domingo, 16 diciembre 2018
18:52
, última actualización
Local

Blas Infante reta al tiempo

Sólo medio centenar de personas acudieron este domingo al monumento situado en La Gota de Leche para recordar al padre de la patria andaluza en el 78 aniversario de su fusilamiento. Su Fundación reivindicó la vigencia de su pensamiento. (FOTOS)

el 10 ago 2014 / 22:41 h.

TAGS:

La hija mayor de Blas Infante, María de los Ángeles Infante, en el momento de la ofrenda floral, ayer ante el monumento al padre de la patria andaluza. / fotos: J. M. Paisano La hija mayor de Blas Infante, María de los Ángeles Infante, en el momento de la ofrenda floral, este domingo ante el monumento al padre de la patria andaluza. / fotos: J. M. Paisano  

FOTOGALERÍA. 78 aniversario de Blas Infante

 

La crisis actual antes que crisis política y económica es una crisis humana y de humanidad». Así lo dejó anotado Blas Infante (1885-1936) en su texto La dictadura pedagógica (1921). 93 años después de aquel escrito, María de los Ángeles Infante, hija de aquel, y presidenta de la Fundación Blas Infante se encargó de llamar este domingo la atención sobre la vigencia de su pensamiento. Lo hizo en el contexto del tradicional acto de homenaje que la institución rinde cada año al padre de la patria andaluza con motivo del aniversario de su fusilamiento. Hasta el monumento en su memoria levantado en el sitio de su muerte en el Cortijo La Gota de Leche se desplazaron medio centenar de personas que quisieron sumarse a este acto de memoria histórica.

«Gracias a los poquitos que hoy, un domingo de agosto, habéis venido hasta aquí desde tantos lugares», dijo con emoción el vicepresidente de la Fundación, Pedro Ruiz-Berdejo. «Infante guardó durante toda su vida un delicado equilibrio entre el compromiso y la lealtad;y si los políticos de hoy hubieran leído y conocido su legado intelectual seguramente a todos nos hubiera ido mejor», aseguró recordando cómo en este lugar el político de Casares (Málaga) prorrumpió su «¡Viva Andalucía libre!» antes de ser acribillado por una tropa franquista.

Ruiz-Berdejo también se refirió veladamente a los movimientos sociales de indignados y a las nuevas formaciones políticas que, según su opinión, enarbolan hoy banderas que Blas Infante ya levantó. «Él alertó sobre instituciones inoperantes como el senado o la voluntad de construir un auténtico estado federal», concluyó.

Pilar Távora (izda.) junto a la hija de Blas Infante, María de los Ángeles Infante (c). / J.M.Paisano Pilar Távora (izda.) junto a la hija de Blas Infante, María de los Ángeles Infante (c). / J.M.Paisano

Tomó luego la palabra el histórico dirigente del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), Paco Casero, que comenzó recordando cómo «desde hace 34 años todos los 10 de agosto venimos aquí para rememorar a quien fue un ejemplo de compromiso a seguir». Luego aseveró que «la crisis que padecemos y que empobrece a Andalucía está motivada fundamentalmente porque los cimientos sobre los que nos movemos están basados nada más que en la especulación y en el dinero fácil». «Se hace más vital que nunca poner al alza los valores de Blas Infantes, quien insistió una y otra vez en que la solidaridad y la regeneración de esta tierra sólo puede venir del poder de sus habitantes», dijo.

Luego arengó con el objetivo de «construir un futuro mejor para el Sur, algo que lleva décadas persiguiendo el andalucismo histórico». Todo sin demérito de otras identidades porque, según Casero, «el de Infante es el único nacionalismo del mundo integrador» ya que, a diferencia de otros, «la ideología que él cinceló sólo obedeció a su propia consciencia y no a dictamen político alguno». Tuvo palabras también para el dramaturgo Salvador Távora, muy presente en el acto, y «al que le vuelven la cara los partidos principales» y para la propia Fundación «que subsiste con lo mínimo y sin apenas apoyos desde hace muchos años». Finalizó el sindicalista –que el 12 de febrero de este año inició una huelga de hambre por la dignidad del campo y contra el paro y la corrupción– asegurando que «la identidad, la idiosincracia y la cultura de este pueblo nunca se podrán globalizar».

Finalmente, María de los Ángeles Infante recurrió a la lectura de un par de textos entresacados de la obra ensayística de su padre. «Pudieron fusilarlo pero no humillarlo, porque Blas Infante era todo humanidad, coherencia y ética», concluyó. Al principio y al final el acto contó con la colaboración desinteresada de la Banda Municipal de Los Palacios, que interpretó en sendas ocasiones el Himno de Andalucía.

También se realizó la tradicional ofrenda floral, en la que participaron la Fundación Blas Infante, el Ateneo Popular, el Partido Andalucista –con Pilar Távora, candidata a la Alcaldía de Sevilla– y el Ayuntamiento de Archidona, municipio malagueño donde estudió el padre de la patria andaluza, representado este domingo por su alcalde, Francisco Jiménez Aguilera (IU).

El lugar en el que se produjo el fusilamiento de Blas Infante se encontró originalmente en un ámbito rural en las inmediaciones de un cortijo, conocido como La Gota de Leche por haber pertenecido a la antigua institución benéfica denominada Consultorio de Niños de Pecho y Gota de Leche. La Fundación Blas Infante adquirió estos terrenos en 1985 con el objeto de proceder a su identificación como lugar de interés histórico para Andalucía. El monumento, que comenzó a levantarse en 1983 y cuyo proyecto original del arquitecto José Ferrari sufrió con posterioridad modificaciones.

La composición, obra del escultor Sebastián Santos y de Juan Escribano, está formada por un basamento en el que se ubica un pedestal del que emergen dos columnas de mármol, las cuales sostienen una pieza de bronce en la que se lee:«Andalucía debe cumplir un ideal como realidad distinta y completa, como unidad espiritual viva, consciente y libre», y en la cara posterior «Viva Andalucía libre». En la zona superior se representan un grupo de palomas en el momento de desplegar sus alas. En 2006 se completó con la colocación de una escultura que representa a Blas Infante con los brazos abiertos en actitud consciente a la espera de recibir los disparos mientras se dirige al pueblo

  • 1