martes, 19 febrero 2019
13:42
, última actualización
Economía

Caja Madrid es la única que se descuelga de la puja por Cajasur

El FROB analiza las consecuencias de la reunión del Sabadell con un directivo de la cordobesa

el 08 jul 2010 / 21:53 h.

Braulio Medel (Unicaja) y Rodrigo Rato (Caja Madrid) charlan antes de que Zapatero presente la reforma de la ley de cajas.

A las doce del mediodía de ayer expiró el plazo fijado por el Banco de España para presentar ofertas, esta vez ya vinculantes, para hacerse con Cajasur, intervenida a finales de mayo tras su negativa a fusionarse con Unicaja tras más de diez meses de negociaciones.

De las siete entidades que habían mostrado interés por ella, hasta el punto de estudiar sus números en detalle, sólo se produjo ayer un abandono, el de Caja Madrid, que decidió finalmente no continuar en la puja, confirmaron fuentes financieras.

Las seis restantes -Unicaja, Cajasol, la vasca BBK, Banca Cívica, Banco Sabadell y el BBVA- siguen adelante. Resta sólo una semana para conocer el desenlace de la segunda intervención de una caja de ahorros por parte del Banco de España desde que se desató la crisis.

Aunque Caja Madrid no quiso entrar en los detalles que le han llevado a desistir, lo cierto es que un informe jurídico que circulaba entre las cajas ponía en cuestión la legitimidad de su oferta, ya que era la única de todas las candidatas que iba a hacer uso de ayudas públicas procedentes del FROB -en concreto de 4.465 millones de euros- en el marco de su proceso de reorganización a través de la fusión fría aprobada con Bancaja, Caja Segovia, Caja Ávila, Caja Rioja, Caja Insular de Canarias y Caixa Laietana, como adelantó este periódico.

Según establece la normativa comunitaria, en la que se inspira el FROB, una entidad que se nutra de fondos públicos para recapitalizarse no podrá emplear ese dinero para promover su expansión o ganar cuota de mercado, al suponer una desventaja competitiva sobre el resto de candidatos que no disponen de esos recursos, lo que limitaba en gran medida sus posibilidades reales de éxito.

No ha sido el único cambio previsto. Ya en clave andaluza, el miércoles por la noche se confirmaba la imposibilidad de que Unicaja y Cajasol presentaran una oferta conjunta para evitar que Cajasur salga fuera de la comunidad. Las dificultades técnicas se impusieron finalmente a las presiones ejercidas tanto desde el Gobierno andaluz, como desde los partidos políticos y los sindicatos, que hasta último momento intentaron que se forjara una propuesta común, como primer paso hacia la gran caja andaluza. Era más solvente andar el camino en solitario, señalaron las cajas.

Para contrarrestar esa decepción, tanto Braulio Medel como Antonio Pulido informaron a sus respectivos consejos de administración de los primeros pasos para estudiar la viabilidad de una futura integración, aunque sin plazos ni documentos.

desmarque. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en su ronda política, cerró un pacto con la oposición para defender todos a una la unión de las dos entidades para ser más fuertes en la subasta pero, ahora que la maniobra se ha malogrado, tanto PP como IU han empezado a descolgarse de ese consenso.

La oposición no dudó ayer en culpar directamente al Gobierno andaluz del fracaso de la puja conjunta, a sabiendas del coste político que podría acarrearle a Griñán si no se cumple la hoja de ruta que marcó en el Parlamento. El líder del PP-A, Javier Arenas, lamentó que Unicaja y Cajasol no vayan de la mano a la subasta por los "errores" del Gobierno andaluz.

"Lamento que el PSOE se haya pasado quince días hablando de la oferta conjunta como si fuera su patrimonio. Lo ha convertido en una pancarta", criticó. Según el popular, "cada vez que un político despierta una expectativa económica, si ésta no se cumple se genera una desconfianza que debilita a las cajas". No obstante, añadió que el hecho de que las dos entidades hayan anunciado que empezarán a hablar de una futura fusión va "en la buena dirección".

El coordinador de IU, Diego Valderas, fue más duro y dijo que Griñán "es un peso mosca en materia financiera". Al presidente andaluz "se le ha escapado de las manos el control y la orientación de los asuntos financieros de nuestra comunidad", arremetió.

Sin embargo, desde el Gobierno andaluz se valoró como "un paso adelante" que las dos grandes cajas hayan comenzado el proceso de integración. El consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, también consideró una "buena decisión" que hayan optado por compartir la gestión de Cajasur si el Banco de España se la adjudica a alguna de ellas.

A excepción del BBVA, que no quiso entrar a valorar el proceso, tanto Banca Cívica como la BBK y el Sabadell confirmaron su presencia en la subasta. No obstante, las opciones de éste último han quedado en cuestión tras conocerse que su presidente, Josep Oliu, mantuvo un encuentro con el ex presidente de Cajasur, Santiago Gómez Sierra, y su mano derecha, Santiago Cabezas. El FROB, encargado del proceso, ha abierto un expediente informativo del que aún se desconocen sus consecuencias tanto para el directivo como para el banco.

«Las cajas no pueden hacer una fusión fría» 

El vicesecretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, reaccionó ayer a la decisión de Unicaja y Cajasol de iniciar los estudios para una posible integración asegurando que "es la hora de los valientes", en el contexto actual de la reestructuración del sector.

Valoró que "el paso que dieron los dos consejos de administración (de la malagueña y la sevillana) está en el camino de la valentía", a lo que añadió que "la valentía no es una fusión fría".

Aunque el dirigente socialista señaló que una oferta conjunta de Unicaja y Cajasol por Cajasur hubiese sido "una opción bastante mejor", dio por buena la alternativa elegida, la presentación de propuestas en solitario pero con una gestión compartida.

Puso el acento en el paso dado por ambos presidentes para iniciar los trabajos ante una futura integración, aspecto sobre el que incidió en que "la fusión Unicaja-Cajasol tiene que ser sí o sí", contando además con la incorporación de la cordobesa. Un camino emprendido que ya es "irreversible", aseveró. 

  • 1