viernes, 18 enero 2019
08:49
, última actualización

Cae una banda que robaba DNI para comprar y lograr créditos

La Guardia Civil detiene a 9 personas, seis vecinas de Dos Hermanas, e imputa a otras 10 en la provincia

el 14 jun 2014 / 22:17 h.

Agentes de la Guardia Civil de Huelva y Sevilla han llevado a cabo esta operación. Foto: El Correo Agentes de la Guardia Civil de Huelva y Sevilla han llevado a cabo esta operación. Foto: El Correo La suplantación o robo de identidad es uno de los delitos más comunes y que con mayor rapidez crece en los últimos tiempos, sobre todo desde que el hábito de las compras por internet se está asentando entre la población. No obstante, no es necesario exponerse en la red de redes para ser estafado de esta manera. Prueba de ello es la Operación Fabreque, llevada a cabo recientemente por la Guardia Civil y que ha acabado con la detención de nueve personas y la imputación de otras diez por sustraer DNI en Sevilla y Huelva y utilizarlos con fines ilícitos. Fuentes del Instituto Armado confirmaron que se trataba de un grupo «perfectamente organizado y jerarquizado», que compraba vehículos, material informático y electrónico e incluso conseguían préstamos personales suplantando la identidad de personas cuyos datos obtenían por hurtos o robos previos. De esta forma, y tras recibir varias denuncias presentadas por las víctimas de estos delitos, agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Utrera, junto con el Grupo de Investigación y Apoyo al Tráfico (GIAT) de Huelva, entendieron que se trataba de un grupo con una gran organización «al mando de un único líder que lo dirigía, y auxiliado por varios lugartenientes», quienes se encargaban de la búsqueda de colaboradores así como de la logística de la organización. Pero esta banda no solo contaba con sus cabecillas, sino que, en el escalafón inferior, había tejido una red de «personas de bajo estatus socioeconómico» quienes, por pequeñas cantidades de dinero, se prestaban a realizar diversos trámites para el grupo como transmisiones administrativas de los vehículos además de distribuir, recoger y entregar el material objeto de las estafas. Tal y como informó la Guardia Civil, el modus operandi de los estafadores era conseguir documentación de terceras personas que procedía de hurtos o robos previos y, una vez que la organización la tenía en su poder, conseguían financiación para la compra de vehículos, material informático e incluso la concesión de préstamos personales, todo ello usurpando la identidad de las víctimas, de forma que las entidades financieras eran asimismo víctimas secundarias de estas estafas. Una vez que la organización delictiva tenía en su poder los vehículos o el material adquirido fraudulentamente, los ponían a la venta por un precio sensiblemente inferior al de mercado. De esta forma, lograban deshacerse rápidamente del objeto del delito y obtenían beneficio económico inmediato. En el caso de los vehículos, tras haberlos conseguido, realizaban «en muy corto espacio de tiempo transferencia a terceras personas», pretendiendo así dificultar la investigación de los agentes. Finalmente, «procedían a venderlos a clientes ajenos que, como se ha demostrado, en su mayoría, compraban de buena fe». Tras esta exhaustiva investigación, la Guardia Civil ha realizado la detención de nueve personas, seis de ellas vecinas de la localidad sevillana de Dos Hermanas, además de una de Huelva y dos de Madrid, todas pertenecientes a la organización delictiva. Asimismo, ha imputado a otras diez de diferentes localidades pertenecientes a la provincia de Sevilla por cometer los delitos de asociación ilícita, estafa, falsificación de documentos y usurpación de estado civil. Por último, se ha incautado material y equipos informáticos y deportivos y cinco vehículos automóviles, dos de los cuales han sido localizados en distintos países de la Unión Europea. En este sentido, no se descartan más actuaciones y detenciones relacionadas con el caso.

  • 1