jueves, 21 febrero 2019
11:14
, última actualización
Cultura

Bellver da un ultimátum a Cultura tras cancelarse su exposición de otoño

La Junta dice que intentará hacerla en enero y el coleccionista da de plazo hasta abril. Paulino Plata ignora si se celebrará la muestra comprometida: “No sé qué decir sobre eso. No lo sé todo”

el 19 jul 2010 / 20:59 h.

Bernardo Bueno, Paulino Plata, el alcalde y Maribel Montaño (derecha).

La Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Sevilla han conseguido acabar con la paciencia de Mariano Bellver, el coleccionista de arte bilbaíno que lleva siete años ofreciendo a ambas administraciones donar a la ciudad de sevilla sus valiosos cuadros, valorados en casi diez millones de euros, a cambio de que éstos se expongan en el Museo de Bellas Artes.

Cuando las negociaciones para culminar esta cesión gratuita parecían ya encauzadas, un nuevo revés hace peligrar la operación y deja en el aire el futuro de 300 lienzos y más de 300 piezas de mobiliario y objetos de arte decorativo.

Dos cuestiones son las que han contrariado a este generoso mecenas. Por una parte, el anuncio del Ministerio de Cultura de que la ampliación de la pinacoteca que albergará sus obras se prolongará hasta 2014, por lo que hasta 2015 no podrá ver su sueño hecho realidad. “Con más de 80 años, a ver cómo me garantizan a mí que estaré aquí en 2015. Y si yo falto, mi mujer no piensa dejar que salga ni un solo cuadro de mi casa, porque estamos hartos de esta tomadura de pelo de la Junta y el Ayuntamiento”, dijo el coleccionista ayer a este periódico.

De otro lado, la muestra temporal que se iba a celebrar este otoño en el Bellas Artes con una selección de las mejores obras de Bellver –uno de los puntos que habían acordado la consejería, el Consistorio y el coleccionista– ha sido aplazada sine die. “No sé nada. Me han dicho que no hay dinero para hacerla este año. Estoy harto de hablar con ellos, acordar una serie de cosas y ver cómo luego lo incumplen. Si el 31 de marzo de 2011 no se ha organizado esta exposición, romperé las conversaciones y volveré a negociar con otras entidades que sí están interesadas en mis cuadros. No puedo más, llevo siete años diciendo públicamente que regalo una colección de piezas de arte que vale muchos millones y las administraciones lo único que han hecho ha sido poner trabas”. Unas declaraciones en el mismo sentido ya las realizó Mariano Bellver el sábado en una entrevista con Diario de Sevilla.

Ayer, el consejero de Cultura, Paulino Plata, acudió a la Plaza Nueva para visitar una exposición al aire libre, organizada por la Fundación Barenboim, junto al alcalde de Sevilla. Allí, preguntado sobre si es cierto que la muestra comprometida con Bellver para este otoño se ha pospuesto, el consejero respondió: “No lo puedo confirmar, porque no conozco ese detalle. No lo sé todo, como es lógico, y ese es un asunto sobre el que ahora mismo no sé qué decir. Que yo sepa, no hay una dificultad, pero ese detalle no lo puedo contestar ahora mismo”.

Se da la circunstancia de que la cesión de la colección Bellver es una de las cuestiones más relevantes que la Consejería de Cultura tiene abiertas en la ciudad de Sevilla, ya que la desidia institucional –en aquel caso, del Ayuntamiento– dio al traste con la intención de Carmen Cervera de crear un Museo Thyssen en la capital hispalense.Ayer, junto al consejero Plata, se encontraba la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño, que también asistió a la visita en la Plaza Nueva. Como estas negociaciones las llevan al alimón ambas administraciones, los medios le preguntaron si ella podía dar algo más de información. Su respuesta: “Me remito a las declaraciones que ha hecho el consejero, cuando haya noticias pues se darán”.Ante el evidente descontento que estas respuestas habían generado entre los medios, el consejero pidió a su delegado provincial, Bernardo Bueno –que también acudió ayer a la visita–, que aclarara el asunto.


Bueno explicó que los problemas que han motivado la suspensión de la exposición este otoño no son exclusivamente económicos –que también–, sino que además son de falta de espacio, ya que el coleccionista “quiere mostrar muchas obras y todas no pueden ser”. En cualquier caso, aseguró que todo “se resolverá” y que espera que en enero pueda inaugurarse la muestra, aunque tampoco dio por cerrada esta fecha. “Exposición habrá seguro”, dijo ante las preguntas sobre el ultimátum dado por Bellver.


Bueno esgrimió que las pretensiones de Bellver son “complicadas” de atender desde el punto de vista museístico, aunque garantizó que “se está buscando” una solución. Por último, dijo comprender el enfado del coleccionista y anunció que se reunirá próximamente con él.

  • 1