jueves, 13 diciembre 2018
19:56
, última actualización
Local

Calor en la grada

Cerca de 27.000 personas ocuparon las gradas del recinto de La Cartuja, olvidados los contratiempos del día inicial.

el 03 dic 2011 / 17:34 h.

TAGS:

El enfrentamiento entre España y Argentina en busca de la Ensaladera sobrepasó el duelo de la pista a la grada, donde el colorido albiazul pujó con fuerza por hacerse notar y superar al poderoso aliento encarnado.


Algo más de 2000 argentinos apoyan al conjunto de Modesto "Tito" Vázquez en el estadio de La Cartuja, que ha repartido a los espectadores entra las zonas visibles, una vez habilitado el estadio en un recinto cubierto, tal y como exige la normativa de la Federación Internacional para las finales de la Copa Davis.

El esfuerzo albiazul es incesante. Como si de un estadio de fútbol se tratara, las gargantas argentinas procuran elevar el ánimo de sus raquetas, de nuevo boca abajo tras perder los dos partidos de individuales del viernes.

No causó fatiga en ellos las derrotas de la primera jornada. Se aferran al resto de la final, con cánticos elocuentes entre punto y punto. Con las voces altas, como un gol, en cuanto David Nalbandian y Eduardo Schwank rompían el servicio de los tenistas españoles.

La grada se agitó desde el principio. Sobre todo al comienzo, cuando el árbitro, el portugués Carlos Ramos, tuvo que advertir a los aficionados de ambos equipos, que extendieron su aliento más allá de lo permitido, invadiendo el tiempo del saque.

Cerca de 27.000 personas ocuparon las gradas del recinto de La Cartuja, olvidados los contratiempos del día inicial, cuando el agua sorprendió y su fuerza sobrepasó la cubierta. Nada que ver con el sábado. De luz radiante y calor en el ambiente además de en la grada.

La protesta de unos pocos seguidores ubicados en el más allá del fondo norte se entremezcló entre el estímulo popular. Se hicieron notar, no obstante. Con pancartas de "El tenis y la Federación no es la afición" o "Federación escucha a la afición" pretendieron reivindicar su descontento. Fue efímera la protesta, en el transcurso del primer parcial. Cuando Argentina se acomodaba en la pista para ganar su primer punto.

  • 1