sábado, 15 diciembre 2018
05:12
, última actualización
Cofradías

Cien años de vigía de San Lorenzo

La hermandad del Gran Poder conmemorará el día 15 con una misa al aire libre el centenario del retablo del Señor adosado a la pared de la que fue su capilla

el 02 jun 2012 / 15:51 h.

El retablo cumple 100 años.

Como cada Madrugá para presenciar la salida o entrada del Señor de Sevilla, el 15 de junio la plaza de San Lorenzo volverá a llenarse de sillas. Para conmemorar el centenario del magnífico azulejo del Señor del Gran Poder que se sitúa en la fachada de la parroquia de San Lorenzo, la corporación de la Madrugá trasladará el próximo día 15 su habitual misa de hermandad de los viernes a la plaza de San Lorenzo. Allí, a cielo abierto, y ante el retablo cerámico más famoso del Señor, los hermanos del Gran Poder conmemorarán con una eucaristía presidida por el párroco de San Lorenzo, Francisco de los Reyes, el centenario de la colocación del que se tiene por el paradigma de los azulejos de la cerámica cofradiera.


Con unas dimensiones de 1,20 metros de ancho por 1,50 de alto, el azulejo lleva la firma del pintor ceramista Manuel Rodríguez Pérez de Tudela , quien recibió el encargo de la junta de gobierno presidida entonces por Antonio Mejías Asencio. Su bendición tuvo lugar el 31 de marzo de 1912, fecha que coincidió con el Domingo de Ramos. En el mismo aparece una reproducción del Señor ataviado con la llamada túnica de los cardos, bordada por las hermanas Antúnez en 1881.


La logística de esta eucaristía al aire libre en la plaza de San Lorenzo, para la que ya se mantienen contactos con el Ayuntamiento, incluirá el despliegue de unas 150 sillas y la instalación de una mesa de altar, cedida en esta ocasión por la hermandad de la Soledad de San Lorenzo, que se situará justamente bajo el retablo cerámico del Señor.


El hermano mayor del Gran Poder, Enrique Esquivias, destaca sobre esta obra que se trata del primer retablo cerámico que se colocó en la fachada de una iglesia de Sevilla en el siglo XX. Cierto es, como detalla el estudioso de la cerámica cofradiera Martín Carlos Palomo García, que otras hermandades, como La O y Los Servitas, conservan en sus sedes azulejos de mucha más antigüedad, si bien "la representación de su imagen titular no guarda parecido alguno con la que recibe culto por sus hermanos", a diferencia de los azulejos del XX, que imponen un modelo basado en la "fiel reproducción" de la imagen venerada.

 

A lo largo de estos cien años, ante este retablo del Gran Poder, "garantía de la presencia permanente del Señor cuando la iglesia se hallaba rezada", han rezado infinidad de sevillanos, incluso "en otra época a él se encomendaban las personas que tenían prohibida la entrada en las iglesias, como las mujeres de vida pública", explica el hermano mayor.


El especialista Palomo García refiere que uno de los episodios más emotivos en relación a este azulejo se produjo en 1932. Ante el retablo del Señor de la plaza de San Lorenzo se cantaron numerosas saetas el año en que las cofradías sevillanas acordaron no salir supliendo la estación de penitencia por la celebración de cultos internos .


Bajo un techado cerámico en forma de tejaroz e iluminado por artísticos faroles, este azulejo ha servido de modelo e inspiración para otros muchos retablos cerámicos de hermandades y cofradías. Resulta curioso además que del mismo tamaño y autoría que el de la plaza de San Lorenzo existen otras dos reproducciones, algo más modernas y con un marco decorativo diferente. Una se encuentra instalada desde el año 2008 en la antesala al columbario de la hermandad. Data de 1920 y perteneció con anterioridad a la familia Rodríguez-Palacios. La otra, de 1914, permanece aún colocada en el domicilio de un hermano en el barrio de Nervión.

  • 1