lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Cultura

Carmen Gurruchaga novela una intriga de despacho de abogados

La periodista donostiarra presentó ayer 'La prueba' en Sevilla.

el 11 may 2010 / 19:30 h.

Explotando un género sobre el que apenas se han posado alguna vez los literatos españoles, la periodista donostiarra Carmen Gurruchaga ha hecho su debut en el mundo de la ficción con la novela La prueba (Martínez Roca), flamante ganadora de la primera edición del Premio Abogados de Novela.

En el libro, que surgió después de que un cuento le diera ánimos suficientes como para pasar a la novela desde sus acostumbrados ensayos sobre ETA y el nacionalismo vasco, Gurruchaga se centró en este tema porque, asegura, "lo que me interesan son los problemas sociales".

Desde esa perspectiva fabricó "una novela coral en la que hay varios abogados buenos, uno malo, la secretaria y, encima, los corruptos". Muy exigente con que su texto fuera verídico, la autora confiesa que consultó constantemente con sus dos hijos, ambos licenciados en Derecho, y que, con el material desechado por poco creíble, "podría escribir diez novelas más".

Gurruchaga mantiene que La prueba es "la primera novela que tiene a los abogados como protagonistas". A pesar de ello, no ha obviado otros asuntos que, ligados, ha querido enlazar con la trama: "Son todo situaciones ficticias pero, por ejemplo, me inspiré en una noticia que apareció en la que una madre que le había dado un bofetón a su hijo era condenada y le ponían una orden de alejamiento; también homenajeo a esas mujeres de cincuenta y pico años que salieron adelante en un mundo muy machista".

Comparando con la novela histórica, este incipiente subgénero en el que John Grisham es el referente, la escritora señala que "podría meter un caso real en una novela, pero no alguno tan delicado como por ejemplo el de Marta del Castillo. Aunque seguramente hagan una película del tema, no me cabe duda".

En la obra, "la Justicia sale regular parada, porque me parece que es demasiado lenta, que el fiscal no puede ser a la vez abogado y parte, no puede ser tan dependiente del Gobierno", argumenta esta periodista que, tras haber dirigido la edición vasca de El Mundo, se encuentra amenazada por ETA.

  • 1