martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Condenan al hospital de Écija por morir una niña en el parto

La pequeña nació muerta tras sufrir una falta de oxígeno durante más de diez minutos

el 25 sep 2009 / 20:44 h.

TAGS:

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha condenado al Ayuntamiento de Écija y a la Consejería de Salud de la Junta a pagar 96.000 euros a una vecina que perdió a su hija en el parto, en el hospital San Sebastián . Según el abogado de la mujer, la muerte fue consecuencia de la mala atención.

 

El suceso tuvo lugar en julio de 2006 y pudo haberse evitado, según Fernando Osuna, el abogado que ha defendido a la afectada, Mari Carmen Borja, y que atribuye la muerte de la pequeña a la atención sanitaria recibida por aquella.

"Hablamos de una madre joven, de 27 años, sin ningún problema durante el embarazo", expone Osuna, "que se pone de parto y acude al hospital donde la tienen en observación, le dicen que todavía es muy pronto, que no se va a producir el parto y lo que estaba ocurriendo era todo lo contrario, que ya venía la niña", denuncia el abogado.

Por ello, entiende que hubo una mala atención a su cliente que afectó al feto. "La niña en el seno de la madre tragó meconio y eso le produjo una falta de oxígeno durante más de diez minutos que le produjo inevitablemente la muerte al nacer", acusa.

El abogado califica de "negligente" la atención recibida por la mujer "porque no se dieron cuenta que venía el parto ni actuaron de forma adecuada y eso le produjo la muerte a la niña". Además, critica que las personas que atendieron a la madre "deberían haber llamado a un ginecólogo y no lo hicieron".

Como consecuencia de todo lo anterior, la niña fue sometida a un sufrimiento fetal por haberse realizado "actuaciones médico-sanitarias apartadas por completo de cualquier tratado de obstetricia de nuestro país".

La afectada, Mari Carmen Borja, expresó ayer su satisfacción porque la sentencia demuestra la mala actuación del hospital y recordó lo afectada psicológicamente que le dejó la pérdida de su bebé. Su marido, David Jiménez, resumió que ambos han recibido la noticia del fallo judicial "con mucha alegría". "No esperábamos que el caso se resolviera a nuestro favor aunque sabíamos que llevábamos la razón", y asegura que, más que por el dinero de la indemnización, se muestra "satisfecho por el peso que nos quitamos de encima al saber que la justicia nos da la razón".

"Todo el mundo nos decía que la justicia no iba a servir para nada", recuerda, y confiesa que "pasamos un año horroroso hasta que nació Andrea", una niña que ahora tiene dos años y que nació por cesárea también en el hospital San Sebastián, justo un año después de que muriera la primera hija del matrimonio. El nacimiento de la pequeña también supuso para la pareja David "un gran alivio".

  • 1