Local

Con las llaves pero sin poder mudarse

Vecinos de Sevilla Este denuncian que les dieron su VPO sin luz ni agua

el 01 feb 2011 / 19:09 h.

Un grupo de afectados posó ayer a las puertas de su bloque, donde no pueden vivir.
Desde el pasado 16 de diciembre tienen en sus manos la escritura de su piso de protección pública, las llaves y la licencia de ocupación expedida por Urbanismo. En teoría, todo estaba listo para que empezaran su vida en su nuevo hogar. Sin embargo, para su sorpresa, sus casas no son habitables porque no pueden contratar ni la luz ni el agua. Los vecinos del edificio Távora en Sevilla Este (calle Profesor Gutiérrez-Alviz y Armario número 1, al final de Emilio Lemos) se han topado con un muro burocrático y con un edificio sin conexión a las redes de los servicios generales.

Alfredo Matas es uno de los vecinos afectados (el edificio Távora tiene 108 viviendas) y asegura que pasan "los días, las semanas y seguimos sin buenas noticias", de ahí que hayan decidido denunciar la situación y exigir responsabilidades.

En el caso de Alfredo, ha tenido que volver a casa de sus padres "después de muchos años" porque no podía afrontar el pago de la hipoteca y de un alquiler. Pero la situación de la mayoría de sus vecinos no es mucho mejor. "Nos casamos en unos meses y no podemos ni entrar en el piso porque es un séptimo y no funciona el ascensor. Estamos pagando la hipoteca, las letras de la nueva cocina y, encima, un alquiler. No podemos más. Estamos en una situación crítica", denuncia Estrella, que a sus 30 años tiene todo preparado para estrenar su nueva vida. Y en su misma situación se encuentran otras jóvenes parejas.

"En la actualidad pagamos la hipoteca de la VPO, así como diferentes gastos (seguro de vida, seguro de hogar, provisión de fondos de la escritura y los gastos de la constitución de la comunidad), sin poder hacer uso de la vivienda", asegura otro afectado en un escrito enviado a la Gerencia de Urbanismo con la intención de que tomen "las medidas oportunas para que nuestros pisos sean habitables, tal y como refleja la propia naturaleza de la licencia, y que lo hagan con carácter de urgencia, ya que esta situación de indefensión e impotencia nos está provocando daños económicos y morales".

Por ahora, la empresa promotora asegura que tendrán agua en los próximos días. Pagaron los derechos de las acometidas la pasada semana y resta que la constructora, Heliopol, conecte el edificio a la red y Emasesa le dé el visto bueno para que los vecinos puedan contratar el servicio. En el caso de la electricidad, los trámites serán más largos.

Deben esperar una comunicación de Industria sobre el centro de transformación, pagar un anuncio en el BOP y esperar su publicación en 15 días. Después, Endesa realizará otra inspección para verificar que el edificio está listo. Según la promotora, un mero trámite, puesto que en la última revisión, la pasada semana, no se detectó ninguna incidencia. Lo cierto es que todos estos pasos debieron darse antes de entregar los pisos para que sus propietarios pudieran contratar los servicios en cuanto que ocupasen las viviendas.

Según los afectados, el problema no es exclusivo de su edificio, ya que en la zona (en pleno proceso de expansión, sobre todo gracias a la VPO) se han dado otros casos en promociones de Emvisesa, algo que la empresa municipal niega.

Sin embargo, vecinos de seis bloques de VPO (con 84 pisos) en el Polígono Aeropuerto, entregados el 29 de noviembre, también denunciaron que tuvieron muchos problemas para darse de alta en el servicio de agua y luz, por deficiencias en las acometidas. Probablemente por un solapamiento de la urbanización y la construcción.

En el caso del edificio Távora, la empresa urbanizadora quebró y hasta en tres ocasiones hubo que cambiar de sociedad, lo que ha podido provocar los problemas, según los vecinos, que estudian realizar movilizaciones para que alguna de las entidades implicadas les dé respuestas. "El único interlocutor es la promotora, que ahora sí le vemos más voluntad para arreglar el problema, pero la Gerencia de Urbanismo, que nos dio la licencia de ocupación, y la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (Epsa) deberían tomar cartas en el asunto", apostillan.

Estas 108 viviendas de protección pública (VPP) -variante de las VPO- se adjudicaron con una subvención de Epsa a personas con rentas inferiores o igual a cinco veces el Iprem (532,51 euros mensuales).

  • 1