Local

Condenado a casi 11 años de cárcel tras disparar a unos jóvenes en la feria de Fuentes de Andalucía

También tiene prohibido visitar el municipio, mientras otras tres  personas han sido absueltas.

el 17 ago 2011 / 14:09 h.

TAGS:

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla ha  condenado a un vecino de Carmona, identificado como V.H., a diez años  y nueve meses de prisión y al pago de una indemnización de 30.850  euros, tras agredir el pasado 21 de agosto de 2009 a un grupo de  jóvenes que paseaba por los aledaños del recinto ferial de la  localidad sevillana de Fuentes de Andalucía, motivo por el que  también se le ha condenado al acusado a una pena de prohibición de  acudir a dicha localidad. Los otros tres imputados por estos hechos  han sido absueltos.

Durante el juicio oral celebrado los días 23 y 24 de mayo de 2011,  la Fiscalía formuló conclusiones definitivas en el sentido de  considerar que los hechos eran constitutivos de dos delitos de  homicidio en grado de tentativa, estimando que el acusado V.H. era  autor material de tales infracciones, siendo los restantes acusados  cómplices de los dos delitos.  

Según relata la sentencia condenatoria, en la madrugada del día 21  de agosto de 2009 V.H., A S.R., D G.I. y C P.R., acompañados de otros  amigos, se trasladaron en vehículo desde Carmona, donde residían, a  la vecina localidad sevillana de Fuentes de Andalucía que estaba en  fiestas. Una vez allí, y tras circular por los alrededores del  recinto ferial, sobre las 02,00 horas de ese día, tuvieron un  altercado con un grupo de jóvenes de la localidad no identificados,  apuntándose los unos a los otros con un puntero láser.

Asimismo, el incidente terminó con el abandono del pueblo por los  acusados, no sin antes gritar V.H. desde el coche que conducía, "la  vamos a liar, hoy la feria la cerramos". Horas más tarde, los  imputados volvieron a Fuentes de Andalucía en busca del grupo de  jóvenes con el que habían tenido el altercado.  

De este modo, en torno a las 04,10 horas del 21 de agosto de 2009,  vieron en los alrededores del recinto ferial a un grupo de jóvenes,  entre los que no consta que hubiese ninguno que hubiese participado  en el citado altercado, momento en el que el ya condenado, V.H.,  extrajo una pistola semiautomática del calibre nueve milímetros  'Parabellum', que ocultaba por dentro de su pantalón, en la zona  pélvica, "cuya existencia no se ha probado que conociesen sus  acompañantes", quienes se vieron sorprendidos por su actuación.  

Así, y a través de la ventanilla del turismo, el condenado realizó  al menos tres disparos contra el grupo de jóvenes. Los disparos se  iniciaron cuando estaban a una distancia del coche de entre diez y  quince metros. De los disparos, dos alcanzaron a dos de los jóvenes  que iban paseando.

Posteriormente, V.H. aceleró fuertemente y emprendió la huida del  pueblo. Como consecuencia de los disparos, la primera de las víctimas  permaneció ingresada durante diez días y la segunda en 15 días sanó  de las heridas.

Asimismo, en la sentencia se detalla que "las pruebas apuntan a  que los disparos se realizaron para dar y para dar, además, en zonas  sensibles", y subraya que "el instrumento que portaba y el sentido de  su utilización hacía probable, en un alto grado, la producción de la  muerte de alguno de los perseguidores".

  • 1