sábado, 15 diciembre 2018
12:51
, última actualización
Local

Cajasol no parará las obras ni rebajará la altura de la Torre Pelli

El alcalde anuncia ahora que antes de paralizar la obra, como anunció, creará una comisión para escuchar las alegaciones.

el 23 ene 2012 / 14:14 h.

TAGS:

Cajasol-Banca Cívica no se plantea ni parar las obras de la torre Pelli ni recortar sus 43 plantas (con 178 metros de altura, 80 más que la Giralda), por lo menos, "a día de hoy". Pese al requerimiento del Ayuntamiento y a su aviso de que paralizaría los trabajos de forma cautelar, el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, afirmó este lunes tras reunirse con el alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), que no se plantea ahora "nada" y que sólo lo hará si Urbanismo se lo ordena. "No será de mutuo propio", indicó Pulido.

Después de más de dos horas de conversación, el también copresidente de Banca Cívica recalcó una y otra vez ante los periodistas que estamos en un Estado de Derecho con seguridad jurídica y que el proyecto con la firma de César Pelli tiene la licencia de obras en regla. Incluso el alcalde confirmó que es "legal". Por ello, no es de extrañar que la caja recurra ante los tribunales cualquier paralización que decrete el Ayuntamiento, que apela al "interés general".

Lo cierto es que, tras leer el informe de Icomos Internacional que recomienda la paralización de la obra y el recorte de la altura de la torre por su impacto visual en el entorno del conjunto histórico y en la "percepción" de los tres monumentos Patrimonio Mundial -Alcázar, Catedral y Archivo de Indias-, Zoido aseguró el pasado viernes que pararía la obra de forma cautelar e incluso así se lo hizo saber por carta al presidente de la Junta, José Antonio Griñán. Sin embargo, ayer tras la cita con Pulido anunció que se crearía hoy mismo una comisión técnica para analizar las alegaciones de Cajasol al informe y que no se paralizarían los trabajos hasta darle audiencia a la entidad financiera promotora.

Y es que la posición de la caja es contundente: "Hoy no es un problema. Sólo es un informe de una comisión técnica. Hay que estar tranquilos y actuar con seriedad", defendió Pulido. El presidente de la caja reiteró que las obras seguirán "con absoluta normalidad", aunque "con la vista puesta en las recomendaciones que pueda hacer el Ayuntamiento", y que Icomos es una organización "asesora" de la Unesco.

Incluso apuntó que el expediente relativo a Sevilla fue analizado ya en tres ocasiones por el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco (en Basilea, Sevilla y París), sin que la institución haya resuelto aún incluir a los tres monumentos sevillanos en la lista del Patrimonio Mundial en Peligro. "Podemos estar tranquilos", advirtió Pulido, para quien el informe es "indudablemente rebatible" por errores como la distancia entre la torre y la Catedral, a 1.600 metros, y no a 600.

"Es la inversión más importante del Sur de Europa y cuenta con más de 2.000 empleos directos", recordó el presidente de Cajasol tras pedir la colaboración de las tres administraciones para defender su proyecto ante la Unesco.

El alcalde, por su parte, insistió en la "voluntad" de ambas partes por encontrar una solución conforme a "los intereses de la promotora" y la conservación de la declaración de Patrimonio de la Humanidad de los tres monumentos y volvió a incidir en que no consentirá que Sevilla sea incluida en una lista de ciudades con Patrimonio en peligro. Precisamente para "unificar" las postura, el alcalde anunció que esta misma semana se reunirá con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

Dado que antes del día 1 de febrero el Estado español tiene que presentar ante la Unesco un informe sobre la torre (dictamen que redactará el Ayuntamiento), la cuestión está en si dicho informe defenderá o no el proyecto del rascacielos, rebatiendo las tesis de Icomos. Según el alcalde, "ya se argumentó antes y nos hemos encontrado con esto". Es decir, que Zoido ve inútil ya apostar por la torre porque ha hecho prácticamente suyos los argumentos de la organización asesora de la Unesco. No hay que olvidar que el líder del PP ya se alineó con la plataforma Túmbala antes de las pasadas elecciones.

Con todo, el regidor hispalense sostuvo que "no va a despreciar ninguna vía" para dar solución a un problema "heredado".

Por su parte, la consejera de la Presidencia, Mar Moreno, rehusó dar la opinión de la Junta sobre el futuro de la torre al considerar que "no corresponde" y se limitó a garantizar que este tema no será utilizado para la "confrontación" política como le pidió el alcalde. Moreno instó a que el Ayuntamiento busque una "solución mesurada y muy dialogada", mientras que el consejero de Cultura, Paulino Plata, advirtió de que no se puede "poner en peligro" la condición de Patrimonio de la Humanidad, para lo que ofreció "apoyo técnico" para "suavizar las posiciones".

  • 1