Clases en una pirámide

El colegio La Fontanilla realiza un proyecto educativo sobre el Antiguo Egipto en el que los alumnos han recreado una pirámide

el 22 jun 2014 / 00:37 h.

El curso escolar que ya ha pasado página ha permitido a los utreranos viajar hasta Egipto sin moverse de su ciudad. Ha sido posible gracias a un interesante proyecto que ha desarrollado el colegio público La Fontanilla, cuyos miembros han llegado incluso a recrear con todo detalle una pirámide. Bajo el nombre El misterio del faraón, este centro educativo ha realizado un proyecto que se suma a los muchos que vienen planteando en los últimos cursos. De hecho, desde hace siete años se están programando para Educación Infantil, habiéndose ampliado a Primaria desde hace un bienio. Son iniciativas que pretenden introducir nuevas metodologías activas de aprendizaje, lo que permite que los escolares aprendan al tiempo que se divierten en las aulas. Un eje sirve de motivación a los alumnos para desarrollar los trabajos marcados. En este caso, el profesor Alfonso Estepa era quien se encargaba de incitar a los chavales para que experimentaran e investigaran acerca del Antiguo Egipto, algo que hacía ataviándose de faraón y visitando a los estudiantes. Disfrazado de Ramsés II, llegaba a las clases de los escolares para motivarlos e introducirlos en la temática. Y, a tenor de los resultados, no se le daba nada mal ya que, una dinámica prevista únicamente para los más pequeños, tuvo que ser ampliada hasta 4º de Primaria por petición popular. De esta forma, los alumnos se han acercado a esta importante época de la historia, conociendo los aspectos que rodearon a dicha civilización: sus clases sociales, sus formas de vida, su religión, sus costumbres, su escritura y sus monumentos. Conociendo todo ello, se hacía posible «que el alumnado valore y respete la forma de vida del Antiguo Egipcio y, lo más importante, logran establecer semejanzas y diferencias entre la cultura egipcia y la nuestra», explican los responsables del proyecto. Con pocos recursos debido a los recortes presupuestarios permanentes, pero con un gran esfuerzo de todos los implicados, han sabido involucrar a los chavales para que, desde el instante en que se accedía al centro, el ambiente fuera acorde con el lugar que se iba a contemplar. Con las paredes decoradas para la ocasión, el visitante ha podido llegar hasta un aula, reconvertida en pirámide, donde el acceso ya se asemejaba a la entrada real de este tipo de construcciones. Pero las sorpresas continuaban porque, al adentrarse en ella, era posible encontrarse con pasadizos secretos, llegar a la sala del tesoro –recreada por dentro con los elementos que el faraón se llevaba consigo a la otra vida–, e incluso entrar en la sala funeraria donde una momia ocupaba el interior de un sarcófago perfectamente representado. Con el trabajo realizado, los participantes grabaron un lipdub, cuyo vídeo puede encontrarse en Internet, algo que ha hecho que la repercusión del proyecto sea aún mayor. De hecho, expertos en la materia, como el conocido egiptólogo Nacho Ares, se han hecho eco de esta interesante iniciativa. A este apoyo se suman las visitas de los propios escolares del centro, de sus padres, de alumnos de otros colegios, e incluso de autoridades, que se han acercado para conocer en primera persona en qué consistía esa propuesta de la que habían oído hablar. La directora del centro educativo, Ana María Barea, se muestra «sorprendida por la gran motivación que se ha logrado en el alumnado, y la respuesta tan positiva y la repercusión que ha tenido el proyecto fuera del colegio». Pero esta iniciativa no es la única que se lleva a cabo en La Fontanilla. Desde que se empezara a utilizar esta técnica de aprendizaje, son varios los temas que se han puesto sobre la mesa para realizar actividades tan curiosas como ésta. Así, este curso se ha ejecutado también uno sobre Platero y yo, coincidiendo con el centenario de su publicación. Igualmente se ha abordado el flamenco en Utrera, con la presencia de artistas invitados y la recreación de un pequeño Potaje Gitano, un festival que cada año se organiza en la ciudad y que es el más antiguo del país. E igualmente ha habido proyectos ligados con la historia, como la recreación de un castillo, para trabajar la Edad Media; la Giralda; un paseo por la Prehistoria; e incluso acercarse a los contenidos históricos de la propia localidad utrerana, saliendo a la calle para conocerlos en vivo. Son curiosas actividades para involucrar a la comunidad educativa de este colegio, trabajando en una misma dirección: mejorar los resultados académicos de los chavales, al tiempo que disfrutan del trabajo y se divierten. Reproducción del sarcófago de una momia / SALVADOR CRIADO Reproducción del sarcófago de una momia.

El profesor y un grupo de alumnos decorando la pirámide./ SALVADOR CRIADO
El profesor y un grupo de alumnos decorando la pirámide.
 

  • 1