lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Economía

Banca Cívica emprende una gira mundial para captar accionistas

Abarcará países como EEUU, donde prevé atraer a 300.000 clientes en un lustro.

el 08 feb 2011 / 13:28 h.

Los copresidentes de Banca Cívica, Antonio Pulido y Enrique Goñi, en el encuentro informativo ayer en Madrid.

Toca buscar accionistas aquí, en España, o fuera de nuestras fronteras, sea en EEUU, Europa o China. Banca Cívica, la entidad surgida de la fusión fría (Sistema Institucional de Protección o SIP) de Caja Navarra, Cajasol, Caja Burgos y Caja Canarias, iniciará la próxima semana una ronda internacional para captar inversores de cara a su próximo desembarco en la bolsa e imprimirá a su crecimiento un ámbito no sólo nacional, sino también internacional, con un primer destino, Estados Unidos.

Lo anunciaron ayer en Madrid los copresidentes de Cívica, Antonio Pulido y Enrique Goñi, en su primera rueda de prensa conjunta, en la que desgranaron la estrategia de crecimiento y cuándo y cómo abrirse a los inversores externos, novedad en las cajas de ahorros, que hasta ahora no tenían accionistas.

La salida a bolsa será inmediata, si se puede en verano, pues en verano, y si no, a más tardar en el otoño, siempre y cuando se cumplan los plazos marcados por la CNMV y se den, además, las condiciones propicias en un mercado que acogerá no sólo el estreno de Cívica, sino también del resto de SIP que acudirán al parqué a la búsqueda de financiación. Quien da primero da dos veces, según el dicho, y la entidad, cuya sede social se ubicará en Sevilla, quiere aprovecharse de que es la primera fusión fría que se cierra por completo en el actual proceso de reestructuración de las cajas de ahorros.

¿Cómo seducir a los inversores? Pulido y Goñi explicaron que Cívica dedicará la mitad de su beneficio neto al reparto de dividendos, la quinta parte se destinará a reservas y el resto, a la Obra Social. Los ejecutivos, asimismo, presumieron de solvencia, tras el proceso de saneamiento ejecutado ya en el balance común para así cubrirse frente a los riesgos del crédito, de liquidez -si se cerraran ahora mismo los mercados internacionales de capital habría dinero suficiente para dos años, dijo el presidente de Cajasol- y de la amplia diversificación geográfica del negocio.

Llegados aquí quisieron remarcar que el de Cívica es un proyecto que no se constriñe al mercado nacional, sino que tiene proyección internacional. No en vano, se han puesto las miras en EEUU, donde ya trabaja Caja Navarra, con la previsión de captar en un lustro 300.000 clientes, "sobre todo de la costa oeste", y no precisamente con oficinas físicas, sino a través de internet (banca on line) y de entidades sociales de la zona, que actuarán, en cierta medida, como agentes comerciales.

La entidad no se quedará quieta hasta la salida a bolsa. Previamente mantendrá contactos con potenciales inversores que quieran entrar en su capital, siempre dentro del tramo destinado al parqué. ¿Cuánto? Mínimo del 25%, que es impuesto por la CNMV, máximo del 40%. En cualquier caso, aseveró Goñi, el porcentaje de free float (acciones que se compran y venden) y la capitalización (valor bursátil total, que no reveló) serán suficiente para entrar en el índice Íbex 35. Mientras tanto, se irá concretando un plan para reducir la cartera industrial, es decir, de ventas de participadas, ya que las nuevas normas internacionales de contabilidad (Basilea III) "penalizan" la tenencia.

Negociaciones, reconocieron, existen ya abiertas con inversores nacionales e internacionales, y se reforzará la búsqueda con una gira por EEUU, Europa y China. Las puertas están abiertas incluso al fondo estadounidense JC Flowers, cuyo desembarco en Banca Cívica se frenó, no se olvidó, a raíz de la incorporación de Cajasol al SIP a finales de 2010. Por si acaso, y quizás soltando lastres, los directivos dejaron claro que la entidad, a todos los efectos, "operará como un banco que cotiza en bolsa y cuyo principal objetivo, pues, será obtener rentabilidad para los accionistas". Estamos hablando, comentaron, de una "fusión plena" del negocio financiero, que en 2015 generará un beneficio bruto (antes de impuestos) de 800 millones de euros, casi el triple que en 2009.

Saneamiento. "Nuestra cartera está saneada, parte de los deberes [en referencia a cierres de oficinas y recortes de plantilla] están ya hechos y seremos, con Cívica On (banca por internet), las redes sociales [intermediarios] y el menor protagonismo en el negocio de las sucursales tradicionales, muy baratos en el uso de los recursos". Por si quedara alguna duda, previsión de clientes: 6 millones en 2015, frente a los 3,4 en 2009.

El valor Cívica es rentable, "económica y socialmente", y de ello tratarán de convencer a la treintena de inversores institucionales con los que Pulido y Goñi se reunirán. Si alguno se incorpora antes de la salida a bolsa, bienvenido sea.

Es más, sentenciaron, no se salta al parqué por necesidades de capital ni para cubrir los mínimos exigidos por el Gobierno, sino para conseguir financiación para "nuestro crecimiento, tanto nacional como internacional".

No más divorcios

"Es imposible seguir divorciados de los clientes". Con esta sentencia, Enrique Goñi, copresidente de Banca Cívica, anunciaba un nuevo modelo bancario en cuya definición, aseveró, han participados los ciudadanos a través de decenas de miles de encuestas. Por un lado, la captación de accionistas, a los que hay que responder con rentabilidad y, por tanto, dividendos. Por otro, los clientes, que podrán determinar cómo se reparten los recursos de la Obra Social y premiarán o castigarán, salarialmente hablando, a los directivos. Y, por último, los grupos que llamó "de interés", que son aquellas fundaciones, universidades, ONG, etcétera, que reciben financiación para programas sociales. Estos últimos jugarán gran protagonismo en la estrategia de crecimiento del negocio, puesto que actuarán como una especie de comerciales, dado que mientras más clientes capten, más recursos tendrán para sus proyectos. Tú me das, yo te doy. Si en la actualidad el 90% del negocio se fragua en las sucursales tradicionales, en 2015 será el 65%, mientras que el 35% restante procederá de las denominadas Redes Banca Cívica (pasará del 8% al 20%), que son precisamente esas instituciones sociales, y de Cívica On (del 2% al 10%), que opera por internet. Para acercar la entidad a los usuarios, se ha concebido el concepto de Civiteca, sucursales que combinan los servicios financieros típicos con espacios lúdicos, recintos para que jueguen los niños y salas de internet. Se implantarán por toda España, si bien Antonio Pulido dejó claro que las marcas de las cajas no se pierden. Cajasol seguirá siendo Cajasol, aunque su logotipo incluirá el del grupo.

 

  • 1