lunes, 18 febrero 2019
07:37
, última actualización
Cultura

Con una media y un calcetín...

el 05 jul 2010 / 20:05 h.

b El chupinazo. La torería andante comienza a subir  mañana el tercer puerto de montaña de esta extraña temporada que afronta las fiestas de San Fermín en medio de un panorama reduccionista que sólo ha dejado sitio para los mejores. Pero el diario de operaciones de las últimas fechas recoge algunos movimientos importantes de cara al reparto del inmediato mapa del toreo. El consulado integrado por El Juli, Morante y José María Manzanares ha tenido que hacer un hueco para readmitir a Miguel Ángel Perera, aunque su valioso sprint de las últimas ferias se ha frenado inoportunamente con una absurda cornada cobrada en Burgos que no le tendrá demasiados días en el dique seco. Mientras, Enrique Ponce sigue dictando lecciones marca de la casa y fuera de menú mientras algunos camarones dormidos –caso de Miguel Abellán– bracean para salirse de una corriente que ya ha arrastrado a demasiados toreros. Tampoco hay que olvidar que diestros en trances delicados, como El Cid, siguen dando pasos para completar su definitiva recuperación aunque, en cualquier caso, un vistazo al escalafón taurino muestra que las cifras de festejos toreados por la cúpula de la torería sigue reduciéndose con respecto a las campañas anteriores.

b Reduccionismo.
Según avanza el calendario taurino se va reafirmando esa drástica bajada del número de espectáculos celebrados que, como ya hemos comentado en alguna ocasión, afecta principalmente a las plazas de tercera y a todos los actores que se mueven en su órbita. En esta tesitura, las figuras y los matadores que operan en el primer circuito sólo pueden mantener el número de actuaciones y sus aspiraciones económicas haciendo doblete en las principales ferias, retomando un modelo antiguo que está devolviendo al organigrama del toreo su equilibrio más natural. Los grandes perdedores de este nuevo panorama son un buen número de diestros jóvenes y con posibilidades que luchan por sacar la cabeza de un escalafón desmesurado que pide una criba urgente. Pero si no hay toros, no se torea y si no se torea es complicado afrontar las escasas oportunidades con un mínimo de preparación. La pescadilla sigue mordiéndose la cola..

b Otra crisis distinta.
En la cola de esta situación, los respectivos escalafones de novilleros con y sin picadores siguen mostrando una absoluta inoperancia y escasas esperanzas para el futuro. No se trata de estar mejor o peor preparados, el problema es de mayor calado y afecta a la esencia del deseo de ser torero: se trata de entrega, de ambición y ganas de ser. Los chicos usan la técnica aprendida en las numerosas escuelas taurinas para pasarse las reses a cien kilómetros y no arriesgar ni un alamar. Ésa es la pura verdad. La que se ha podido constantar en las novilladas de abono o en el primer festejo de promoción de nuevos valores celebrado el pasado jueves en la plaza de la Maestranza. Ésa es la realidad, como también lo es que nunca hubo tantas y tan fáciles oportunidades para una promoción que necesita de análisis aparte.

b Son rumores. Los que apuntan a que el joven diestro sevillano Daniel Luque podría dar por finalizada a medio o corto plazo su relación de apoderamiento con José Luis Marca. El taurino aragonés precipitó el buen ambiente de Luque y quiso rentabilizar su proyeccion en el mínimo tiempo posible estrellándolo en Madrid y Sevilla. ¿Volverá a la órbita de González de Caldas? Veremos...

alvarordelmoral@hotmail.com

  • 1