sábado, 17 noviembre 2018
14:35
, última actualización
Local

Cataluña baja el sueldo a los funcionarios y sube recibos

Habrá despidos selectivos y se encarecen agua, gasolina, bus y universidad para evitar más recortes en educación y sanidad 

el 22 nov 2011 / 15:56 h.

TAGS:

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante la rueda de prensa que ofreció ayer tras el Consejo Ejecutivo.

Sólo dos días después de las elecciones del 20-N, que han dado un triunfo histórico para CiU en Cataluña, la Generalitat anuncia que rebajará el salario a sus funcionarios, hará despidos y subirá el agua, el billete de autobús, la gasolina y las tasas universitarias a cambio de no hacer más mella en educación y sanidad.

Así, la Generalitat recortará de nuevo en 2012 los salarios de sus empleados públicos y hará también despidos, aunque matizó que serán "muy selectivos". Su presidente, Artur Mas, comunicó ayer a los consejeros las líneas a seguir de cara los presupuestos para el próximo año.

Mas explicó que es partidario de revisar las "condiciones laborales" de los empleados públicos, "minimizando" los despidos y limitándolos únicamente en aquellos organismos públicos que, tras la reorganización del organigrama diseñada, se quedarán prácticamente sin funciones.

Si tales organismos han perdido parte de sus atribuciones "no pueden mantener sus plantillas actuales", aunque el Govern pondrá todo su empeño en despedir a la menor gente posible.

El jefe del Ejecutivo catalán indicó que hay organismos de la Generalitat que, tras siete años del tripartito, están "con un volumen (de personal) muy por encima" de sus posibilidades. "Se han inflado mucho las plantillas en los últimos cuatro o cinco años, incluso en plena crisis".

Y dijo defender que, en vez de despedir a empleados públicos, se renegocien las condiciones laborales para mantener puestos de trabajo. "Nuestra idea no es despedir a gente, sino moderar las condiciones laborales de los trabajadores. Es mejor que haya trabajo para todos que no sólo para unos pocos y paro para otros, ésta es la manera más justa de repartir los sacrificios". No detalló dónde se reducirá plantilla.

Al igual que los empleados públicos en el conjunto del Estado, los de la Generalitat sufrieron en mayo de 2010 una rebaja de sueldos a raíz del primer paquete de ajustes que aprobó el Gobierno de la nación.

Artur Mas no concretó las cantidades que los funcionarios dejarán de percibir ni cómo afectará en las nóminas, si lo será en el salario base o recortando los complementos. Ante la crisis, apuntó, hacen falta "sacrificios y ajustes por parte de todos".

Eso sí, adelantó que si el Ejecutivo central de Mariano Rajoy aprueba una eventual reducción del salario de los trabajadores públicos -como hizo en 2010 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero-, en Catalunya no se aplicará un doble recorte, sino el que apruebe el Estado.

Pero no acaba aquí la cosa. Cataluña afronta el año 2012 con la voluntad del Gobierno catalán de encarecer el recibo del agua, el billete del transporte público, la gasolina y, por último, las tasas universitarias. Con esos incrementos, sumados a la reducción del sueldo del funcionariado, la venta de patrimonio y las privatizaciones, se quiere evitar que haya nuevos recortes en sanidad, educación y servicios públicos. El Gobierno de Cataluña y los altos cargos van a renunciar también a la paga extra de Navidad en 2012. El Impuesto de Patrimonio (para los ricos), a expensas de lo que haga Rajoy para España.

Las claves de las subidas se encuentran en la mala situación financiera de la Agencia Catalana del Agua (ACA), que acumula una deuda superior los 1.300 millones de euros, y de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) -consorcio donde participan Estado, Generalitat y Ayuntamientos y que se encarga de gestionar el transporte público para la ciudad de Barcelona y de su área metropolitana-. Para compensar el alza de las tasas de matriculación en las universidades, la Generalitat se compromete a un "potente programa de becas".

Ya en el capítulo de reacciones, los sindicatos lamentaron los recortes -"llueve sobre mojado"- y patronal y PP los respaldaron.

  • 1