael Martínez, propusieron hace unos meses a una docena de artistas un juego que consistía en ponerse en la piel de pintores consagrados como Bacon, Caravaggio o Rodchenko y elaborar una obra nueva a partir de la herencia dejada por estos maestros. Todo ello, teniendo en cuenta que se trataba de "homenajear" al pintor Elmyr de Hory, un hombre de origen húngaro afincado durante años en Ibiza, y que se considera el más famoso falsificador del siglo XX.

En declaraciones a EFE y desde la calle más "picassiana" de la ciudad condal, Rafael Martínez destacó que se ha articulado una exposición colectiva en torno a un falso "picasso" y a un "matisse" de Hory, de quien se cuenta que una vez el mismo Pablo Picasso dio por buena una falsificación suya.

Los artistas que participan en la colectiva son Meritxell Durán, que se mete en la piel de Basquiat; Pedro García Villegas, que actúa como un auténtico Balthus; Regina Giménez, que traza un lienzo siguiendo a Rodchenko; Jordi Marsal apuesta por Caravaggio, mientras que Miriam Miras imita la técnica de Henri Rousseau.

Otros pintores que se han prestado al juego son Montesol (Claude Monet); Carmen Pinart (Édouard Vuillard); Juliet Pomés Leiz (Giorgio Morandi); Philip Stanton (Juan Gris); Bruno Tessier (Paul Gauguin); Daniel Torres (Edward Hopper) y Stéphane Villafane (Francis Bacon). Las 26 obras que se exponen, con técnicas mixtas sobre papel, madera y tela, se ponen a la venta con precios que van de los 800 a los 3.500 euros.

Martínez comentó que quedó fascinado por la figura de Elmyr de Hory cuando leyó su biografía en los años ochenta, escrita por el norteamericano Clifford Irving, con el título de ¡Fraude! y que, precisamente ahora, ha reeditado con un capítulo inédito Norma Editorial. A su juicio, se trata de un pintor, que acabó suicidándose, "increíblemente valiente, porque toda su vida fue de museo en museo mostrando su obra no verdadera, que le adquirieron muchos galeristas, lo que le permitió llevar un alto ritmo de vida".

Fue a mediados de los años setenta cuando se publicó la noticia, reflejada en los periódicos de todo el mundo, sobre un noble venido a menos que vivía en Ibiza y que era el responsable del mayor fraude de toda la historia del arte. Las miles de obras de Hory, de autores como Picasso, Vlaminck, Matisse, Degas, Dufy o Cézanne, habían sido vendidas a lo largo de los años tanto a museos, galerías de arte y coleccionistas de todo el mundo

  • 1