sábado, 23 febrero 2019
14:25
, última actualización
Deportes

¡¡Campeones y a lo grande!!

El Sevilla conquista su quinta Copa tras un duelo vibrante que Diego Capel y Jesús Navas decantaron.

el 19 may 2010 / 21:28 h.

El guardameta del Sevilla, Andrés Palop, durante la final de Copa del Rey que les enfrenta esta noche al At. de Madrid en el estadio Nou Camp de Barcelona.
-->--> -->

-->--> --> El Sevilla vuelve a escribir otra página con letras de oro en Barcelona, como ya hiciera en 1939, cuando conquistó la Copa del Generalísimo, y 1946, año de su primera y única Liga hasta el momento. Ayer, arropado por una afición en inferioridad numérica pero no en fuerzas y entrega desde las gradas, el equipo de Nervión puso la guinda a una temporada histórica levantando la Copa del Rey.

Frente a un Atlético de Madrid que cayó con honor y amor propio, también arropado por una gran afición, el equipo de Antonio Álvarez tocó el cielo logrando una victoria a base de entrega y pegada que encarriló Diego Capel al inicio del choque y rubricó Jesús Navas con otro golazo en el minuto 92.  

Gracias a este nuevo éxito, el Sevilla cierra la tercera mejor temporada de toda su historia, con la clasificación para la Liga de Campeones y un título, el quinto de Copa y el sexto que levanta en los últimos cuatro años.

Toda una muestra de que, como bien dice el propio José María del Nido, el proyecto es indestructible. Ha sido una campaña difícil, muy difícil. Incluso le costó el puesto a Manolo Jiménez, que también es parte del éxito conseguido, sin duda. Pero tanto sufrimiento merecía un premio, y éste no es otro que volver a ser campeón, y a lo grande.

Un zurdazo con rosca de Diego Capel desde la frontal del área tras un rechace defensivo hizo estallar de júbilo a la afición nervionense cuando tan sólo habrían transcurrido cinco minutos de partido.

El gol fue el mejor aliado de un equipo que sufrió para hacer su fútbol ante un Atlético de Madrid lanzado y presionando siempre el centro del campo para explotar la velocidad de sus dos estrellas, Diego Forlán y el Kun Agüero.

Ir por detrás en el marcador desde el inicio del choque trastocó los planes de Quique Sánchez Flores y sus pupilos, obligados a arriesgar y meter aún más chispa al partido. Y así lo hicieron hasta el pitido final. El Sevilla, con Jesús Navas y Kanouté por referencias en todo momento, exprimió a Renato, Zokora y Diego Capel, quienes se unieron a ellos en el intento de tocar la pelota e imponer al partido el ritmo deseado. Su trabajo incansable fue vital y dejó claro que son futbolistas de verdad. Si el almeriense abrió la senda y fue siempre una amenaza, el palaciego rubricó su espectacular campaña con otra exhibición de implicación, clase y entrega.

Pero hasta levantar la Copa hubo que sufrir. Squillaci y Escudé impidieron bajo palos que los colchoneros marcasen tras un doble remate de Agüero y Forlán en el minuto 11. El buen hacer de los dos zagueros franceses evitó males mayores, aunque el Atlético siguió insistiendo y volvió a rozar el empate justo antes del descanso, de nuevo con el uruguayo y el argentino como protagonistas. El Sevilla, no obstante, pudo asestar un golpe mortal al partido en una falta que Perea despeja en corto dentro del área y Squillaci, lanzándose al suelo, mete la puntera del pie para empujar el balón, aunque sin la fuerza necesaria para marcar.

Quedaba claro que tener controlado a Forlán y al Kun era clave para llegar a el éxito. Ni Simao ni Reyes consiguieron hacer especial daño a un Sevilla que, para colmo de males, vio cómo Adriano se sumaba a la lista de bajas horas antes de la final. Antonio Álvarez volvió a recurrir al chaval Luna mientras Drago, Fernando Navarro y el brasileño veían el choque desde la grada.

Con todo, el canterano le puso muchas ganas y supo aguantar incluso tras ver una cartulina amarilla. Buena su respuesta. Como la de Konko, posiblemente en su mejor versión como sevillista, por la derecha.

Mientras el canterano hacía su trabajo, Renato se ofrecía y ayudaba a sacar la pelota, aunque arriba Kanouté estaba solo como la una. Negredo, a quien el Comité de Competición indultó, no dio una derechas en toda la noche. En el minuto 59, el vallecano tuvo una ocasión inmejorable para dar más de medio título al Sevilla.

Fue tras un espectacular taconazo de Kanouté dentro del área que dejó solo a su compañero, pero éste estrelló el balón en el cuerpo del joven De Gea. Ver para creer su error. Nadie salía de su asombro.

El clamoroso fallo de Negredo, cuya semana ha sido para olvidar, mantuvo con vida al Atlético de Madrid. Los de Antonio Álvarez se arroparon más tras el paso por vestuarios, aunque sufrieron para aprovechar los huecos que dejaba su adversario. Squillaci, espectacular y omnipresente toda la noche, al igual que Escudé, volvió a sacar otro balón de gol que Agüero tocó junto a la línea de fondo para que lo rematasen a gol.

El Sevilla sufría cuando ya tenía que haber sentenciado el partido, dando pie a un tramo final de partido vibrante a más no poder y con ambas aficiones desgañitándose. Sin duda, el aliento de los seguidores tuvo mucho peso en el enorme derroche de fuerzas que hicieron los jugadores del Sevilla, auténticos titanes desde su salida al Camp Nou, batiéndose siempre y defendiendo el escudo como es debido.

Sin ser un encuentro duro, la tensión se mascaba. Una entrada de Perea a Diego Capel provocó una enorme tangana en la que se vieron envueltos los dos equipos y sus respectivos banquillos; e incluso jugadores desde la grada, próximos al césped.

Pero nada pudo con una gran noche de fútbol. Palop, grande, evitó que Forlán marcase a poco del final en un gran disparo del charrúa. Fue el preludio del 2-0, un jugadón de Jesús Navas, pleno de fuerza, robando un balón en el centro del campo, marchándose en carrera y sorteando a De Gea para volver a cantar "Campeones, campeones".

0 - Atlético de Madrid: De Gea; Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López; Reyes, Assunçao (Raúl García, m.61), Tiago Mendes, Simao Sabrosa (Jurado, m.61); Agüero y Forlán.

2 - Sevilla FC: Palop; Konko, Squilaci, Escudé, Luna; Navas, Renato (Lolo, m.90+3), Zokora, Capel (Peroti, m.88); Negredo (Romaric, m.68) y Kanouté.

Goles: 0-1, m.5: Capel. 0-2, m.92: Navas.

Árbitro: Mejuto González (Comité Asturiano). Mostró cartulina amarilla a Renato (m.6), Luna (m.35), Squilaci (m.62), Ujfalusi (m.70), Kanouté (m.84) y a Palop (m.86)

Incidencias: Asistieron al encuentro unos 93.000 espectadores en la final de la Copa del Rey disputada en el Camp Nou. El Príncipe Don Felipe presidió el palco de honor, en lugar del Rey Don Juan Carlos, quien prosigue su recuperación tras la intervención quirúrgica a la que fue sometido hace unos días. Mayoritaria presencia de seguidores del Atlético de Madrid, unos 50.000, en las gradas del estadio. 35.000 aficionados del Sevilla acompañaron a su equipo. 

 

  • 1