Deportes

Casas y Romero buscan su relevo

El argentino fue el goleador del último ascenso y el veterano delantero de los años 30 el primero en propiciar una celebración de tal magnitud en verdiblanco.

el 18 jun 2010 / 20:42 h.

Ureña, en el partido que supuso el último ascenso en Sevilla ante el Sabadell.

Entre el argentino Ángel Gastón Casas y Romero, delantero de los años 30, apenas existe una relación más allá de la de compartir demarcación. Sin embargo, el destino ha sido caprichoso y ambos asumieron en su día un papel fundamental en la centenaria historia del Real Betis. 

El de La Plata, allí donde devora los últimos días de su singladura profesional en el Gimnasio y Esgrima, fue el autor del gol que supuso el último ascenso del cuadro de La Palmera a Primera, mientras que el '9' de antaño fue el encargado de sellar el primero allá por el lejano 3 de abril de 1932.

El cuadro heliopolitano ha celebrado desde su fundación 10 ascensos a la máxima categoría del fútbol nacional. Y, curiosamente, cinco consiguió en Sevilla y cinco a domicilio. El último celebrado ejerciendo de local ocurrió el 20 de mayo de 1990, cuando firmaba tablas ante el Sabadell (1-1) con un gol de Pepe Mel.

La singladura del once de las trece barras por la categoría de plata ha coincidido con un período de continua agonía. El club hasta decidió destituir al técnico en los dos últimos asaltos a la cima.

Otro de los datos peculiares es que el Betis podría alcanzar ante el Levante su gol 1.300 en Segunda. Antes del encuentro ya habrá materializado 1.297, así que un triplete podría originar que uno de los jugadores que hoy luzca el escudo verdiblanco asuma el relevo de Amato, autor del 1.200 en un Betis-Murcia disputado el 5 de noviembre del 2000 en el Ruiz de Lopera. Aquel año hubo fiesta por culpa del agónico duelo en el viejo La Victoria ante el Real Jaén.

Supervivientes

Dos de los jugadores que hoy sientan el aliento de la grada podrán recordar la hazaña de Jaén. Aquella tarde, el Betis formó con Prats, Rivas, Belenguer, Filipescu, Luis Fernández, Joaquín, Castaño, Cañas, César, Gastón Casas y Amato. Posteriormente accedieron al césped Otero, Benjamín y Capi.

De todos, los supervivientes son Rivas y Capi. El de Camas había cumplido tres meses antes los 24 y hoy, ya con 33, podría disputar su último partido con la elástica verdiblanca. Mientras, el nazareno era un central corpulento y aguerrido cuyo DNI apenas marcaba 22 años. Hoy, ya en la madurez de su carrera, podría vivir su segundo ascenso a Primera. Ellos buscan el relevo. Y Casas, aún vivo en el fútbol.

  • 1