Local

Cerámicas Bellavista insiste en la necesidad de los 191 despidos

El comité de empresa y la dirección de Cerámicas Bellavista tuvieron ayer su primera toma de contacto para hablar del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que aplicará la fábrica a 191 de sus 241 empleados. La dirección seguirá adelante con los despidos. La plantilla se manifestará mañana.

el 15 sep 2009 / 19:01 h.

TAGS:

El comité de empresa y la dirección de Cerámicas Bellavista tuvieron ayer su primera toma de contacto para hablar del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que aplicará la fábrica a 191 de sus 241 empleados. La dirección seguirá adelante con los despidos. La plantilla se manifestará mañana.

La de ayer fue la primera reunión con la patronal. Un encuentro que, según la dirección, se produjo para recoger y estudiar las propuestas de la plantilla con el objeto de llegar a un pacto, aunque en cualquier caso la idea de aplicar el ERE seguirá adelante.

Esta postura fue también confirmada por el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Cortés, quien explicó que, después de más de tres horas de reunión, sólo se pusieron de acuerdo en concertar otro encuentro para el jueves.

Los sindicatos están dispuestos a hacer una suspensión de empleo durante el tiempo que dure la crisis, con la idea de ser readmitidos una vez que el negocio vuelva a reflotarse. Esta medida sería para los trabajadores una garantía de que la planta, que lleva en Dos Hermanas más de 40 años y que recientemente fue adquirida por el grupo Roca, no va a cerrarse con el tiempo, como sospechan que ocurrirá. Pero la dirección, según el comité de empresa, sólo negociará el ERE cuando se traslade la producción a su filial de Alcalá de Guadaíra.

Como las posturas están todavía muy lejanas los sindicatos mantendrán la manifestación contra la multinacional, prevista para mañana y para la que piden la participación de toda la ciudad de Dos Hermanas.

Por otro lado, el comité de empresa se reunió ayer con Antonio Rivas, delegado provincial de Empleo, quien ya le transmitió a la dirección de Roca que mirará "con lupa" el ERE para comprobar que no se trata de un expediente de cierre encubierto. Precisamente, desde la empresa insistieron ayer en negar este extremo: "Si quisiéramos clausurar la fábrica habríamos dicho que la cerramos, y no dejaríamos el almacén o las oficinas".

En todo caso, desde la dirección no barajan la opción de una reducción de la productividad puesto que, al trabajar con cerámica, "cuesta lo mismo meter 10 productos en un horno que tres", por lo que estos tres tendrían que "venderlos a un precio que la gente no puede pagar".

  • 1