martes, 20 noviembre 2018
18:11
, última actualización
Economía

Berlín y París cierran un acuerdo para recapitalizar el sector bancario europeo

Merkel y Sarkozy pactan una postura común ante la presión de la Comisión Europea, EE UU, el FMI y el Banco Mundial; y anuncian un paquete de medidas anti-crisis para este mes.

el 09 oct 2011 / 16:54 h.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado, junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy, la determinación de ambos países de apoyar una recapitalización de la banca europea y ha apremiado a una "pronta ratificación" del reforzado fondo europeo de rescate (FEEF) por todos los países implicados.

"Estamos decididos a defender y apoyar a la banca porque es fundamental para dar una salida sólida y duradera a la crisis de la deuda", ha dicho Merkel.

El presidente francés ha hecho énfasis en el "esfuerzo común" de París y Berlín para trabajar "estrechamente y de acuerdo" en esa dirección y ha instado a los países europeos a resolver todos sus problemas financieros antes de la reunión del G-20 en noviembre. Ambos mandatarios han coincidido también en la necesidad de realizar "importantes modificaciones" en los tratados constitutivos de la Unión Europea.

El presidente francés ha anunciado también que a finales de octubre los dos países presentarán un paquete de propuestas para restablecer la zona euro. "Somos conscientes de que Alemania y Francia tienen la responsabilidad de estabilizar los países de la Unión Europea", ha dicho Sarkozy ante su homóloga alemana.

"Tenemos que dar una respuesta que sea sostenible. Hemos decidido ir en esta dirección con la intención de que Europa resuelva sus problemas antes de la reunión del G-20 en Cannes", ha añadido, aunque no ha podido dar más detalles porque era "demasiado pronto". Lo que sí ha avanzado es que sus propuestas incluyen un plan de recapitalización de los bancos europeos, la acelerada coordinación en la zona euro y hacer frente a la deuda de Grecia.

Merkel y Sarkozy se han visto en Berlín con una desesperada y ambiciosa agenda sobre la mesa. La enésima cumbre urgente parecía pensada para enviar, finalmente, una señal política de unidad y determinación. Algunos esperaban incluso que la reunión sirviera para lanzar un nuevo tratado europeo que resuelva las deficiencias mostradas por la UE durante la crisis. Las patronales francesa, alemana e italiana lo reclamaron el sábado negro sobre blanco en una solemne nota conjunta, en la que piden "más integración" europea y el programa de recapitalización bancaria.

Merkel y Sarkozy se han mostrado finalmente de acuerdo en que es urgente recapitalizar la banca. Quizá han hecho efecto las críticas y presiones del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, del presidente de EE UU, de la Comisión Europea y de las patronales de las mayores economías europeas. O tal vez ha sido el golpe de realidad que ha supuesto el ruidoso batacazo del coloso bancario franco-belga Dexia.

La mayor dificultad para un acuerdo era la forma de refinanciar a los bancos con problemas. Alemania abogaba por el mercado y las nacionalizaciones. París deseaba que el dinero saliera en primer lugar del fondo europeo de rescate.

  • 1