jueves, 13 diciembre 2018
14:54
, última actualización
Deportes

Betis-Racing: el principio de las finales

Los verdiblancos se juegan media salvación frente al antepenúltimo. Iriney es baja por un esguince.

el 24 mar 2012 / 22:04 h.

Pereira, que podría ser titular, se va cabizbajo tras el 1-1 con el Espanyol.

Diez partidos quedan para que acabe la temporada y el Betis, por culpa suya y de nadie más, empieza a jugar sus particulares finales de casi todos los años. Si el conjunto de Pepe Mel hubiese mostrado en las 28 jornadas anteriores el mínimo de regularidad que se le presupone a una buena escuadra de Primera, si no hubiese perpetrado aquella racha de un punto de 30, si hubiese hecho algo más que sumar dos puntos en los cinco últimos partidos, o simplemente si no hubiese regalado ese ridículo gol al Espanyol en el minuto 93... Si no hubiese protagonizado alguno de estos desastres, sólo uno, el choque de esta tarde contra el Racing no sería fundamental ni clave para determinar si el Betis hace honor a sí mismo y sufre hasta el final o, por el contrario, se garantiza cierta tranquilidad en los dos últimos meses de competición. Pero ninguna premisa se dio, todos y cada uno de esos momentos fueron reales como la vida verdiblanca misma y hoy, ante el antepenúltimo, toca final.

La trascendencia de este Betis-Racing es más que conocida, pero esto no sería una buena previa si no se recordase el dato: los verdiblancos de Heliópolis tienen siete puntos de ventaja sobre los verdiblancos de El Sardinero, que marcan la frontera del descenso junto al Sporting, así que un triunfo distancia al Betis a diez puntos del Racing y puede que a los mismos del Sporting si la escuadra gijonesa cae en su visita al Athletic; pero claro, una derrota acerca la línea crítica a cuatro puntos del Betis con 27 aún por delante. Y en juego también estará el goal average: en la primera vuelta, 1-0 para el Racing.

Para ser sinceros, a día de hoy es difícil ver en la Liga un partido peor que este Betis-Racing. Los dos andan en franca depresión. Los anfitriones acumulan cinco jornadas sin ganar y dos puntos de quince, mientras que los forasteros lo llevan peor, con diez jornadas sin disfrutar de una victoria (desde el 15 de enero, 0-2 en Pamplona) y 4 de 30 en ese parcial. Los cántabros, además, presentan una serie de cuatro derrotas consecutivas y acaban de dar el banquillo a Álvaro Cervera. Es el tercer peor equipo de la segunda vuelta (Betis) contra el más malo de ese periodo (Racing). En fin, cifras y más cifras que no hacen sino reflejar la mediocridad de los contendientes. Lo que se dice un cuadro, vamos.

En su intento de volver a ir por el buen camino y procurar que sus futbolistas dejen de estar nerviosos, Mel tiene un problema extra: Iriney sufrió un esguince en el ligamento deltoideo del tobillo izquierdo ante el Espanyol y no se recuperó a tiempo. Fabricio y Jonathan Pereira, sí. Cañas sustituirá al hispanobrasileño. No será el único cambio, ya que el míster anuncia más modificaciones para "refrescar": quizá  Pereira tenga la oportunidad que reivindica con sus asistencias, acaso Álex Martínez dé un descanso a Nacho, puede que Santa Cruz ocupe el sitio de Jorge Molina, quién sabe si Amaya sustituye a Dorado o Paulao... Muchas incógnitas para un encuentro que sólo admite una certeza: la victoria equivale a media salvación; la derrota, a medio descenso.

REAL BETIS: Fabricio; Nelson, Paulao, Dorado, Nacho; Jonathan Pereira, Iriney, Beñat, Jefferson Montero; Rubén Castro y Santa Cruz.

REAL RACING CLUB: Mario Fernández; Francis, Bernardo, Torrejón, Cisma; Colsa, Diop; Arana, Adrián, Edu Bedia; y Stuani.

Árbitro: Álvarez Izquierdo (c.catalán).

Estadio: Benito Villamarín.

Hora: 19.45. TV: Canal+Liga 2

  • 1