lunes, 18 febrero 2019
11:36
, última actualización
Local

Ascenso complicado

el 14 jun 2010 / 06:27 h.

TAGS:

Ganar y sólo ganar en Salamanca. Ese era el objetivo. Sólo lo cumplió la ejemplar afición verdiblanca. Lo demás ya lo saben. La Real Sociedad, que necesitaba un punto para ascender, lo hizo ganando su partido al Celta de Vigo.

El Levante, que debía de vencer al Castellón en Valencia y esperar fallos de los rivales, también lo consiguió en el año que celebra el centenario de su fundación. El Hércules debía remontar un 0-1 del Rayo Vallecano ante sus leales y le dio la vuelta al partido. Sólo el Betis no hizo los deberes aun contando con una afición volcada esperando que ese fallo final no se produjera. Ahora sólo queda el milagro.

Las cuentas. Ganar al Levante y esperar que el Hércules no sea capaz de hacerlo en el histórico Stadium Gal al Real Unión de Irún no es una quimera. Todavía no hay nada perdido. Ahora bien, el Real Betis está en manos de terceros. Por un lado, que el Real Unión, que se juega el descenso, gane o al menos empate ante el Hércules de Alicante, porque con el Levante ascendido el Betis no debe tener problemas en su estadio para sacar su partido adelante. Los números en fútbol no siempre salen y se ha demostrado en esta penúltima jornada donde los de Víctor Fernández han dado otra deplorable imagen con una incapacidad impropia de un equipo que tiene que ganar a toda costa para ascender.

El Betis es su afición. He querido dejar para el final el papel de una afición que está a años luz de sus dirigentes, de sus técnicos y de sus jugadores. Si el Betis ha llegado vivo hasta el final sólo se debe a sus aficionados. Sus futbolistas han estado muy por debajo, demasiado, de lo que se esperaba de ellos y cuando se vio una pequeña luz en el túnel se lanzó en busca del objetivo. El golpe moral que ha recibido en Salamanca, hasta donde llegaron 10.000 incondicionales del escudo de las trece barras verdiblancas, ha sido durísimo pero sabrá levantarse.

Espero que, pase lo que pase ante el Levante en la última jornada, los que mandan y los que juegan sepan darle a esta afición de Primera lo que se merece. Repito, esta afición está a años luz de sus jugadores. Es más, estos aficionados no se merecen un equipo, aun ascendiendo de carambola en la última jornada si al final se produce, como el que esta temporada ha tenido que soportar tantísimas tardes.

  • 1