lunes, 18 febrero 2019
19:23
, última actualización
Local

Así se predice la sequía

Tres universidades andaluzas -la Hispalense, la Olavide y la de Córdoba- idean un software para predecir la escasez de agua en cada zona.

el 30 may 2010 / 17:08 h.

TAGS:

Las universidades andaluzas Pablo de Olavide, Sevilla y Córdoba y la Fundación Centa han presentado un proyecto para crear un "mapa de vulnerabilidad a la sequía", que permitiría evaluar diferentes opciones de gestión del agua a fin de adoptar la más conveniente.

 

Con esta herramienta visual se podría determinar el momento en que empieza y termina una sequía en una zona determinada y cuáles serían sus efectos, prever escenarios de futuro de sus recursos hídricos -como un hipotético aumento de la población- y evaluar el impacto económico que acarrearía la adopción de una u otra decisión relacionada con la gestión del agua, según explicó a Efe César Alcácer, uno de los responsables del proyecto.

"Actualmente es fácil determinar cuándo se va a producir una inundación, por ejemplo, pero en el caso de las sequías es muy difícil hacerlo", apunta Alcácer. La adopción de políticas para atajar un supuesto caso de sequía en una zona suele implicar restricciones al uso del agua, "y esto genera conflictividad", de ahí la importancia de contar en esas circunstancias con una herramienta que ayude a evitar o, en su caso, mitigar los efectos de las sequías.

Pero la elaboración de este diagnóstico a través del uso de indicadores sobre la situación de los recursos hídricos y sus posibles efectos en las zonas estudiadas es sólo la primera fase del proyecto. El paso siguiente consistirá en desarrollar un modelo en el que, al introducir determinadas variables -como el cambio de un tipo de cultivo por otro-, se muestren las características de ese escenario alternativo en relación con las nuevas necesidades de agua. Una tercera "vuelta de tuerca" que estos investigadores pretenden conseguir es que, además, el sistema permita establecer el coste económico de la sequía y de las alternativas que podrían adoptarse para gestionarla.

"Si por ejemplo se decide sustituir un cultivo por otro que requiera menos consumo de agua, con esta herramienta informática podremos valorar el coste que conlleva esta decisión", subraya Alcácer. Aunque está convencido de las posibilidades que puede ofrecer este instrumento en el asesoramiento de los gestores, deja claro que la decisión "nunca la va a tomar un ordenador, sino una persona o un grupo de ellas".

De momento se ha presentado la iniciativa a la convocatoria de ayudas para investigación de excelencia de la Junta de Andalucía y se pretende que atraiga además financiación de convocatorias nacionales e internacionales de forma que resulte factible desarrollar esta herramienta en los próximos tres años.

  • 1