sábado, 16 febrero 2019
20:54
, última actualización
Local

Asesina a su ex pareja en plena calle a golpes con una azada

La víctima había puesto dos denuncias y tenía una orden de protección y servicio de teleasistencia.

el 01 jul 2010 / 19:02 h.

TAGS:

El crimen machista se produjo a plena luz del día en la calle principal de Pinos Puente.
A plena luz del día y en medio de la calle, sin importarle que hubiera testigos. Así acabó ayer J.H.F., de 62 años, con la vida de la que fue su pareja durante cinco años, Rafaela R.C., de 42 años, que se convirtió en la décima víctima mortal de la violencia de género en Andalucía en lo que va de 2010. Ella había presentado dos denuncias por malos tratos y desde hace justo un mes tenía una orden de protección que ayer el hombre se saltó.

 

Según la Guardia Civil, el encuentro entre víctima y verdugo fue fortuito. J.H.F se cruzó con su ex cuando iba en moto. Tras discutir con ella, la golpeó en la cabeza y el cuello con una azada hasta matarla.
Fueron los propios viandantes que a esa hora, las 12.40 del mediodía, llenaban la céntrica calle Real los que, al escuchar los gritos y contemplar la escena, avisaron a la Guardia Civil y a los servicios sanitarios, que sólo pudieron certificar su muerte al llegar a la altura del número 14 de la vía principal del pueblo. El agresor se entregó en el cuartel de la Benemérita.

La víctima era usuaria del Centro de la Mujer de Pinos Puente y venía precisamente de la consulta psicológica. "Cuando se dirigía a la farmacia para adquirir los productos que necesitaba para su tratamiento fue cuando se encontró con su presunto agresor", según explicó el alcalde Vicente Mario García (IU).

La mujer había mantenido una relación sentimental durante unos cinco años con el presunto agresor, con quien no tenía hijos, y llevaban un tiempo separados. Rafaela presentó dos denuncias contra su presunto asesino por malos tratos y a raíz de ellas, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Granada decretó una orden de alejamiento el pasado 2 de junio, además de contar con un servicio de teleasistencia.
Se da la circunstancia de que la Guardia Civil la visitó el día antes de su muerte, de acuerdo con el protocolo de protección según su nivel de riesgo, y Rosario dijo a los agentes que estaba "tranquila" y que no había sido molestada por su ex pareja, según informó la Subdelegación del Gobierno en Granada.
Como resultado de esa entrevista así como un juicio celebrado el pasado 21 de junio, se procedió a una nueva valoración de riesgo y "se adoptaron las medidas que corresponden al protocolo establecido por el Ministerio del Interior". Rafaela estaba tramitando la atención psicológica y las ayudas para víctimas de violencia de género con el Instituto Andaluz de la Mujer.

"No estaba tranquila, pero había ido a juicio y estaba saliendo adelante", señaló la coordinadora provincial del IAM, Carmen Solera. De hecho, la consejera de Igualdad, Micaela Navarro, afirmó que había rechazado vivir en una casa de acogida porque "entendía que su pareja ya no estaba tan agresivo".

El Ayuntamiento decretó un día de luto oficial y convocó una concentración de repulsa hoy a las 10.00 horas. El alcalde declaró que este municipio de 13.500 habitantes vive "consternado", ya que se trataba de una vecina "muy querida". Rafaela padecía una deficiencia visual y ayudaba a su madre en la venta de cupones cada día por las calles del pueblo. El presunto agresor también era conocido en la localidad y actualmente estaba en paro.

Tanto la corporación municipal, como la Junta de Andalucía y el ministerio de Igualdad mostraron sus condolencias a los familiares de la víctima e insistieron en la importancia de no minimizar los riesgos.

  • 1