lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Economía

Astilleros de Sevilla tendrá nuevos dueños

Hoy se firma el plan que exige la salida de los actuales gestores

el 21 dic 2009 / 18:47 h.

Dos empleados de Astilleros de Sevilla realizando trabajos de corte y soldadura.

Habemus pacem. La Junta de Andalucía estima que la amenaza de Contenemar, socio minoritario de Astilleros de Sevilla -el grupo Astilleros de Huelva es mayoritario- de recurrir la hoja de ruta que ha de salvar la industria naval no es un obstáculo para firmarla y traer el sosiego a las factorías onubense e hispalense. Quedan horas para sellar un acuerdo que conlleva la entrada de nuevos socios en la segunda, mientras que la primera, además, será sometida a una reestructuración.

La paz llega tras un largo proceso de negociaciones, en las que la agencia IDEA, que se adscribe a la Consejería de Innovación, ha llevado la batuta y aguantado los reiterados desaires hacia la Junta de Andalucía de un accionista, el armador onubense, que se ha resistido hasta el final a aceptar los planes que sacarán a la empresa naval del atolladero en el que está inmersa por la asfixia financiera.

Así, los servicios jurídicos del departamento que dirige el consejero Martín Soler creen que la salvedad que Contenemar -firma sometida actualmente a concurso de acreedores, es decir, está en suspensión de pagos- introdujo en el acta del último consejo de administración de la atarazana sevillana no arrastrará secuela alguna que impida rubricar aquel concordato.

En ese consejo, el grupo Contenemar argumentó que no podía votar a favor de tal hoja de ruta porque sus activos, entre ellos el 20% en Astilleros de Sevilla, se encuentran sujetos a las decisiones que adopten los administradores concursales de aquél, y que éstos, por tanto, podrían anular el sí que dio el accionista mayoritario a los planes de IDEA.

Contenemar, asimismo, hacía referencia a la existencia entre los socios de un pacto por el que toda decisión relevante para Astilleros de Sevilla tendría que se adoptada por "más" del 80% del capital. Por tanto, irremediablemente su voto se hacía imprescindible.

En cambio, ninguna de las dos mencionadas advertencias impiden el avance legal de la solución para la factoría sevillana. Desde la Administración autonómica no concretaron más argumentos, si bien una clave podría estar en que la entrada de nuevos socios en la atarazana se haría con cargo a la participación (80%) de Astilleros de Huelva, dejando intacta -o al menos en principio- la de Contenemar.

La hoja de ruta diseñada para los astilleros sólo altera un punto respecto a los planes iniciales de IDEA y que cosecharon un no rotundo del armador onubense. No habrá un cese ordenado de la actividad industrial en la factoría de Huelva, y sí una reestructuración, para que su especialización principal sea la reparación de barcos.

Mientras tanto, se permitirá la finalización de los dos grandes buques que aún están en cartera, los que darán garantías laborales a corto plazo para la plantilla. Para el medio y el largo, los planteamientos de la Consejería pasan por crear en la zona un entorno industrial que permita absorber en un futuro el seguro excedente de trabajadores.

Condición sine qua non es que los actuales administradores del grupo naval se vayan.

Según fuentes autonómicas, nadie querría invertir si ellos siguen en los puestos y con la misma porción de las acciones. Y para Astilleros de Sevilla, en la Consejería dicen tener inversores con interés en entrar en el capital, pues esta atarazana posee garantías de viabilidad, dudosas en el caso de Huelva.

"Un avance tras un trabajo largo y tortuoso"

El consejero de Innovación, Martín Soler, dijo ayer que, tras analizarlos los servicios jurídicos de su departamento, los acuerdos de los consejos de administración de Astilleros de Huelva y Astilleros de Sevilla, que respaldaban la hoja de ruta para la industria auxiliar, "son válidos y encajan perfectamente en el planteamiento" realizado por la Junta de Andalucía.

Éste pasa, aclaró, por el objetivo de "reconvertir y modernizar" la compañía, a la vez que mantener la actual plantilla, conformada por dos millares de trabajadores. "Es el inicio de mantenimiento de la actividad industrial", puntualizó.

"Es una muy buena noticia para esas familias, cuyos empleos estaban en el aire por una gestión privada que creo negativa y que ahora nosotros, de común acuerdo con los sindicatos y con un nuevo plan de financiación, vamos a solventar", destacó Soler. Celebró este avance en la solución del conflicto de los astilleros después del trabajo "largo y tortuoso" abordado por el Gobierno andaluz.

  • 1